El PSOE ofrece a Cataluña más Autonomía y nada de 155

Dos semanas después de presentar públicamente las 110 medidas con las que el partido socialista anunciaba su presentación a las elecciones del 28 de Abril, junto con su eslogan electoral (“Haz que pase”) entre las que no aparecía, sorprendentemente, ninguna referencia al problema de Cataluña, algo que provocaba una larga y persistente polémica, este Lunes se ha hecho público el programa electoral completo que ocupa 290 páginas y en el que se incluye no solo el tema territorial sino el desarrollo de otros temas como la energía, la educación, la Memoria histórica, prevención integral del suicidio o medidas para combatir la despoblación de la España vacía…

En ese documento aparece por primera vez cual es, en estos momentos, la política oficial del partido frente a la situación catalana y, sobre todo, frente a la etapa que se abre después de las elecciones generales en la que ya se ha producido distintas ofertas de pactos electorales por parte del independentismo catalán, especialmente de Esquerra Republicana de Catalunya y Junts X Catalunya. Estos últimos, avalados por un escrito de los dirigentes del partido que se encuentran en prisión y que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo: Jordi Sánchez, Joaquín Forn, Josep Rull y Jordi Turull .

En ese programa electoral, el PSOE se compromete a dar un “nuevo impulso al autogobierno”, sin ninguna referencia a la “plurinacionalidad” del Estado español que fue el caballo de batalla dentro del partido para quienes pensaban que se había ido demasiado lejos aunque esa apuesta a favor de la nación de naciones fue una de las batallas dentro de la lucha por el liderazgo del partido.

Ese “nuevo impulso al autogobierno” dentro de la Constitución es la base de trabajo con la que piensa abordar el PSOE el contencioso catalán, frente a las exigencias del independentismo que ya han aclarado que la etapa del autogobierno ya ha pasado y que Cataluña, tras el Referéndum del 1 de Octubre y de la DUI (Declaración unilateral de independencia) está en otro estatus político , tesis defendida tanto por Esquerra como por Puigdemont, aunque el partido de Oriol insiste en rechazar la unilateralidad. “Ni desde el derecho de autodeterminación, ni desde un estado de excepción territorial con carácter permanente a través del artículo 155 de la Constitución puede construirse el futuro”, señala el documento programático que, en ningún momento, hace referencia al llamado derecho de autodeterminación ni por supuesto a un Referéndum de independencia.

En ningún párrafo se habla de una reforma de la Constitución para avanzar hacia un Estado federal, como sí defendían en su oferta para las elecciones de 2015 y 2016. El texto hecho público se limita a recordar que su postura está recogida en las Declaraciones de Granada (2013) y de Barcelona (2017) en las que sí se apuesta como solución definitiva por la reforma constitucional y el Estado federal para “avanzar hasta reconocer plenamente su carácter plurinacional”. “Si nuestras propuestas (se refiere a la plurinacionalidad) hubieran sido aplicadas no nos encontraríamos en la situación actual pero en cualquier caso el modelo territorial del PSOE continua siendo el único modelo viable para superar la crisis”.

Los socialistas defienden que la España real reconoce “la diversidad en la unidad” y a las comunidades autónomas como “los principales garantes de la cohesión social”. Pero asegura que aspira a un “funcionamiento más integrado del modelo, de forma que la mayoría de la población de todos los territorios se sienta partícipe”. “La España de las autonomías debe seguir avanzando hacia un modelo de Estado cada vez más capaz de integrar la pluralidad y en el que la solidaridad, la igualdad y la solidaridad sean valores compatibles”. Pero, a la vez, sostienen “reivindicamos el papel del Gobierno central en la efectividad de la igualdad y la cohesión, desde la lealtad al ejercicio de las funciones que la Constitución habilita a las comunidades autónomas”.