La oposición empieza el curso y fuerza la comparecencia de todo el Gobierno…

Esta medianoche de lunes en España, siete de la tarde en Santiago de Chile, cuando el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez aterrice en un avión de la Fuerza Aérea Española, en el aeropuerto internacional Comodoro Arturo Merino Benítez, ya tendrá un balance cerrado de la reunión de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados en su primer día de trabajo, tras el paréntesis veraniego. Y sobre todo del pulso de lo que va a ser y como va actuar la oposición en el curso que está a punto de comenzar.

Un balance que incluye la petición de su propia comparecencia como presidente del Gobierno para que informe a la Cámara de qué tipo de pactos ocultos tiene con los independentistas, así como de su programa de gobierno para los próximos meses. Meses que son decisivos. Y, también la comparecencia de un total de doce ministros, algo insólito en la vida parlamentaria, que no deja de ser una muestra de cómo va a transcurrir el enfrentamiento político en el Parlamento, ante un Gobierno en minoría, apoyado solo por 84 parlamentarios y que tiene como meta llegar hasta las elecciones generales de 2020, tras las elecciones europeas y las autonómicas y municipales de mayo de 2019.

A lo largo de las próximas semanas, casi la totalidad del Gobierno tendrá que dar explicaciones sobre asuntos puntuales como los supuestos pactos ocultos del nuevo gobierno con el independentismo; la relación del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, con una ONG vinculada al caso Imelsa; los nombramientos efectuados por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, calificado por la oposición de claro nepotismo; el cese del director de la UCO (Unidad Central Operativa), el teniente coronel de la Guardia Civil Manuel Sánchez Corbi, el traslado de presos de Eta, la inmigración y el problema que está viviendo el Sur de España convertido en el principal punto de entrada de migrantes, y, un largo etcétera que afecta a las negociación bilateral que se está desarrollando con Cataluña, la polémica sobre el apoyo al juez Llarena y la guerra de los lazos amarillos….

Hoy, después de que la ministra de Justicia Dolores Delgado adoptase una posición incomprensible para gran parte de la opinión publica y para la mayoría de los miembros de la judicatura, de dejar sólo a Llarena ante la demanda Civil ( a la que ha decidido no comparecer el próximo 4 de Septiembre), presentada por Puigdemont y los consellers que se encuentran en el exilio, frente al criterio de la Abogacía del Estado, se ha procedido a una rectificación total, aunque oficialmente, tanto desde el Ministerio de Justicia como desde la Moncloa, se insiste en que no estamos ante una rectificación, sino ante versiones incompletas… La ministra, en declaraciones a Radio Nacional, tras la intervención personal del presidente del Gobierno, ha asegurado que “defender los intereses de España pasan por defender la actuación jurisdiccional del juez Llarena”. Según Dolores Delgado, el Ejecutivo no va a “permitir que se cuestione el ejercicio jurisdiccional de España”, por lo que se defenderá la jurisdicción española “hasta las últimas consecuencias”, con lo que ya se ha contratad a aun despacho de abogado belga para que haga frente a una demanda en la que se califica al estado español como “estado delincuente”.

Temas todos que van a calentar el otoño, que en realidad va está sobrecalentando el final del verano, especialmente en Cataluña, dónde la situación de cara a la Diada del 11 de septiembre y del aniversario del referéndum del 1 de Octubre, se radicaliza por días, y que, por el momento, el presidente del Gobierno ha decidido olvidar, emprendiendo un viaje por America Latina que incluye cuatro países: Chile, Bolivia Colombia y Costa Rica. El propósito del nuevo Presidente es potenciar las relaciones de España y de las empresas españolas, con un Continente en el que nuestro país es el segundo inversor. La presencia de empresas españolas es importantísima y, este año, la inversión española seguirá creciendo, sobre todo, en Colombia, Chile, Perú, México y Argentina. De todas formas, el viaje, un viaje para olvidar, va estar condicionado por dos factores: la situación de Venezuela y la huida masiva de venezolanos a países vecinos, y el declive de Daniel Ortega en Nicaragua, que ha entrado en una situación limite…

El debate en la Diputación Permanente de hoy, que el Presidente del Gobierno ha seguido casi al minuto, y las peticiones de comparecencia de casi la totalidad de los miembros del Gobierno, dan una idea aproximada del papel que va a desempeñar la oposición en el curso que comienza y de la dureza con la que va actuar.