Guía para cambiar tu colchón y acertar en la elección

Disfrutar de un buen descanso es esencial para tener una buena salud física y mental. Para conseguirlo, es muy importante elegir el colchón adecuado, valorando aspectos como el material de fabricación, la ergonomía, la independencia de lechos o la firmeza. Los colchones pueden estar fabricados de distintos materiales, de manera que cada uno de ellos tiene unas características concretas.

Tipos de colchones

Los colchones más demandados en la actualidad son los siguientes:

  • Espuma HR: estos colchones están fabricados con materiales flexibles que absorben muy bien los movimientos, recuperando la forma original al instante. Aportan una firmeza media o alta, así que son una muy buena opción para ti si no te gusta dormir en superficies blandas. Existen los colchones de espuma HR de poro abierto, que ofrecen una mayor transpirabilidad, y de poro cerrado, cuya firmeza es superior.
  • Viscoelástico: los colchones viscoelásticos son unos de los más demandados en la actualidad. Su principal ventaja es que reducen los puntos de presión sobre las piernas y la espalda, así que están especialmente pensados para personas que pasan muchas horas en la cama y tienen problemas articulares o musculares. Hay modelos de firmeza baja, media y alta, y son colchones que absorben muy bien los movimientos.
  • Muelles ensacados: los colchones de muelles ensacados son una excelente opción para ti si eres una persona muy calurosa porque no retienen el calor y tienen una gran transpirabilidad. Hay modelos de diferentes firmezas, en función de las camas que recubren los muelles. En su interior, están compuestos por cientos de muelles individuales, cubiertos con una bolsa de tela.
  • Látex: los colchones de látex pueden estar fabricados con látex natural, con látex sintético, o con una mezcla de ambos. Son hipoalergénicos, y tienen una firmeza baja o media. Se recomienda su uso en camas articuladas. Ahora bien, hay que tener en cuenta que su transpirabilidad no es muy alta ya que el látex es un material muy denso.

Aspectos a tener en cuenta

Más allá del material de fabricación, es muy importante valorar la adaptabilidad del colchón. Tiene que ver con la suavidad y la firmeza del mismo. En el mercado puedes encontrar colchones más blandos y más firmes, así que elegir cuál es el mejor para ti depende en gran medida de tu complexión y de tu postura al dormir.

Pasar frío o calor al dormir es muy desagradable en todos los casos. Sin embargo, el organismo de cada persona es distinto. Los diferentes tipos de colchones ofrecen una determinada retención de la temperatura, en función de los materiales con los que han sido fabricados.

La transpirabilidad hace referencia a la circulación del aire. Debes tener en cuenta que los colchones de núcleo cerrado, como los de látex, son menos transpirables. Mientras, los de muelles ensacados ofrecen mayor transpirabilidad, lo que ayuda a evitar que se acumulen los malos olores y el sudor.

Existen colchones hipoalergénicos que, tal y como su propio nombre indica, son una solución fantástica para personas que tienen problemas de alergia. Este tipo de colchones están fabricados con materiales naturales como el látex.

Si duermes con tu pareja en la misma cama, busca un colchón que garantice la independencia de lechos. Los lechos independientes evitan que los movimientos al dormir puedan ser percibidos por la otra persona, ya que existen dos zonas independientes en el mismo colchón.

Como resulta lógico, también debes tener en cuenta las medidas del colchón, ya que éste debe adaptarse con precisión al somier o al canapé de la cama para disfrutar de un buen descanso.

¿Cuál es el mejor colchón para ti?

Para decidir qué colchón es el mejor para ti, debes tener en consideración tu complexión. Las personas con mayor complexión necesitan un colchón más firme para dormir bien, mientras que la de menor complexión pueden descansar en uno más blando.

Si duermes de lado, escoge un colchón de mayor firmeza. Mientras, si duermes boca arriba, la firmeza debe ser media, y si duermes boca abajo, elige un colchón blando. Si te mueves mucho en la cama, la mejor elección es un colchón duro, ya que facilita en gran medida el movimiento.

Esto es todo lo que debes saber para comprar un colchón que se adapte a ti y a tus necesidades.