Tras el reconocimiento de Guaidó llega un nuevo embajador venezolano

Fuentes diplomáticas españolas temen un aumento de la tensión entre Venezuela y España en las próximas 24 horas si como parece el Presidente interino del país Juan Guaidó , reconocido oficialmente como máxima autoridad del país latinoamericano este Lunes por el Gobierno español, decide nombrar a un nuevo embajador en España en sustitución del chavista Mario Icea que viene ejerciendo su labor desde Noviembre de 2013. Durante estos años ha sido llamado a consultas en varias ocasiones con momentos de tensión en las relaciones entre los dos países.

Eso obligaría a una reacción de Maduro que tiene a España y a su Presidente en el punto de mira, hasta el punto que en diversas entrevistas e intervenciones lo ha calificado de cobarde y de estar a las órdenes de Donald Trump. Por eso a lo largo del día de hoy se han tomado medidas para reforzar la seguridad de la embajada española y de algunas empresas españolas significativas. Se espera un deterioro en las relaciones.

Esta mañana el presidente del Gobierno Pedro Sánchez anunciaba, desde el Palacio de la Moncloa, en una comparecencia ante la prensa sin preguntas, que el Gobierno español reconocía como Presidente encargado de Venezuela a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, para convocar elecciones cuanto antes. La Asamblea Nacional es el órgano legislativo elegido democráticamente por el pueblo venezolano e ignorado y perseguido por el presidente Nicolás Maduro, que tomó posesión recientemente de un segundo mandato, tras unas elecciones en las que no participó la oposición.

Sánchez ha recordado que este Lunes terminaba el plazo de ocho días que varios países de la Unión Europea, de forma coordinada, habían dado a Maduro para que convocase unas elecciones transparentes o de lo contrario los países de la Unión, en una Posición Común (salvo excepciones) reconocerían al nuevo Presidente perteneciente al partido Voluntad Popular, que forma parte de la Internacional Socialista y que ha conseguido, por primera vez en muchos años, una unidad total dentro de la oposición.

El “horizonte claro” de este reconocimiento, según Sánchez, debe ser “convocar elecciones en el menor plazo de tiempo posible”. “Unas elecciones libres, democráticas, con garantías y sin exclusiones”. “El pueblo de Venezuela debe decidir en exclusiva su destino”, ha añadido el Presidente español, para que el resto de países deben “acompañar” y “garantizar” este proceso. Sánchez ha apostado por la “multilateralidad” anunciando que mantendrá este mismo lunes, contactos con el resto de países de la Unión Europea y con países iberoamericanos para avanzar en este camino… “No vamos a dar un paso atrás. España estará a la altura de lo que se espera de ella en este conflicto”.

El Presidente no ha querido explicar cuál será la contribución de la UE para la convocatoria y celebración de esas elecciones después de que Nicolás Maduro haya insistido en que las únicas elecciones a celebrar son elecciones parlamentarias con el objetivo de renovar la actual Asamblea Nacional, de donde emana toda la legalidad constitucional actual, especialmente la jura como presidente interino de Guaidó el pasado 23 de Enero. Lo único concreto que ha dicho sobre este particular es que “impulsará y apoyará” al Grupo Internacional de contacto creado en la Unión Europea, a instancias de España, para “acompañar a Venezuela en este proceso”. También el Presidente ha anunciado que España “está dispuesta a trabajar y a colaborar activamente con otros países y otros actores internacionales, especialmente el “Grupo de Lima”. “A la comunidad internacional nos corresponde ayudar a que esos comicios se celebren, respetar los resultados y verificar que se desarrollan con todas las garantías”.

El Presidente del Gobierno ha terminado su intervención anunciando un plan de ayuda humanitaria en colaboración con toda la Union Europea y la ONU, entrando de lleno en el plan que más preocupa ahora en Estados Unidos, Brasil y Colombia, de cómo llega esa ayuda humanitaria a Venezuela, si como parece las órdenes de Maduro a las Fuerzas Armadas es que no se deje entrar todo esos productos no perecederos y de primera necesidad, productos infantiles y medicinas, especialmente para el tratamiento de enfermedades más graves como el cáncer, el sida. Ahora el reto de toda la Comunidad internacional es cómo meter en el país toda esa ayuda.

Como ha sido una comparecencia sin preguntas se desconoce si el actual embajador venezolano en Madrid tendrá que abandonar el país, si como está previsto Guaidó nombra a un nuevo representante diplomático, y si se produce una expulsión del embajador español en Caracas, Jesús Silva, un diplomático con experiencia en América Latina que ha estado de embajador en Panamá y que ya ha tenido conflicto con el gobierno de Maduro, hasta el punto de tener que ser llamado a consultas a Madrid después de celebrar varias reuniones en la embajada española de todos los representantes diplomáticos de la UE en la capital venezolana.

Ahora la principal preocupación del Gobierno español es la seguridad de los más de 200.000 españoles que viven en Venezuela, la colonia extranjera junto a la portuguesa, más importante en el país. La seguridad en la embachada española en Caracas se ha reforzada con equipos de GEOS y aumento de los servicios de inteligencia del CNI. La situación, en estos momentos, puede calificarse de muy tensa y preocupante, después de que Maduro en entrevista al programa de Jordi Évole, calificase a Pedro Sánchez de “farsante” y que comparase el ultimátum que le envió, al mismo que podía haber enviado él a la Unión Europea para que reconociese la independencia de Cataluña.