Estores screen: todo lo que necesitas saber sobre ellos

Estores screen

Estores screen

Estores screen

Los estores enrollables son una buena opción para tapar una ventana. Son más prácticos que las persianas y más fáciles de usar, aunque no todos son iguales. Los más populares hoy en día son los estores enrollables screen, los cuales tienen una gran utilidad más allá de tapar la luz.

De hecho, se consideran los mejores ahora mismo, ya que están hechos de un material con propiedades únicas, como la mejora de la eficiencia energética. ¿Por qué son tan especiales? Pues eso es lo que veremos hoy, explicándote todo sobre ellos, sus ventajas y las diferencias con otros tipos, entre otras cosas.

Todo sobre los estores screen

Un estor screen es un estor hecho con un tejido de fibra de vidrio, el cual está recubierto de políester o PVC. Se trata de un tejido microperforado, el cual puede tener diferentes grados de apertura como veremos después.

Una vez que sabemos la definición general de los mismos, vamos a ver otras cosas más a fondo, explicadas como siempre en cada uno de los apartados.

Diferencias entre estores screen y translúcidos

Aunque parezcan iguales (los estores screen no son nunca opacos), realmente no son iguales que los translúcidos. Ambos filtran bien la luz, pero el estor screen tiene un tejido técnico que ayuda para ciertas cosas.

En concreto, hace que sea ignífugo y protector contra la radiación UV. Por otro lado, son mejores aislantes térmicos, ayudando así a ahorrar en calefacción y en aire acondicionado.

Ventajas

Este tipo de estor tiene algunas ventajas con respecto a otros. La primera es que actúan como aislantes térmicos como ya se ha dicho, es decir, que mantienen el hogar fresco en verano y caliente en invierno. Eso permite una mayor eficiencia energética, ahorrando dinero en calefacción.

El material filtra los rayos UV, algo que no solo te protegerá a ti, sino a tus muebles. Estos rayos pasan por el cristal y dañan el suelo, los muebles y los textiles. Con estos estores, no pasarán tan fácilmente y los objetos de la casa no sufrirán daños ni perderán color.

Por otro lado, son translúcidos, así que permiten ver el exterior. Eso sí, aunque permitan ver el exterior, desde afuera no podrán ver nada, así que aportarán privacidad incluso de noche con la luz encendida. Además, son ignífugos, algo que ayudará a parar el fuego en caso de accidente doméstico.

El material es mejor que los de tela, ya que no encogen ni se deshilachan, manteniendo siempre la misma forma. Asimismo, son antiestáticos, repeliendo el polvo y ayudando a las personas alérgicas a los ácaros a mantenerse lejos de él.  Los estores son totalmente personalizables como ocurre en los opacos, ya que, al estar hechos a medida, puedes pedirle al fabricante que incluya la imagen que quieras en el mismo.

Finalmente, destacar que son muy fáciles de limpiar. Simplemente tendrás que coger un paño húmedo con agua y jabón y frotar, quedando así completamente limpios.

Grados de apertura

Los estores screen tienen diferentes grados de apertura. A menos grado de apertura, mayor opacidad, el cual dependerá de la luz y la ventana. Existen 4 tipos de grados de apertura:

  • 10%: es el estor más abierto, el más visible y el que más deja pasar la luz. Es recomendable para la luz indirecta y para las ventanas pequeñas.
  • 5%: es un punto medio, equilibrado entre transparencia y protección contra grados UV. Por ello, es el más recomendable y uno de los más pedidos.
  • 3%: disminuye la visibilidad del exterior, pero aumenta mucho la opacidad desde fuera. Los vecinos no podrán ver prácticamente nada, ni siquiera de noche.
  • 1%: son estores prácticamente opacos y no dejan pasar prácticamente nada de luz (un 0% sería imposible por ser microperfordo). Aunque no aproveches la luz diurna, podrás evitar los reflejos de las pantallas y conseguir una intimidad total en la estancia.

¿Cómo se miden los estores screen?

Para instalar uno, tienes que medir las ventanas con las cifras correctas, ya que se suelen fabricar a medida. El estor suele ser 20 cm más ancho y 20 cm más largo que las ventanas, además de dejar 1 cm de separación entre pared y ventana. Asimismo, se añaden 10 cm de la parte inferior de la ventana si se instalan desde el techo.