¡Vamos a contar mentiras¡ Puigdemont no correrá el riesgo de que lo detengan

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha iniciado su personal campaña a las elecciones europeas como candidato de Junts per Catalunya (JXCat), anunciando que está dispuesto a venir a Madrid al Congreso de los Diputados a recoger el Acta y a jurar la Constitución, en caso de ser elegido el próximo 26 de Mayo como europarlamentario.

Con ese anuncio que, probablemente no cumplirá (como no lo cumplió cuando lo prometió en Diciembre de 2017 al ser elegido diputado tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución) porque sus propios abogados le han aconsejado que ni lo intente, el expresidente de la Generalitat ha iniciado su campaña electoral, intentando frenar el ascenso, desde hace semanas, de la candidatura de Oriol Junqueras como cabeza de lista de Esquerra Republicana de Catalunya. La presentación de dos candidaturas del independentismo para el Parlamento Europeo, es la definitiva ruptura del independentismo. Los que rechazan la vía unilateral, y Puigdemont que pretende volver a recorrer el mismo camino que le ha llevado a huir de España y de la Justicia.

Puigdemont, según destacan hoy numerosos periódicos europeos, intenta situar el problema catalán “en el mismo corazón de Europa”, “Internacionalizando el derecho de autotodeterminación desde el Parlamento europeo” y procurando situar la independencia de Cataluña en las Instituciones europeas, después de comprobar que esa lucha por el derecho de autodeterminación, no reconocido en ninguna Constitución, ha sido ignorada en toda Europa”, a pesar de los numerosos intentos del independentismo, a través de sus embajadas y sus lobby. La lectura que hacen otros medios es que estamos ante un nuevo desafío del líder independentista que ha convertido la lucha por la independencia catalana como un problema personal que es el único que lo puede resolver.

Cuando ayer este cronista (ver republica.com “Pedro Sánchez con Puigdemont en los talones”) adelantaba que el exiliado de Waterloo no sabía todavía a lo que se enfrentaba, se estaba refiriendo a la firme decisión del Gobierno de cumplir la orden de detención contra el expresidente que está plenamente vigente en España, aunque se haya retirado la euro orden tras la sentencia del tribunal alemán de Schleswig-Holstein, por la cual solo se entregaba a Puigdemont a España por malversación de caudales, pero no por rebelión y sedición.

De este modo el magistrado Pablo Llarena rechazaba la entrega del expresidente catalán solo por el delito de malversación. Además, en un gesto que indicaba que, en cierto modo, asumía la derrota jurídica porque rechazaba la posibilidad de acudir al Tribunal de Justicia de la Union Europea, retirando las órdenes europeas de detención dictadas contra el expresidente y otros cinco huidos, los ex consejeros Toni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret (huidos a Bélgica), Clara Ponsatí (Escocia) y la secretaria general de ERC, Marta Rovira (Suiza). Pero sigue vigente la orden de detención en España por delitos de rebelión, sedición, desobediencia y malversación de fondos públicos.

Hoy, dentro de una auténtica ceremonia de la confusión, (¡Vamos a contar mentiras¡, muy propio del personaje, el expresidente ha manifestado que podría recoger el acta de eurodiputado sin necesidad de pisar territorio español y que una vez asumido el escaño en el Parlamento europeo, podría regresar a Cataluña sin riesgo de ser detenido porque gozaría de inmunidad parlamentaria, algo que es falso (fakes news) ya que ser eurodiputado pleno, no depende de Europa, sino de la Junta electoral de cada país que tiene que comunicar la lista de diputados electos que han recogido personalmente el Acta y que han jurado o prometido la Constitución.

La inmunidad parlamentaria no se adquiere automáticamente cuando eres elegido, sino cuando se cumplen los trámites, presencialmente ante la Junta Electoral Central en el Congreso de los Diputados, en el plazo de cinco días. Si no se cumplen esos trámites, la Junta declara vacante el escaño y corre la lista. Si creyendo que tiene ya la inmunidad se presenta en Madrid a hacer los trámites obligatorios que le habilita para ser eurodiputado, el señor Puigdemont será detenido, según la orden en vigor… Pero el expresidente no correrá ese riesgo, ni lo tiene decidido, ni cumplirá esa promesa que ha hecho solo a efectos electorales.