Puigdemont contra Sánchez en el “Financial Times”: No tiene proyecto para Cataluña

El expresidente Carles Puigdemont, como si no fuese con él y, sobre todo, como si no tuviese ninguna responsabilidad en lo que está pasando, y sobre todo, con lo que puede pasar este Viernes con las protestas y movilizaciones radicales independentistas en toda Cataluña, coincidiendo con la reunión del Consejo de Ministros en Barcelona, y ocultando que es el responsable del boicot a un encuentro personal entre el presidente de la Generalitat Quim Torra y el del Gobierno español, acaba de declarar al Financial Times que se está deteriorando el clima de diálogo en Cataluña, que el presidente Pedro Sánchez ofrece pocos cambios, que en estos meses lo único que ha cambiado es el lenguaje, y que todavía no sabe cuál es el proyecto de Sánchez para Cataluña.

Puigdemont acusa a Sánchez de no hacer propuestas importantes para romper con el estancamiento existente entre el gobierno separatista de Cataluña y las autoridades de Madrid. “Emplea un lenguaje más democrático que el Gobierno de Mariano Rajoy, pero las políticas son exactamente las mismas. El vocabulario ha cambiado pero nada más. “Y, dice temer que el clima político español se deteriore si Sánchez, que encabeza un gobierno en minoría, se ve sometido a una presión cada vez mayor para convocar elecciones anticipadas.

El exiliado en Waterloo sostiene que el éxito electoral del partido de extrema derecha Vox en Andalucía el pasado 2 de diciembre está empujando a Sánchez y a los socialistas a adoptar discursos nacionalistas, anti-catalanistas más propios de la derecha española. “El gobierno socialista se está uniendo a la narrativa de los partidos de la derecha, incluso al de extrema derecha Vox, debido, probablemente, a las elecciones de Andalucía”.

“Obviamente, puede que decidan explotar el tema catalán como herramienta para obtener ventajas en las próximas elecciones generales”. Y añade que se teme que la situación pueda avanzar en una dirección aún peor en los próximos meses, porque no existe una propuesta clara y positiva por parte del estado español para iniciar un diálogo político… Y concreta. “Me reuní con Pedro Sánchez tres veces antes de que fuese Presidente y nunca conseguí averiguar que tipo de proyecto tiene en mente para Cataluña”.

Son, según algunos observadores, estas declaraciones las más duras que Puigdemont, que es realmente el que manda y el que maneja al presidente Torra, ha realizado contra el Presidente del Gobierno desde el inicio de su mandato. Y es desde la sede de la República en Waterloo, de donde se ha lanzado el mensaje de que el Consejo de Ministros del Viernes es una provocación y que ese día, en que se conmemora el aniversario de las elecciones autonómicas, convocadas tras el levantamiento del artículo 155 por el cual se intervino la Generalitat y se destituyó a todo el Gobierno de Puigdemont, se debía celebrar un acto que transmitiera la imagen de que se reunían los Gobiernos de dos Estados: el de Cataluña y el de España. Nada de encuentro Torra- Sánchez, que diese la sensación de un diálogo que, según Waterloo, no existe, porque la política de Sánchez es la misma que la de Rajoy, sino relación bilateral de Estado.

Y esta es la dramática situación en la que se desenvuelve Sánchez, intentando aprobar un Presupuesto imposible, con unos aliados imposibles, para ganar tiempo que le permita desinflamar la situación a base de ibuprofeno, algo que alguien que tan bien conoce la situación catalana como Josep Borrell, dice que es una medicina imposible.

La situación cuando escribo es que, al final va a ser Puigdemont el que gane esa partida que se viene jugando desde que se anunció la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona . Habrá reunión de Estado a Estado, aunque las versiones de las partes no coinciden. Se ha estado mendigando un encuentro Sánchez-Torra, ese encuentro se producirá pero en el formato que impone Puigdemont, y no en el de la Moncloa. Es decir que Gobierno y Generalitat han llegado a un acuerdo para una minicumbre el jueves por la tarde en Pedralbes, que es donde se debe celebrar el Consejo de Ministros (ver republica.com: No se puede seguir mendigando una entrevista con el defensor de la vía Eslovena a la independencia), en la que Pedro Sánchez y Quim Torra estarán junto a tres ministros y tres consellers. Una decisión que, inevitablemente, tendrá consecuencias políticas en un diálogo que es imposible.