A 50 días del 28-A: Tensiones, peleas y crisis por las listas

A cincuenta días de las elecciones del próximo 28 de abril, ya están elaboradas o a punto de terminar de elaborarse, las listas de los candidatos de los distintos partidos que concurrirán a las elecciones, en las que los aparatos, y especialmente sus principales dirigentes, han desempeñado un papel decisivo ante unos comicios en los que se ha buscado, sobre todo, las adhesiones incondicionales, por la especial complejidad con la que se presenta la próxima legislatura en la que se exigirá una disciplina de hierro y en la que no hay que descartar una repetición de elecciones.

En el PSOE se ha impuesto el criterio de Pedro Sánchez que ha colocado como candidato, frente a todas las presiones de la Federación Socialista madrileña, una Federación especialmente conflictiva, a la Alcaldía de Madrid al exentrenador nacional de baloncesto Pepu Hernández, apoyado por una mayoría  de militantes en la primera vuelta. El único conflicto hasta ahora ha surgido, como era de esperar, en Andalucía dónde en principio los cuatro ministros que encabezaban las listas de cuatro de las provincias andaluzas (Cádiz: Grande-Marlaska; Córdoba: Luis Planas; María Jesús Montero, Sevilla, y José Guirao, Almería).

En una primera votación los cuatro quedaron fuera o en un lugar dónde no se garantizaba escaño, pero, de acuerdo con Ferraz, han sido recuperados no sólo ellos, sino incondicionales ‘sanchistas’, a cambio de de que algunos ‘susanistas’ hayan tenido que encabezar la lista del Senado. Queda por solucionar ahora  algún fleco para no dejar fuera a diputados muy cercanos a la expresidenta Susana Díaz que, de nuevo,  le ha plantado cara al secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, apoyada por colaboradores que fueron decisivos en la dimisión de Sánchez de la secretaria general del partido en octubre de 2016, tras perder una votación en el Comité Federal.

Fin de semana electoral también en Ciudadanos con escasa participación y conflicto cerrado provisionalmente (porque digan lo que digan seguirá provocando tensiones) en Castilla León con la inclusión forzosa de la expresidente de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente, y dirigente histórica del PP, apoyada por parte del aparato de Ciudadanos frente al candidato de muchos militantes y de Luis Garicano, Francisco Igea. Con un porcentaje de participación de algo más del treinta por ciento han sido  elegidos Albert Rivera como candidato a la Presidencia del Gobierno e Inés Arrimadas como cabeza de lista a las generales por Barcelona.

Los populares cerrarán las listas esta próxima semana y será Pablo Casado el que asuma toda la responsabilidad de los nombres a incluir, en los que va a intentar, según viene repitiendo, la mayor integración posible, con la incorporación de dirigentes cercanos a la derrotada Soraya Sáenz de Santamaría, aunque se producirá una gran renovación en las listas, partiendo de la base de que el partido tiene, según sus cálculos, bastantes posibilidades de rozar el centenar de diputados y de que, por el momento, las encuestas no detectan la posibilidad de un ‘sorpasso’ por parte de Ciudadanos.

Por su parte Vox ha dejado todo en manos de su presidente Santiago Abascal, y ha suprimido las primarias para evitar la entrada en el partido de “arribistas” o de quienes, dicen, pretenden destruirlos. Por último en Podemos, y ante la posibilidad de un hundimiento, el ‘pablismo’ ha monopolizado las listas, algunos han sido votados en primarias, pero otros, han sido impuestos por Pablo Iglesias. La primera medida que tomó al elaborar las listas es limpiarlas de posibles ‘errejonistas’. Las crisis en las confluencias contribuirán decisivamente al hundimiento. Un hundimiento que perjudica al PSOE ante posibles pactos postelectorales. Hasta ahora los expertos electorales sostienen que el PSOE el único partido de izquierdas que crece, se ha beneficiado de un millón de votos procedentes de Podemos, que acentúa su crisis interna por semanas.