El independentismo aplaude el nombramiento de Borrell… y brinda con champán

El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, el ministro con más experiencia en el tema europeo, ya que encabezó las listas al Parlamento de Bruselas en 2004, con excelentes resultados y, presidió el propio Parlamento, desde 2004 al 2007, encabezará las listas europeas del próximo 26 de Mayo, después de resistirse durante meses ya que pensaba que después de ocupar el máximo puesto en el Parlamento Europeo, no tenía mucho sentido volver a empezar en unos momentos en que quiere permanecer en España más tiempo después de una intensa actividad viajera, junto con su actual compañera, Cristina Narbona, presidenta del PSOE.

Durante meses ha sido el candidato preferido por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, el que tenía más gancho, el que posee más experiencia y el que respondía al perfil que necesitaba el Presidente para conseguir unos resultados parecidos a los de 2004, cuando los socialistas fueron los grandes vencedores de aquellas elecciones europeas. Los únicos factores en contra eran la resistencia de Borrell y, la alegría que se iban a llevar los independentistas que lo habían convertido en bestia negra a la que había que abatir y que había que hacerlo saltar del Ministerio de Asuntos Exteriores, desde donde ha intentado por todos los medios, parar todos los intentos de internacionalizar el conflicto catalán y de impulsar nuevas embajadas.

Es más, durante meses se ha especulado con la especie de que el independentismo habría pedido discretamente su cabeza, y que por eso su lugar iba a ser Bruselas, algo que llegó a convertirse en un lugar común. El odio independentista a Borrell se acentuó a partir de Octubre de 2017 cuando se convirtió en el enemigo visible de Esquerra Republicana de Catalunya y el PDeCat, apareciendo como portavoz de las manifestaciones de Sociedad Civil Catalana, junto con el Premio Nobel Mario Vargas Llosa. Posteriormente su nombramiento como Ministro de Asuntos Exteriores fue interpretado por el independentismo como una provocación de Sánchez.

Prueba de ello es, que horas después de hacerse público el nombramiento de Borrell, el independentismo aplaudió con entusiasmo su marcha al Parlamento europeo, aunque esa marcha dicen, llega demasiado tarde y estuvieron a punto de brindar con champán… El portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, declaró que los socialistas “se quitan así un peso de encima”. El portavoz del PDeCat, Carles Campuzano, aseguró que Borrell “ha trabajado activamente para hacer imposible el diálogo” desde el Gobierno de España. “Hubiese sido magnífico que hubiese ocurrido que ese nombramiento se hubiera hecho hace tiempo”, añadió. El portavoz independentista aseveró que “si hay alguien que tenga responsabilidades en el seno del PSOE del fracaso del diálogo con la Generalitat es Borrell”. Por eso, insistió que la decisión de que sea candidato a las elecciones europeas “llega tarde para el señor Sánchez y llega tarde para el diálogo en Cataluña“.

Borrell, en algún momento pensó, en que si no encabezaba la lista de las europea, podría presentarse como número uno por la lista de Barcelona a las generales del mes de Abril, un puesto reservado a la actual ministra de Política Territorial Meritxell Batet, muy identificada con la estrategia de diálogo, que ha venido desarrollando durante todos estos meses en Cataluña el Presidente del Gobierno.

Ahora, después de una larga conversación con Sánchez, que parece haberle convencido de que su candidatura es la mejor para el partido y para el papel que España puede jugar en la nueva configuración del Parlamento europeo, se espera que Borrell tire del carro de todas las candidaturas en los comicios del 26 de mayo, que se desarrollará como segunda vuelta de las generales del 28 de Abril. El Parlamento Europeo hizo público la semana pasada que el PSOE ganarías las elecciones europeas consiguiendo dieciséis escaños, seguido del Partido Popular con quince, Ciudadanos con doce, Unidos Podemos con nueve y Esquerra Republicana de Cataluña al frente de la que se presenta Oriol junqueras, 1. Vox entraría en el Parlamento Europeo con 6 escaños.