Cumbre descafeinada del G-2 (Sánchez-Torra) en el Palacio de Pedralbes de Barcelona

Tal como había planificado Puigdemont (como condición previa para votar en el Congreso de los Diputados el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, que quiere aprobar el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez) se ha celebrado en la tarde de este jueves, en el Palacio de Pedralbes de Barcelona, una mini cumbre Gobierno de la Generalitat-Gobierno central (G2) entre delegaciones de los dos Gobiernos, junto con un encuentro a solas entre los dos Presidentes. Una mini cumbre sí, pero descafeinada. Todo ha durado muy poco, algo más de una hora ya que pasadas las ocho de la noche se iniciaban los actos de una cena de la patronal ‘Fomento del Trabajo’ a la que estaban invitados los dos Presidentes y los Ministros que han llegado ya a Barcelona para participar en el Consejo de Ministros del viernes. Una Cumbre muy peculiar en la que ha habido un encuentro a dos, entre los dos vicepresidentes, otro a cuatro entre la delegación del gobierno central y el Govern, aunque ninguna a seis con todos juntos.

La sola preparación de la Cumbre a la que el Gobierno no la quiere bautizar con ese nombre, para no dar la impresión de un encuentro entre dos Estados, se ha convertido en una auténtica comedia de enredo. Un enredo en el que han participado actores de las dos partes que, hasta el final, hasta minutos antes de iniciarse el encuentro, bien entrada la tarde, han estado dando versiones contradictorias, en un espectáculo que no se conocía desde hacía años, en lo que ha sido un auténtico desprecio a la opinión pública que, a estas alturas, sigue desconociendo, los detalles de lo que se ha venido hablando y negociando, desde el lunes, entre la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y la responsable del gabinete de Quim Torra, Elsa Artadi.

Todavía, esta mañana, Adriana Lastra, portavoz socialista en el Congreso de los Diputados, insistía, ante las portadas de todos los medios que anunciaban la mini cumbre, que no habría esa Cumbre, que el encuentro no era un encuentro bilateral, ya que estaba descartada “una reunión de dos gobiernos, de dos estados algo que no será , ni mucho menos, lo que se va a celebrar”. “Va a ser una reunión entre el Presidente de la nación y el Presidente de una Comunidad autónoma, si acaso, acompañado de otras personas”. Era la misma tesis defendida hasta el final, por la vicepresidenta Carmen Calvo, con el agravante de que era ella, con Elsa Artadi como interlocutora, la responsable última de preparar el encuentro que para Artadi, desde la primera reunión, debía tener carácter de Cumbre y que lo que había que negociar eran los integrantes de esa Cumbre y quienes iban a acompañar a los respectivos Presidentes.

Por de pronto, los independentistas catalanes cumplían su compromiso para que la mini cumbre fuera una realidad, y votaban por la mañana el techo de gasto de los Presupuestos, con lo que se ha dado un paso importante, pero no definitivo, para la aprobación de los Presupuestos que, ahora, van al Senado y devueltos al Congreso por la mayoría popular de la Segunda Cámara. Eso sí, han advertido de que en “ningún modo presupone que la votación de hoy tenga relación con ninguna actuación futura respecto a la posición ante los Presupuestos Generales del Estado”. Los nueve diputados de ERC siguen en el ‘No’ mientras el Gobierno confía en que los independentistas rechacen las enmiendas a la totalidad y, a partir de ahí, las cuentas salgan aprobadas del Congreso.

Cerrado el debate presupuestario, el debate de la jornada ha girado sobre si ha habido o no Cumbre entre los dos Gobiernos. Un debate que, en realidad, se ha obscurecido con las primeras imágenes del encuentro a solas entre los dos Presidentes en una escena de normalidad que nadie esperaba. En la pelea por el relato es verdad que ha sido la Moncloa la que ha reaccionado con más rapidez y coherencia que el Govern, intentando desmontar el relato de que no ha habido encuentro de Estado a Estado, como insiste la Generalitat. Algo que se ha encargado de destacar Elsa Artadi en un comunicado conjunto en el que se informa que ambos gobiernos se han emplazado a una nueva reunión en enero “en la que participaran miembros de ambos Ejecutivos”

Según Artadi el Presidente Torra ha expresado a Sánchez “la necesidad de dar una respuesta democrática y de respetar los derechos de la ciudadanos y de una regeneración democrática e institucional que tiene que transitar el Estado español”. El comunicado conjunto reconoce que existe un “conflicto en Catalunya” y que ambos gobiernos comparten “por encima de todo la apuesta por un dialogo efectivo”.