Investidura: Sánchez desde Bruselas el 22 de Julio

Será este martes, el Martes de los bloqueos (bloqueo nacional, bloqueo en Navarra , dónde se pueden repetir las elecciones, bloqueo en Murcia y Bloqueo en la Comunidad de Madrid), cuando el Presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez. desde Bruselas, despache telefónicamente con la presidenta del Parlamento , Meritxel Batet para poner en marcha el proceso de investidura que, se celebrará el 22 de julio, sin que se sepa, todavía, con qué apoyos cuenta el Presidente para una primera sesión en la que tiene que conseguir la mayoría absoluta de la Cámara.

En un ambiente enrarecido por las presiones y por la inestabilidad que no sólo afecta a la política española sino a la europea, dónde el nombramiento de los máximos responsables de la Unión tras las últimas elecciones europeas, tiene a Pedro Sánchez embarrancado en Bruselas intentando con sus colegas romper el bloqueo a que se ha llegado entre socialdemócratas y populares por los principales puestos de responsabilidad de la UE, lo que le obliga a intentar el desbloqueo nacional telefónicamente desde la capital comunitaria, después de dos días de intensas negociaciones que se reanudan el martes a las once de la mañana.

Dos meses después de las elecciones generales del 28 de abril y tras tres rondas de contactos del Presidente en funciones Pedro Sánchez con los líderes de los principales partidos políticos (PP, Ciudadanos y Podemos), la situación está bloqueada y no ha habido ningún avance. Partido Popular y Ciudadanos votarán en contra y no se ha conseguido que cambien el ‘No’ por la abstención. Y Podemos sigue insistiendo en que lo que han votado los españoles es un Gobierno de Coalición, aunque la realidad es que esa propuesta entre las filas de los que han votado morado ha supuesto la pérdida de 1,3 millones de votos, seis puntos porcentuales menos y 25 escaños perdidos, sin contar que un sector importante del partido, el sector anticapitalista , se opone a la entrada en el Gobierno.

De cualquier modo, en caso de Gobierno de Coalición que parece ya descartado por un Gobierno de Cooperación , cooperación en el programa y cooperación en los objetivos, Iglesias está en su derecho en reclamar la parte de representación que le corresponde según el número de escaños, aunque el gran problema es que la suma (165 diputados) no le resuelve a Sánchez el problema de la investidura. Pero al margen de esa realidad, el principal problema a resolver es que Pedro Sánchez no quiere la presencia de miembros de Podemos en su gobierno, sentados en la mesa del Consejo de Ministros por las perturbaciones que se pueden producir en la necesaria homogeneidad que el equipo de gobierno debe tener.

Ya el hecho de que Iglesias defienda con ardor el derecho de autodeterminación de todas las Autonomías (lo último ha sido un mitin con una bandera independentista canaria) y la necesidad de un Referéndum en Cataluña produciría una grave perturbación dentro del gabinete. Y no digamos si se le ocurre visitar a los presos catalanes en la cárcel , como aseguraba en una entrevista en el diario El País, o pedir, desde su puesto de ministro, un indulto si hay una dura condena en la sentencia del “Procés”. Conociendo a Pablo Iglesias es muy difícil establecer una serie de líneas rojas que él, a lo largo de cuatro años de legislatura no puede traspasar. Una tarea imposible. Pero es que, además, en ninguna de las cuatro entrevistas que ha tenido con el Presidente del Gobierno se ha llegado a concretar nada. Pero nada de nada…

Si por fin este martes el Presidente del Gobierno, desde Bruselas, fija una fecha para poner en marcha la legislatura, se iniciará una nueva ronda de consultas con todos los partidos políticos. Los mayoritarios volverán a pasar por la Moncloa para entrevistarse con Sánchez y el resto se entrevistará con el responsable de organización del partido José Luis Ábalos y la portavoz parlamentaria Adriana Lastra.