Cataluña: Este martes se abre un periodo crítico con la Diada

Más divididos que nunca, con los principales dirigentes políticos en la cárcel o el exilio y, en plena  lucha entre el actual Presidente de la Generalitat QuimTorra, y el líder de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC)  Oriol Junqueras, al que todas las encuestas presentan como el más votado en unas futuras elecciones autonómicas y que, desde prisión, está haciendo llamadas al dialogo y al rechazo de la unilateralidad, se celebra este martes la Diada del 11 de septiembre, una Diada totalmente partidista, convocada  bajo el lema “Fem la Republica” (Hacemos la República) para que se haga efectivo el mandato que, según el independentismo, se reclamó en el ilegal Referéndum del pasado 1 de Octubre.

Lo que siempre ha sido una Fiesta Nacional, la Fiesta Nacional de Cataluña, convertida desde hace años en una Fiesta del independentismo , es una Fiesta de la que están excluidos los que no son partidarios de la República catalana que,  como otros años, no asistirán a la gran marcha que recorrerá  la Avenida Diagonal de Barcelona en la que ya hay inscritos mas de 400.000 participantes, contratados más de 1.350 autocares y vendidas más de 260.000 camisetas, aparte de miles de packs independentistas , según los organizadores de la gran marcha: la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Omnium Cultural). Una marcha que convivirá con otra que se ha sacado de la manga el Presidente Torra, la marcha de los Derechos Civiles, con el objetivo de pedir la libertad de los políticos presos. Una marcha que toma su nombre de las grandes movilizaciones organizadas por Martin Luther King sin que nadie haya sabido encontrar  hasta ahora el parecido de Alabama con la Barcelona actual y el de Torra con King .

Hasta el resurgimiento del independentismo , el  11 de Septiembre, el Día Nacional de Cataluña, ha sido  el día en que se conmemora la caída de Barcelona en manos de las tropas borbónicas al mando del duque de Berwick durante la Guerra de Sucesión Española el 11 de septiembre de 1714. La Diada, comenzó a celebrarse en democracia hace cuarenta años, reclamando en las calles “Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía”. Desde hace unos años  la celebración tiene un significado totalmente distinto. Porque el 11-S se  convierte en patrimonio de los separatistas. La Diada, desde el recorte del último  Estatuto, ese que impulsó Zapatero y recurrió el PP ante el Constitucional una vez votado, se ha ido radicalizándose, hasta el punto que el 11 de septiembre de 2012, empieza a clamarse por la independencia con un primer grito: Catalunya, nou Estat d’Europa.

Progresivamente  las Diadas van adquiriendo un aire especialmente radical y reivindicativo, especialmente cuando cientos de miles de ciudadanos salen a la calle, no para celebrar el Día de Cataluña, sino el día de una reivindicación que en la transición era la reclamación de “Libertad, Amnistía, y Estatuto de Autonomía” y que desde la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, es la reclamación de la independencia, marginando a catalanes que siguen creyendo que el camino  sigue siendo  la Autonomía, no la separación de España y la imposible incorporación de Cataluña  a Europa como un nuevo Estado, escindido de España. Un nuevo Kosovo.

La diada de este Martes abre un Otoño decisivo para el futuro de ese difícil y,  para muchos  imposible deshielo, de las relaciones entre la Generalitat de Torra y el Gobierno de Sánchez. Un Otoño  más que caliente, conflictivo  y desafiante de la legalidad, que empieza el 11 de Septiembre y termina,  en principio,  el 27 de Octubre, el aniversario de la declaración independencia, y la huida de Puigdemont , mientras,  tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, era intervenida la Generalitat por el Gobierno central, el ex Presidente de la Generalitat hacia un llamamiento de sus colaboradores a que estuviesen en sus despachos, defendiendo, según él , la legalidad violada.

Ya el Presidente Torra ha anunciado manifestaciones, y movilizaciones y los CDR (Comités de Defensa de la Republica) su ejército civil privado, del que forma parte toda su familia, están movilizados para, en un momento determinado, ocupar los sitios estratégicos de  Barcelona (puerto, aeropuerto, estaciones de tren  y lugares públicos claves…) para paralizar la capital de Cataluña en un especie de repetición del movimiento “Maidan“ de Ucrania…