Sánchez no adelantará elecciones ante la debacle en Andalucía

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez no adelantará, por el momento, las elecciones generales a la vista de los resultados de las elecciones en Andalucía, un resultado que nadie de la dirección del partido esperaba, y que ha supuesto un verdadero golpe a la estrategia del Presidente del Gobierno y su equipo, que ocupa la Moncloa desde el pasado mes de Junio.

“Mi gobierno seguirá impulsando un proyecto regenerador y europeísta para España”, afirma el jefe del Ejecutivo antes de dejar claro que los resultados de este domingo “refuerzan” su compromiso de “defender la Constitución y la Democracia frente al miedo”. Se trata del primer comentario del presidente del Gobierno vía Twitter, tras conocer el resultado de las elecciones andaluzas, en las que se ha producido el vuelco en favor de los partidos de la derecha –PP, Ciudadanos y Vox– que suman entre los tres 59 diputados, una mayoría absoluta, frente a los 50 que logran PSOE y Adelante Andalucía.

En la Moncloa, a la vista de las encuestas elaboradas por el nuevo director del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) José Félix Tezanos, se había elaborado la tesis de que en la opinión pública y en el electorado, se había producido un “efecto Sánchez” que influiría en las elecciones andaluzas, a pesar del desgaste de la Presidenta andaluza, que también adelantó en las autonómicas del 2015 con el argumento de que el mensaje fuera exclusivamente andaluz. En esta ocasión quería un adelanto Electoral para diferenciarse de otras posibles elecciones, y temiendo algo que no ocultaba, que la política del Gobierno central sobre Cataluña le afectase negativamente.

Por eso la preocupación dentro del PSOE por el desastre del PSOE en Andalucía ha sido tan evidente que todas las críticas se han dirigido hacia Susana Díaz, la eterna rival de Sánchez (especialmente desde las primarias), a la que ya se le ha enseñado el camino de salida. Un camino que ella no quiere ver. Se resiste a abandonar con el argumento, vendido también por Pablo Iglesias (que se ha negado a hacer una autocrítica de los malos resultados de Adelante Andalucía y del papel de Podemos en ese fracaso), de que hay que hacer un frente común contra el fascismo, como si estuviésemos en los prolegómenos de la Guerra Civil y ese célebre grito de “No pasarán”.

Tanto en Ferraz como en el Partido Socialista andaluz, reconocen que no se esperaban un resultado electoral que pusiera en riesgo el Gobierno de Andalucía, como ha sucedido, y justo seis meses después, como digo, de que Pedro Sánchez llegara a la Moncloa. Por eso, según algunos medios, se ha abierto un periodo de “reflexión” para encontrar las causas de ese vuelco político, provocado entre otras razones por la pérdida de 400.000 votos y 14 escaños. Pérdidas que han abierto muchas heridas, que muchos creyeron que estaban ya cerradas.

Ajena a todo, y dispuesta a parar al fascismo por encima de todo, Susana Díaz está dispuesta a iniciar un periodo de consultas con todos los partidos excepto con Voz. Esas consultas también las iniciará Juanma Moreno como candidato del Partido Popular, que se cree con méritos suficientes como segunda fuerza política más votada para ocupar la Presidencia de la Junta y… Juan Marín como candidato de Ciudadanos… El horizonte: el 29 de Diciembre, fecha de Constitución del nuevo Parlamento.