Recta final en Andalucía y panorama cada vez más complicado

A cuatro días de las elecciones andaluzas, en la recta final de la campaña y cerrado el periodo para hacer públicas más encuestas, el panorama electoral es mucho más confuso que el de las anteriores autonómicas, especialmente por la aparición en el escenario político de un posible quinto partido, que lleva el nombre de VOX, cuyos votos, según indican los sondeos provienen precisamente del Partido Popular, y en menor medida de Ciudadanos, y que pueden obtener hasta cuatro diputados. Es más desde el PP se teme que VOX le haga perder hasta ocho diputados, entre los que puede ganar por sí mismo, y por el reparto de los restos, según la Ley D’ Hondt.

Son varias las encuestas que llegan a asignar directamente hasta cinco escaños a este partido que lidera Santiago Abascal, de tendencia de derecha extrema, cuyas principales figuras han militado en el Partido Popular. Y muy especialmente en el PP del País Vasco, donde han sufrido las consecuencias del terrorismo de ETA, y han vivido, durante años, amenazados de muerte y protegidos por escoltas privados, especialmente durante los años de plomo. Una de las figuras más representativas de ese nuevo partido que parece que está surgiendo con fuerza, en parecidos términos de otros de extrema derecha en Europa, es el ex funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, que permaneció secuestrado por ETA 532 días, y que fue liberado por la Guardia Civil, cuando ya estaba dispuesto a suicidarse.

Ha sido la sorpresa de casi todas las encuestas que han inundado todos los medios que dan como segura ganadora a la actual presidenta de la Junta Susana Díaz, que ha desarrollado una campaña de bajo perfil, hasta el punto de no aprovechar los dos debates televisivos para eso, para entrar en debate, sino simplemente para entrar tanto ella como el resto de los candidatos Juanma Moreno por el PP, Marín por Ciudadanos y Teresa Rodríguez por Adelante Andalucía. Los tres restantes, en los dos debates, han centrado todos sus ataques contra la candidata del PSOE y en algunas ocasiones, Casado y Marín se han enfrentado entre ellos, a pesar de que pudiese haber, a partir del próximo Domingo, una posibilidad de entendimiento entre los dos partidos.

En mitad de campaña, Elecromania hizo un cálculo para El País, de las doce primeras encuestas en las que todavía no detectaba el fenómeno “Vox” y estimaba que Susana estaría rondando los 40 diputados (la horquilla de las encuestas estaba entre 34 y 36, en segundo lugar aparecía el PP (20-31), seguido de la coalición Adelante Andalucía (17 -27) y Ciudadanos (15-26). A lo largo de la campaña han ido variando los resultados debido al crecimiento que los sondeos atribuyen a VOX, a costa sobre todo del PP, que podría sufrir un “sorpasso” por parte de Ciudadanos. La primera encuesta que se hizo pública es del Centro de Investigaciones Sociológicas, que atribuía no solo una victoria al peso, sino la posibilidad de que pudiese mantener todos los escaños que tiene ahora. Según el Centro que dirige Félix Tezanos, la batalla se jugaría en el terreno del segundo puesto, donde las tres formaciones principales, PP, Adelante Andalucía y Ciudadanos llegan muy igualadas, y con la misma horquilla de votos: entre 20 y 22.

Uno de los sondeos más comentados ha sido el que ha realizado Metroscopia para el Grupo Joly por el número de entrevistas que han superado las 4.000, lo que reduce sensiblemente el margen de error. El sondeo de Metroscopia pronostica que el PSOE ganaría las elecciones andaluzas, aunque perdería entre siete y diez escaños, (tiene ahora 47), por lo que no podría gobernar sin apoyos, mientras que se produciría un triple empate entre PP, Ciudadanos y Adelante Andalucía, cada uno situado en una horquilla de dentro 20 y 22 escaños, siendo el PP el que pierde más asientos en el Parlamento andaluz: nueve.

En resumen: si el cuatripartito ha venido a substituir al bipartito, un quinto partido introduce muchas más inestabilidad al sistema con lo que puede producirse un bloqueo, sobre todo si a la dificultad de sumar se sube el precio de los acuerdos. En este momento en Andalucía hay dos problemas que están sobre la mesa. Uno que Ciudadanos ha venido insistiendo durante la campaña que no pactará de nuevo con Susana Díaz, mientras que Adelante Andalucía ha anunciado que solo pactaría con el PSOE, siempre que la candidata no sea Susana Díaz.