La investidura se tuerce tras romper Sánchez con Pablo Iglesias

El presidente en funciones del Gobierno Pedro Sánchez ha dado por rotas las negociaciones con Pablo Iglesias para un Gobierno de Cooperación, después de la “mascarada” de consulta convocada para los “inscritos e inscritas”, en la que las preguntas que se hacen, según los propios dirigentes de Podemos, es un insulto a la inteligencia.

Durante todo el fin de semana el Presidente del Gobierno ha estado estudiando la situación, y sobre todo, la deslealtad de Pablo Iglesias (ver republica.com “Para Sánchez, Pablo Iglesias está actuando con profunda deslealtad”) de convocar una consulta para “los inscritos e inscritas” de Podemos, sin comunicárselo previamente y cuando se estaba debatiendo precisamente el modelo de negociación, es decir, hablar primero del programa de cooperación entre los dos partidos para después, entrar en los nombres que entraran en el Gobierno.

La última propuesta del Presidente del Gobierno, una vez estudiado el programa, era la entrada en el gabinete de técnicos cercanos al partido morado, pero no Pablo Iglesias o Irene Montero por las distorsiones que la cúpula del partido morado produciría en un gobierno que, por su propia naturaleza tiene que ser lo más homogéneo posible, especialmente de cara a una nueva etapa en la que es necesaria una gran cohesión de cara a la próxima sentencia contra los procesados del golpe del 1-0, calificado como Rebelión.

A pesar de la lealtad anunciada por Iglesias ante ese posible escenario en el que se espera un rebrote del independentismo, Iglesias ha dado prueba de lo contrario, al anunciar la consulta sin comunicárselo previamente, y con unas preguntas que el Presidente del Gobierno ha calificado esta mañana en la cadena SER, como consulta trucada. “La consulta de Iglesias – ha dicho el Presidente – está trucada para decir que no”.

El trucado de la pregunta sometida a una votación que empezó a realizarse este fin de semana, y que terminará este Jueves, es algo en lo que están de acuerdo tanto los barones socialistas que a lo largo de estos días han ido manifestándose, como miembros del propio partido morado, como Teresa Rodríguez, la líder de “Adelante Andalucía” y del sector anticapitalista, y Ramón Espinar, exsecretario general de Podemos Madrid, que han dicho que la pregunta es abiertamente tendenciosa o la consulta “no tiene un pase”.

“Hay muchas cosas que decir sobre la consulta”, ha dicho un Pedro Sánchez molesto con la actitud de Iglesias. “La propuesta nuestra no está recogida en sus preguntas, la consulta no refleja la realidad. “Hemos hecho cinco propuestas a Unidas Podemos. Gobierno con apoyo externo, otro de cooperación, la tercera era que entraran independientes y la cuarta volver al punto de partida para negociar contenidos y la quinta fue la que hablamos por teléfono en la que le ofrecí, por primera vez en democracia, la incorporación de gente de su partido cualificada al Consejo de Ministros y dijo que no, y al día siguiente calificó de idiotez esta propuesta y precipitó la consulta”. “Soy adulto y entiendo los mensajes. Estoy en el escenario de esperar a ver qué votan” en lo que considera que es una “mascarada” como forma de romper las negociaciones y justificar el No.