Del bipartidismo y el Cuatripartito, al Quintopartito…con Vox

Si los resultados electorales de Andalucía este domingo se repiten a nivel nacional, algo bastante posible, estaríamos ante un mapa electoral nacional formado por cinco partidos con las dificultades que eso supondría para formar gobierno y tener mayorías, aunque en esta ocasión, dado el vuelco que se ha producido en la Autonomía andaluza, hay una mayoría de derechas, centro derecha y extrema derecha que van a permitir que el Partido Popular pueda gobernar con Ciudadanos ocupando la vicepresidencia de la Junta y el apoyo clave de Vox, el partido que tiene su origen en el PP del País vasco.

Esto, que supone un auténtico vuelco político, ha sido posible por una participación menor de la esperada que ha castigado al PSOE, por los efectos de la situación catalana que mediáticamente ha tenido un efecto devastador entre el electorado más de derecha y de centro – derecha y, sobre todo , por muchos años de gobierno socialista, una corrupción a la que no se le ha puesto remedio a tiempo y unas políticas de clientelismo que en esta ocasión, en las zonas menos urbanas y en los pueblos, no han funcionado con la eficacia que lo han hecho durante años.

Los resultados pueden decirse que han sido totalmente inesperados, especialmente si se los compara con los del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del socialista José Felix Tezanos, el que viene anunciando desde hace meses una notable recuperación del PSOE. Esa “recuperación “, en el caso de Andalucía, ha supuesto la pérdida de nada más y nada menos, que de 14 escaños (de 47 a 33). El Partido Popular con 26 escaños evita lo que más temía: el sorpasso de Ciudadanos. El partido de Rivera dobla resultados y se coloca en el Parlamento andaluz con 22 escaños. Junto con el PSOE, Adelante Andalucía, una confluencia de Podemos (su sector anticapitalista que dirige Teresa Rodríguez) e Izquierda Unida, que incluso abrigó la esperanza de un Gobierno claramente de izquierda es otro derrotado con apenas 17 escaños

La gran sorpresa ha sido Vox que ha conseguido 12 diputados, una cifra en la que no pensaban ni ellos, y que además, entra a formar parte de esa gran Coalición que, con una fuerza que supera la mayoría absoluta , marcara toda una política en Andalucía .Tanto el PSOE como Podemos han hecho llamamientos para frenar a esa derecha ‘ultra’ que, por primera vez, entre en un Parlamento autónomo y que viene defendiendo una política anti inmigración , la desaparición de las Autonomías y la construcción de un Muro como el que quiere instalar Trump en la frontera de anexiono, entre Ceuta y Melilla y Marruecos .

El fenómeno de Vox en Andalucía es un fenómeno que se puede acentuar en las próximas elecciones europeas de mayo especialmente por ese factor de una circunscripción única. La entrada de Vox en el Parlamento andaluz además de lo que significa el hecho de que por primera vez aparece en España una extrema derecha articulada, esa extrema derecha es la que tiene la llave de la mayoría absoluta en el Parlamento autonómico. Una extrema derecha igual que la que ha aparecido en numerosos países de Europa .

Después del fenómeno del 15M que dio lugar al nacimiento de Podemos, que por la forma personalista de ser dirigido por su secretario general Pablo Iglesias ha entrado en crisis en varias Comunidades Autónomas y ha ido perdiendo fuerza, y la aparición de Ciudadanos, que dio lugar a la implantación del Cuatripartito y a la crisis del bipartidismo, ahora se vislumbra un nuevo mapa político con un quintapartito que añadirá más inestabilidad al panorama político nacional.

Aunque ya el “susanismo ” ha comenzado a responsabilizar a Pedro Sánchez del desastre electoral andaluz por su política de entendimiento con el independentismo y que van a intentar pasar factura, abriendo de nuevo la herida de la derrota de las primarias , el socialismo andaluz tendrá que asumir muchas responsabilidades que no ha querido asumir, especialmente la factura de la corrupción que parece endémica y a la que nunca se le ha hecho frente , con la fuerza necesaria. La derrota del PSOE es histórica: ha perdido 13 escaños , más de 400.000 votos y siete puntos de porcentaje de votos respecto a las autonómicas de 2015.

Si Sánchez esperaba los resultados de Andalucía para decidir la fecha electoral de las generales, confiado en que el PSOE seguiría conservando el poder en el Sur y que el partido socialista sería el partido más votado, tiene que reflexionar si convoca para marzo en solitario o va al Superdomingo ( municipales , autonómicas y europeas) algo que los barones no quieren ni de lejos ….