La Cumbre Generalitat-Gobierno termina en cortina de humo

Ni si. Ni no, sino todo lo contrario…. y lo dejamos para septiembre. Este podría ser el resumen del esperado encuentro entre representantes del Gobierno central y del Govern, celebrado en el Palau de la Generalitat en lo que es el restablecimiento de un dialogo entre Gobierno central y la Generalitat en una Comisión bilateral, que no se reunía desde hacía siete años.

Durante más de tres horas se ha intentado, inútilmente, acercar posiciones en toda una serie de temas que van desde el Referéndum de autodeterminación, y los presos del llamado “procés”, así como en temas de infraestructuras, financiación, asuntos pendientes en el Constitucional, educación y participación de la Generalitat en órganos decisorios en el que están todas las Autonomías y en los que se niega a participar el Gobierno catalán que quiera una relación bilateral con el Gobierno central. Y tal como se esperaba, salvo el hecho mismo de la reunión, que ha sido una escenificación del dialogo, no ha habido avances importantes. Como en los exámenes de fin de curso todo ha que dado para Septiembre con la advertencia que pocas horas antes de la reunión hacia el Presidente de la Generalitat Quim Torras en el sentido de que si no había avances en los contenciosos del Referéndum y de los presos la reunión sería “una cortina de humo”·.

Y efectivamente este ha sido, una cortina de humo, el difícil y cantado balance de esta primera Cumbre que se ha celebrado en Barcelona, despues de siete años de parálisis, ya que llegó un momento en que, desde la Generalitat se decidió romper todos los contactos con el Gobierno central. Habrá que preguntarse cuánto puede durar estos contactos a pesar de la buena voluntad de la Moncloa por encontrar una salida a dos problemas que, por ahora no tienen solución y que la Generalitat ha metido con calzador en el temario de hoy: el Referéndum sobre la Autodeterminación y, algún tipo de intervención sobre el futuro de los presos, cuyo juicio por Rebelión, sedición y malversación de fondos públicos, se celebrará, como muy tarde, a finales de este año. Dos temas que para el independentismo son obsesivos y que tapan a cualquier otro que pueda ser planteado por el Gobierno central.

El único Referéndum posible, ha sido la posición del Gobierno, es una votación sobre un renovado Estatuto de Autonomía (esa es una situación que los independentistas sostienen que está superada) y la única salida a la situación de los presos, que como gesto de distensión han sido trasladados a prisiones catalanas dependientes de la Generalitat, es esperar el resultado del juicio, con muy pocas posibilidades de una intervención de la nueva fiscal general del Estado María José Segarra. Más flexible que el fiscal Maza, pero condicionada por un sumario que está a punto de cerrarse, sin muchas posibilidades de intervención y sin que el Gobierno quiera influir.

La realidad es que todos los gestos de distensión del gobierno a raíz del encuentro en la Moncloa entre Sánchez y Torras, el pasado 9 de Julio, han sido recibidas con muestras de hostilidad e incluso agresividad, por el independentismo que ha advertido ya al Presidente del Gobierno que el apoyo parlamentario puede terminar, y con declaraciones intolerables del Presidente de la Generalitat que, frente a la actitud del Rey que en Mallorca ha señalado que está dispuesto a abrir vías de diálogo, ha respondido, horas antes de la Cumbre de este Miércoles que “Felipe VI ya no es el Rey de los Catalanes”.

Este es el ambiente en el que se ha desarrollado el encuentro de las dos delegaciones presididas por la Ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y el conceller de Acción Exterior, Ernest Maragall, acompañados cada uno, de una amplia delegación. El Gobierno a cambio de aceptar que la delegación catalana haya incluido los contenciosos del Referéndum y de los presos, ha logrado introducir en el debate la participación de la Generalitat en los órganos multilaterales de cooperación y coordinación con el resto de las Comunidades Autonomas, especialmente el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que es el órgano para la reforma de la financiación autonómica. Para el Gobierno la vuelta de Cataluña a estos foros sería la demostración de que algo ha cambiado. Pero la Generalitat, si no hay referéndum, insiste en que el foro de negociación tiene que ser bilateral….

El mejor resumen de la cumbre lo ha hecho la Ministra Batet:  “Hemos acordado la creación de comisiones y subcomisiones y un calendario”. Es decir una auténtica cortina de humo …