Consenso europeo sobre Borrell como Alto Representante de Política Exterior

Un español, Josep Borrell Fontelles (Puebla de Segur, Lérida 72 años), rescatado para la política activa española, por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, uno de los negociadores de los nuevos nombramientos de los dirigentes europeos que van a gobernar la UE en los próximos cinco años, ocupa hoy los principales espacios de la prensa europea. No en vano se va a encargar, tras su ratificación por el Parlamento Europeo, de la política exterior como Alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

Presentado como un socialista catalán que ha defendido la unidad de España, para la mayoría de los medios europeos, el nuevo responsable de la política exterior de la UE “es uno de los más vehementes opositores al discurso separatista catalán” y, ha trabajado en política, economía e investigación. Ingeniero aeronáutico, Máster en Stanford (EEUU), otro en el Instituto del Petróleo (Francia) y un doctorado en Ciencias Económicas, y economista de formación, aparte de que es catedrático de Matemáticas Empresariales, ha presidido el Instituto Universitario en Florencia y fue Presidente del Parlamento Europeo de 2004 a 2007.

En España, señala el diario alemán Handelsblatt se le considera un representante de la vieja clase de políticos con gran carisma. Incluso miembros de otros partidos políticos, hablan muy bien de él. Un destacado miembro de la derecha liberal de Ciudadanos justificó, por ejemplo, el rechazo de su partido a los socialistas españoles apuntando sin embargo a que hoy en día, en el PSOE casi no quedan personas como el Ministro de Asuntos Exteriores español. En las elecciones europeas Borrell fue el número uno de la lista de los socialistas españoles en una situación en la que según el Presidente español, su país debe ser considerado en el reparto de altos cargos, porque España ha estado infrarepresentada en la UE durante años…

El Süddeutsche Zeitung presenta al político español como un político de una gran personalidad, que dará un nuevo impulso a la política exterior europea, algo que hace falta después del paso por ese puesto de la italiana Federica Mogherini y la británica Catherine Ashton. En las elecciones europeas, el Ministro de Asuntos Exteriores español, ha llevado a los socialdemócratas españoles al primer puesto como cabeza de lista, lo que ha permitido que el Presidente español se haya convertido en uno de los coordinadores para encontrar un consenso, sobre quienes tendrán la responsabilidad de dirigir a Europa en los próximos y decisivos cinco años.

Borrell que se gradúa en Aeronáutica en EE.UU. y Francia, por lo que tiene los conocimientos necesarios de idiomas extranjeros. Más recientemente, el catalán lamentó la polarización en su país de la que culpa también a las tendencias independentistas de su región natal, que él rechaza. En una entrevista con Süddeutsche Zeitung el pasado mes de febrero, Borrell expresó la esperanza de que la importancia de España en la UE aumente después del Brexit. Su país, añadió, puede desempeñar un papel central junto a Francia y Alemania, algo que ha ocurrido con el protagonismo de Pedro Sánchez en el reparto de poder que se acaba de cerrar en la Unión.

En el perfil que hacen de él la mayoría de los medios destacan su personalidad de catalán anti-independentista, que se ha mostrado muy activo en el dossier venezolano, y muy crítico con la administración norteaamericana de Donald Trump. Durante su mandato creó una Secretaría de Estado encargada de defender la reputación de España ante la ‘campaña orquestada de desinformacióńn’ llevada a cabo por los independentistas, que no dudó en calificar públicamente de ‘mentirosos’. Pero los independentistas que están encantados del nombramiento del primer ministro Belga Charles Michel, estaban aterrados con el ascensión de Borrell, ya que él ha señalado que el problema catalán no es un problema de política exterior sino de política interior española.

Hijo de panadero, tiene la reputación de utilizar un lenguaje directo. Su pareja desde hace veinte años es la antigua ministra de Medio Ambiente y actual presidenta del PSOE, Cristina Narbona. Su anterior pareja era francesa. Es considerado un declarado adversario de la separación de Cataluña de España. Preguntas críticas sobre ello es algo que no aprecia en absoluto y, a veces no tolera, como cuando interrumpió abruptamente una entrevista televisiva con la Deutsche Welle el pasado mes de Marzo, cuando el presentador empezó a hacerle preguntas sobre cuestiones constitucionales en relación con el intento de escisión de Cataluña, Borrell no estaba dispuesto reaccionar a ello, se retiró el micrófono de solapa y abandonó el programa en directo. Como nuevo jefe de Política Exterior de la UE se espera que este actúe con más calma y con mayor talante diplomático. La gran pregunta es cómo abordará Borrell en su condición de representante de la UE la cuestión de España-Cataluña.

La verdad es que muchos son los que apuestan por su experiencia y depositan esperanzas en él para alcanzar los objetivos de la UE y recuperar su posición en un mundo multipolar. Hay un consenso sobre Borrell entre las distintas formaciones políticas europeas de que es la persona adecuada para fortalecer la presencia de la Unión Europea en el ámbito internacional, especialmente porque su nombramiento coincide con el deseo de los europeos de dar un gran salto cualitativo en este aspecto. De hecho, la comunidad europea teme perder su lugar en la política internacional frente a la aislacionista de los Estados Unidos, especialmente después de que Donald Trump llegó a la Presidencia y comenzó su guerra comercial con China de imprevisibles consecuencias.