Se complica la estancia de Leopoldo López en la embajada española

¿Hasta qué punto las autoridades de Caracas y, especialmente el Presidente Nicolás Maduro, van a permitir que a quien más odian de toda la oposición venezolana, Leopoldo López, liberado de su arresto domiciliario por agentes del Sabin, al mando del Presidente interino Juan Guaidó, siga utilizando territorio diplomático español, como es la residencia del embajador plenipotenciario en Venezuela Jesús Silva, para hacer llamamientos al Ejercito venezolano para que se rebele para que el país, vuelva a la normalidad democrática?

Esa es, cuarenta y ocho horas después de ser admitido en la residencia oficial de la embajada española como huésped del embajador Jesus Silva, la grave situación que se le plantea al Gobierno español que, adelantándose a posibles acontecimientos, declaraba que no tiene intención de entregar al líder opositor,después de que el Tribunal Supremo venezolano, ordenase su detención. El Presidente del Tribunal Supremo es Maikel José Moreno,y según el asesor de seguridad de la Casa Blanca Jhon Bolton, estaba en la intentona militar del 30 de abril, junto con el ministro de Defensa Wladimir Padrino López y el general responsable de la Guardia Nacional bolivariana Rafael Hernandez Dala, fuerza de choque que es la que está llevando a cabo las labores de represión en las calles sin que, por el momento, intervengan directamente las Fuerzas Armadas.

La nota del Palacio de la Moncloa anunciando que bajo ningún concepto España está dispuesta a entregar a López, huésped del embajador español, se producía tras el encuentro del embajador Silva con el Ministro de Relaciones Exteriores venezolano Jorge Arreaza. Encuentro al que el Gobierno español solo se refirió en la nota oficial como reunión para analizar,la cambiante situación,a la vista de los nuevos acontecimientos, en la confianza de que la nueva situación no llegue a afectar a las relaciones bilaterales y al deseo de “encontrar una solución a la mayor brevedad posible”.

En esa nota del jueves, noche en España, se ocultó dos temas claves abordado por el embajador español: 1) que no estaba dispuesto a entregar a López y que estaba convencido de que Caracas respetaría el status de espacio inviolable de la residencia del Embajador en la que se encuentra López como “Huésped” del embajador. 2) ¿Cuánto tiempo puede permanecer el político venezolano y su familia como “huésped” (una figura que no exigiste en el derecho internacional y que no cuenta con ningún respaldo jurídico) si, además está dispuesto a hacer declaraciones a favor de la “Operación Libertad “, que se puso en marcha el 30 de abril, según anunció desde el jardín de la Casa Blanca John. Bolton, asesor de seguridad de Donald Trump y que habría fracasado por la oposición de Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, y el hombre clave del poder popular en Venezuela. Tan clave que era el verdadero sucesor del Presidente Hugo Chaves, antes de que los cubanos, durante el tratamiento médico de Chaves en la Habana, en el que encontró la muerte, apostasen por Maduro, un conductor del Metro de Caracas, que fue el beneficiario de la lucha por el poder ante el agonizante comandante Hugo Chaves Frías, el padre de la Revolución bolivariana.

Para tranquilidad del Gobierno de Maduro y como muestra de distensión, este viernes el Ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrel ha declarado que el Gobierno “limitará” las actividades políticas de Leopoldo López.” España no va a permitir que su embajada se convierta en un centro de activismo político”, dijo Borrell en el Líbano, donde se encuentra en visita oficial. El ministro puntualizó que, en función al derecho internacional, la figura de “huésped o acogido” en la embajada “naturalmente” implica una limitación en su actividad política.“Tenemos la confianza de que, en estas condiciones, Venezuela va a respetar naturalmente la inmunidad del territorio de la embajada de España”, agregó, dando a entender que sin esas condiciones el Gobierno de Caracas no estaría dispuesto a respetar esa inmunidad diplomática ya que por el momento el “huésped” no tiene intención de salir del país como asilado político.

Borrell quiso reiterar que España “no entregará” a López a las autoridades venezolanas, a pesar de que el Tribunal Supremo venezolano dictó este jueves una orden de arresto. Asimismo, recordó que López está en la legación diplomática en calidad de “Huésped” y no puede solicitar asilo político porque la legislación española solo permite hacerlo desde territorio español, algo difícil de entender, porque tanto la embajada como la residencia del embajador es territorio español. El problema es que López no quiere abandonar el país en las actuales circunstancias…