CIS: Sánchez tiene varias alternativas de Gobierno, ante una derecha tocada

Pedro Sánchez podrá gobernar tras las elecciones del 28 de Abril con Ciudadanos; con Podemos, Compromis (que, en estas elecciones, no va con el partido de Pablo Iglesias) y con el Partido Nacionalista Vasco, o con Podemos y los independentistas vascos y catalanes, la peor de las soluciones por la inestabilidad en la que se encuentra el independentismo (especialmente el heredero de Convergencia Democrática de Cataluña que maneje Puigdemont), que puede hundirse el Domingo 28 de Abril (se presenta como JuntstXCatalunya), frente al auge de Esquerra Republicana de Catalunya que puede llegar a obtener hasta 18 diputados. Sería el peor de los escenarios…

Este es el retrato de situación que ofrece la encuesta del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) que dirige el polémico dirigente socialista José Félix Tezanos y que, probablemente, en líneas generales, es una encuesta que viene a coincidir con otras realizadas por institutos privados de sondeos. Las de Tezanos están realizadas con una muestra mucho mayor, que no tiene nada que ver, por el número de entrevistas (cerca de 17.000) con las que se han venido publicando estas últimas semanas. Quizás lo más sorprendente es que a pesar del alto número de entrevistas, un 41,6 % no ha querido revelar su voto o, ha declarado que a estas alturas todavía no lo tiene decidido.

Lo que significa que hasta última hora, y hasta el mismo día de la votación no decidirá qué papeleta introducirá en las urnas… Con tan alto porcentaje de indecisos hay que señalar que el resultado está muy abierto y puede pasar cualquier cosa. Con ese cuarenta por ciento largo de indecisos y horquillas muy abiertas, Tezanos se quiere cubrir de cualquier resultado, después del fracaso de Andalucía donde le concedió, con diferencia, el triunfo a Susana Díaz y fue incapaz de detectar el fenómeno de Vox, que parece que ha irrumpido con fuerza como un quinto partido que puede consolidarse en las elecciones generales de dentro de 19 días.

El partido de Pedro Sánchez, se mueve según el CIS en una amplia horquilla, tan amplia que su parte baja se sitúa en los 123 representantes y la parte alta en los 138 diputados, y podría producirse el fenómeno de que doble el número de diputados de los Populares, que quedaría en segunda posición (entre 66 y 76 diputados). El tercer puesto correspondería al partido de Rivera, Ciudadanos, que estaría entre los 42 y los 51 escaños, seguido de Podemos que perdería casi la mitad de sus escaños y se situaría en cuarta posición entre 33-y 41 escaños, en una situación privilegiada para convertirse en aliado de Gobierno. La gran sospesa sería, el quinto partido en liza Vox, que podía superar a Podemos. Es la primera vez que se presenta y se colocaría entre 29 y 37 diputados, la mayoría procedente del Partido Popular. Eso explicaría la radicalización, en las últimas semanas, del discurso de Pablo Casado, cuando ya ese voto parece asentado en las filas de la extrema derecha.

Esa irrupción de Vox en el Congreso de los Diputados no daría, según los datos del CIS, una mayoría a esas tres derechas que se esta exhibiendo como el gran peligro ya que no es decisiva y determinantes para formar una alternartiva a un gobierno del PSOE. La suma, por la franja baja de Partido Popular, Ciudadanos, y Vox se sitúa en los 137 diputados, mientras la franja alta se quedaría en 164, a 12 de los 176 que marca la mayoría absoluta. El PSOE, que hasta ahora contaba con 84 diputados vería crecer su estimación de voto hasta el 30,2%. El PP, en cambio, se quedaría en el 17,2%, y podría perder más de la mitad de los 134 escaños que logró Mariano Rajoy en 2016. Podemos pasaría del 21% al 12,9%, y Ciudadanos pasaría del 13,1% de hace tres años, al 13,6% de ahora.

Esa situación dramática del PP que dibuja el CIS, la explica la corresponsal de Le Monde en Madrid, Sandrine Morel, por esa obsesión de Casado de contrarrestar a Vox, por su giro a la derecha y por la “purga de los moderados” “Con la renovación de caso el 80% de los candidatos y buscar figuras independientes mediáticas, pero no siempre prestigiosas, ha puesto en marcha una revolución que provoca un malestar entre los veteranos y los centristas del partido” El Partido Popular es un partido de centro derecha, pero el centro ha desaparecido de su discurso. Las personalidades mediáticas elegidas para contrarrestar el auge de Vox y Ciudadanos reflejan una estrategia a corto plazo, sin un discurso que entusiasme. ”¿Qué necesidad había de recuperar por ejemplo, la cuestión del aborto? se preguntan muchos. Yo no me reconozco en este partido, confiesa un antiguo secretario de Estado del PP. “Hemos trabajado durante catorce años en torno a Mariano Rajoy para reorientar el partido hacia el centro…para nada”.