La extrema derecha española revoluciona mediáticamente a Europa

Una semana después del espectacular e inesperado triunfo de VOX en las elecciones andaluzas que ha causado sorpresa, curiosidad y preocupación en Europa y Estados Unidos, han sido los principales medios internacionales, junto a las cadenas de radio y Televisión prácticamente de todo el mundo, las que han lanzado al nuevo partido español de extrema derecha (“un partido de extrema derecha duro con la inmigración y con el separatismo catalán”) que viene a coincidir con la explosión de este tipo de partido, en varios países de Europa como un nuevo fenómeno que ha surgido en Francia, Italia, Hungría, Austria, e incluso, Alemania.

Bautizado como un “Partido de la extrema derecha española que surge por primera vez desde Franco” son todos los medios los que ponen el acento en su ideario, algunos de cuyos objetivos coinciden con el Amanecer Dorado” de Grecia. Al fin y al cabo, sus promesas electorales son acabar con el Estado de las Autonomías, jubilar al Senado, suprimir el impuesto de sucesiones, y potenciar las pensiones privadas, así como respetar las tradiciones, priorizar a los españoles en las ayudas económicas y sociales, establecer un estricto control de inmigración o derogar la ley de género y la de Memoria Histórica. “VOX ha atraído a los votantes con su postura de línea dura sobre la inmigración ilegal, su oposición a la independencia catalana y su exigencia de que Gibraltar sea devuelto a España”.

“Muchos pensaron que España vivía inmune a esto, pero los recuerdos de una vida bajo una dictadura franquista aún son relativamente recientes” apuntan algunos comentarios que destacan que la líder de la extrema derecha en Francia, Marine Le Pen, felicitara con entusiasmo a sus “amigos de VOX” , por su espectacular resultado electoral. Puede decirse que el relato de los medios gira casi en su totalidad en torno al nuevo partido, surgido a raíz de la crisis catalana y de sus deseos de independencia, para incidir luego en una derrota electoral que tarde o temprano repercutirá en la política de Pedro Sánchez. He aquí algunos ejemplos.

“La extrema derecha podría ayudar a echar a los socialistas del Gobierno de la mayor región de España con un resultado que supone un golpe para Pedro Sánchez que podrá verse obligado a convocar elecciones generales anticipadas el año que viene (The New York Times) “Un partido de extrema derecha ha conseguido escaños en un parlamento regional español por vez primera desde que el país regresara a la democracia después de la muerte del que fue, durante mucho tiempo dictador, Francisco Franco (The Guardian).

“Los partidos tradicionales españoles se dieron otro gran batacazo con la entrada del grupo de extrema derecha VOX que consiguió por primera vez representación parlamentaria en las elecciones autonómicas en Andalucía, llevándose a los votantes del Partido Popular. Tres años después de las decisivas elecciones que pusieron fin al sistema bipartidista que había gobernado España desde su transición a la democracia en 1978, el panorama político se está complicando todavía más… (Agencia Bloomberg). “¿Hay ahora en España un sistema de cinco partidos políticos? Sí .Pese a que la importancia del problema de la inmigración en dicha región, no hay que pensar que el auge de VOX es un fenómeno único en Andalucía. Con otras elecciones regionales previstas para mayo, parece probable que su influencia pueda crecer, al tiempo que la incapacidad de la izquierda para aprovecharse del debilitamiento del PSOE sugiere que tendrán dificultades para motivar a los votantes” (The Financial Times).

“La debacle electoral supone un grave revés para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Su gobierno de minoría llegó al poder en junio con grandes consignas, pero Sánchez no ha encontrado mayoría para ninguno de los proyectos. Además, en la campaña electoral andaluza, los grupos de derechas acusaron a los socialistas de no haber frenado la llegada de migrantes de África. Pero el mayor lastre para el PSOE es que al último presidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, se le responsabiliza de la grave crisis económica que estalló hace una década” (Süddeutsche Zeitung) “Según los teorías con las que se trata de explicar el ascenso de partidos ultraderechistas, a España le tenía que haber tocado hace rato: crisis económica, desempleo masivo, incremento de la población extranjera, atentados islamistas… España lo ha vivido todo. Y nunca quiso girar hacia la extrema derecha. Pero ahora sí. Un partido ultraderechista ha entrado en un parlamento. Se llama VOX. Y su ídolo es el húngaro Viktor Orban. Pero el avance de VOX no deja de ser un daño colateral del proceso independentista catalán (Frankfurter Rundschau).

“Después de Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania y Brasil, ahora también le ha tocado a España. El discurso ultraderechista ha llegado al centro de la sociedad con el sorprendente éxito de VOX . Desde el nacimiento del movimiento de los indignados en 2011 y con la posterior fundación de Podemos, para muchos, España era un país en el que la insatisfacción no tira hacia la derecha., y la corrupción y la arrogancia del poder han provocado una revuelta contra la clase dominante. Hasta las elecciones del domingo, se daba por sentado que este malestar encontraba cobijo en Podemos y en sus alianzas electorales, que gobiernan en las ciudades más importantes del país. Pero esto ha cambiado decepcionando a muchos, cuando el jefe de Podemos, Pablo Iglesias, habla ahora de un “frente antifascista”. Con eso, demuestra que no ha entendido nada… (Die Tageszeitung).