El Open Arms se dirige, apoyado por los jueces, a un puerto italiano

Dos semanas después de que el barco español ‘Open Arms’ rescatase en el Mediterráneo a los primeros migrantes procedentes de Libia y que estaban a punto de naufragar, un Tribunal administrativo italiano ha autorizado la entrada del barco en aguas jurisdiccionales italianas, fallando en contra de la ley Salvini, que prohibía desenbarcar al barco de una ONG española en cualquier puerto italiano. Se trataría de una medida cautelar del Tribunal Administrativo de Lazio, debido dice la orden judicial a la situación de gravedad y urgencia en la que se encuentra la nave.

Efectivamente, la situación puede considerarse como desesperada en el barco, actualmente con 147 personas a bordo además de la tripulación, mientras se anuncian tormentas con olas superiores a los dos metros y el clima dentro del barco empieza a ser insoportable en una cubierta de poco más de 180 metros cuadrados y solo dos baños, por las tensiones internas, por el espacio, (por la mañana buscando la sombra y por la noche buscando sitio para protegerse del frío húmedo) y por los inevitables peleas y tensiones, con los nervios a flor de piel, esperando un desembarco en puerto seguro cada vez más difícil…

Hasta ahora, el Gobierno español no ha hecho la mínima gestión para que Bruselas ponga en marcha el mecanismo de actuación para el reparto de esos 150 migrantes en distintos países y, parece que ha sido la diplomacia francesa la que ha empezado a dar los primeros pasos para que otros países se sumen a la iniciativa de París. En estos momentos el Presidente del gobierno español no parece que esté en las mejores condiciones para una gestión de este tipo.

Su actitud, recién llegado a la Presidencia del Gobierno, con el ‘Aquarius’ desembarcado en Valencia con 600 migrantes y su participación en las negociaciones, en nombre de los socialdemócratas, para el reparto de poder tras las elecciones europeas, dejaron descontentos a muchos países y no parece que sea el candidato ideal en unas negociaciones en las que ha fracasado hasta el nuevo Presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, que se ha dirigido al presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker pidiendo su intervención de forma dramática: “Si Europa no ayuda a esta gente significa que ha perdido el corazon y el alma”.

Probablemente han sido los actores y los famosos los que más han sensibilizados Europa de la tragedia que se está viviendo en el Mediterráneo como cementerio de miles y miles de migrantes. “Salvini le dice a Gere que se lleve a los inmigrantes rescatados, de regreso a Hollywood” titula un tradicionalmente moderado Financial Times que cuenta como los actores critican la política de refugiados después de que Italia rechazara el barco que transporta a 150 personas. El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, contestó a un grupo de famosos que criticaron su política de refugiados y les dijo que llevaran a los inmigrantes “de regreso a Hollywood”. Los actores Richard Gere, Javier Bardem y Antonio Banderas hablaron en representación del ‘Open Arms’.

El español Antonio Banderas dijo que las condiciones a bordo son “un horror”, mientras que Richard Gere criticó la nueva ley de seguridad por “demonizar” a los inmigrantes y comparó a Salvini con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lamentando la existencia de “una generación de políticos que centran su energía en dividir a las personas”. En un video en la página de Facebook de Open Arms, Bardem pidió a España que llevase a los inmigrantes, diciendo que la ONG estaba haciendo “un trabajo extraordinario y necesario para salvar las vidas de aquellos que escapan de situaciones inimaginables para dar un futuro a sus familias”.

El Ministro del Interior italiano Matteo Salvini dice que recurrirá la medida y que volverá a prohibir la entrada de la nave en puerto italiano…