Torra ya habla de abrir las cárceles de los políticos presos

Quim Torra ha dado un paso más en su extraña posición que no deja de ser una mezcla de pulso y juego al ratón y el gato que mantiene con el Gobierno central, y veinticuatro horas después del monólogo que interpretó en el Teatro Nacional de Cataluña, con el Parlament cerrado, ha dado paso, en su actitud de provocación y, tras repetir que no estaba dispuesto a aceptar ninguna condena de los políticos presos en cárceles catalanas (en un gesto de distensión que el nuevo Gobierno hizo el pasado 4 de Julio) no ha descartado  que, en un momento determinado, se abran las prisiones. Eso si las sentencias de la causa por el llamado “Procés”  y por el ilegal Referéndum del 1-O, no  sean absolutorias y ha dicho estar dispuesto a llegar “tan lejos como llegó Puigdemont”, en clara referencia a la declaración unilateral de independencia del pasado 27 de Octubre.

Abrir las puertas de las cárceles catalanas, teniendo en cuenta que dependen de la Generalitat (de ahí el trato excepcional que están recibiendo los políticos presos que, además de un régimen de visita exclusivo de ellos, reciben hasta una comida distinta al resto de los reclusos), sería el desencadenante de una auténtica crisis política de gravísimas consecuencias, que  como adelantaba en esta misma sección Pablo Sebastián, supondría la caída del actual Gobierno.

“Solo le debo obediencia y lealtad al pueblo y el Parlamento de Cataluña”, ha insistido Torra en una rueda de prensa en Bruselas,  junto al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con motivo de una reunión del grupo parlamentario de “Junts per Catalunya”.”Exigimos absolución para los presos políticos porque cada día que pasan en prisión es una indecencia”, si no hay referéndum pactado de autodeterminación, seguiremos nuestro camino”, insinuando que comenzarán a elaborar la nueva Constitución de la REPUBLICA CATALANA. Manejando los datos a su antojo ha repetido que el  80% de los catalanes están de acuerdo con un Referéndum de autodeterminación vinculante, no reconocen a  la institución monárquica como suya y se cuenta ya con la mayoría social, algo que ha puesto en duda el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña Joan Tarda: “Si hay algún independentista ingenuo o estúpido que cree que puede imponer la independencia al 50% de catalanes que no lo son, es evidente que está equivocado”.

Hoy todos los medios internacionales  se hacen eco del “No” del Presidente de la Generalitat  a la propuesta del presidente Sánchez de un Referéndum Autonómico, de las movilizaciones en Cataluña  para presionar a la autoridades judiciales y políticas a favor de los presos, e incluso, de un “desafiante discurso de Torra”  que, un medio tan  poco sospechoso como The Irish Times, de la República de Irlanda, se atreve a desmentir “porque a pesar de que Torra afirme  que la independencia está respaldada por “la Mayoría social”, las encuestas muestran que la causa todavía no llega a tener el apoyo de la mitad  de los catalanes”.

La realidad es que  los principales periódicos europeos presentan la propuesta del presidente Sánchez de un Referéndum autonómico, como el resultado de un esfuerzo para mejorar las relaciones con Barcelona y un intento por aplacar las tensiones entre Madrid y Cataluña. “Aunque no llegó a ofrecer a la rica región un Referéndum sobre la independencia total, – señala Financial Times – la propuesta de Pedro Sánchez se ve como un gesto de paz para los muchos en Cataluña que lo único que quieren es que haya más descentralización del poder de Madrid”.

Cataluña, recuerda el periódico de la City, ya cuenta con un gran nivel de autonomía, por ejemplo tiene control de su propio cuerpo de policía y de su sistema educativo. Pero muchos en la región quieren más, en concreto en temas como la recaudación de impuestos.  El diario alemán Suddeutsche Zeitung recuerda que hace  casi un año, el Gobierno autonómico en Barcelona llevó a cabo un Referéndum sobre la independencia que desencadenó una crisis estatal, y el francés Le Monde, que el anuncio del Presidente español no ha sido especialmente bien recibido por los independentistas, que han prometido nuevas movilizaciones. Pedro Sánchez no dispone más que de un margen de maniobra muy débil.

“Diálogo y compromiso”. Estos son los ingredientes, según el primer ministro español Pedro Sánchez, para resolver la incómoda cuestión catalana y no repetir un nuevo otoño caldeado de guerrilla urbana e intercambio de insultos. Lo corroboró Sánchez,  dice Il Giornale  de Italia, en una entrevista en la que el  Jefe del Ejecutivo se mostró favorable a la organización de un Referéndum para el autogobierno de la región autónoma que, entre las diecisiete, efectúa más aportaciones a Madrid (entre 15.000-17.000 millones de euros), pero que también está amenazada por fuertes impulsos separatistas, que han aumentado con los últimos tres gobiernos.