Ivan Redondo, el gurú de la Moncloa

Hace poco más de un año este cronista, en el intermedio de una tertulia televisiva comentaba con un experto de comunicación y marketing electoral, que se llama Iván Redondo, su blog  que había publicado en  la revista Expansión en el que aseguraba que Pedro Sánchez, en el que muy pocos creían, a pesar de haber arrasado en las primarias socialistas, que el dirigente socialista podía acceder a la Moncloa y no solo por una victoria en las urnas.

Su tesis era que si se enfocaba bien el ajedrez político que se avecinaba, había “altas posibilidades de que Sánchez pudiese ser presidente a través de una moción de censura”, si se sucedían más escándalos en el seno del PP y se confirma una mayoría alternativa”. Un año después el pronóstico se cumplía. Se producía la sentencia de uno de los sumarios de la Gürtel en el que se ponía en duda el testimonio del Presidente del Gobierno ante el Supremo, todas las fuerzas políticas ajenas al PP menos Ciudadanos, votaban una moción de censura contra Rajoy, Rajoy se negaba a dimitir y Pedro Sanchez era elegido presidente del Gobierno. Ayer pronunció lo que creo fue su discurso de investidura que no hizo en la moción de censura…

La sorprendente jugada de Redondo y, sobre todo, el pronóstico, se cumplían y hoy la gran prensa internacional tiene puestos sus ojos en este asesor que se ha convertido en el Jefe de Gabinete de Sánchez, con categoría de Secretario de Estado ante los celos de muchos militantes socialistas que le echan en cara haber trabajado para el PP en Extremadura y Cataluña, pero que ha sido uno de los artífices de la Operación que ha llevado a Sánchez a la Moncloa, a pesar de tener solo 85 diputados y contar, por  el momento, con el apoyo de partidos independentistas catalanes, nacionalistas vascos y Podemos.

“El hombre que lleva la batuta en el nuevo Gobierno socialista español no es un socialista” titula uno de los digitales de más prestigio y credibilidad, Político, en su edición europea. ”Tras hacerse con el poder mediante una inédita moción de censura y formar un Gobierno con el mayor número de ministras de la historia, Pedro Sánchez rompió otra norma no escrita de la política española eligiendo a un asesor político independiente como su jefe de gabinete; un asesor clave que le ayudará a conformar su mandato”. El principal asesor del presidente, Iván Redondo, tiene 37 años y ninguna afiliación política, y es el estratega político y de comunicación de un Presidente que nunca ha ganado unos comicios, que solo cuenta con 84 escaños parlamentarios de un total de 350, con pocos -si es que tiene alguno- aliados de confianza, que se enfrenta al desafío constitucional de Cataluña y que lo está apostando todo por las próximas elecciones generales, que se celebrarán como tarde en 2020.

Redondo fue de las pocas personas -todos los demás eran cargos socialistas- que estuvieron presentes en la reunión del 25 de mayo en la que Sánchez decidió lanzar el ataque parlamentario a Mariano Rajoy que terminó con el líder socialista en La Moncloa, según dos de las personas allí presentes. Desde entonces, pocos miembros del Gobierno han despertado más interés de los medios. El hecho de que Redondo haya trabajado para el PP de Rajoy, y su inclinación por las iniciativas arriesgadas le han convertido en objeto de intenso debate, especialmente en el seno del PSOE. El puesto de jefe de gabinete es muy delicado”, comentaba José Luis Ayllón, antecesor de Redondo en el Gobierno de Rajoy. “A veces hay que llamar a los ministros para darles instrucciones en nombre del Presidente, a pesar de tener un rango inferior”.

El PSOE resta importancia al papel de Redondo. Un alto cargo del partido negaba desde el anonimato que Redondo sea el asesor de máxima confianza de Sánchez, apuntando en su lugar a la vicepresidenta Carmen Calvo. Otro alto cargo del Gobierno, entretanto, comentaba que Redondo habría concluido su “periodo de gracia” tras una errada iniciativa mediática; una serie de fotos de las manos de Sánchez tuiteada desde la Moncloa con el texto: “Las manos del Presidente marcan la determinación del Gobierno”. Redondo niega ser responsable de las fotos. Miguel Ángel Oliver, Secretario de Estado de Comunicación asegura que la iniciativa salió de su oficina.

Redondo también ha adoptado un perfil más bajo en su nuevo puesto; por lo menos en público. En privado, sigue cultivando a los periodistas, ante quienes presenta a Sánchez como un genio, al tiempo que se atribuye algunas iniciativas gubernamentales de éxito. No cabe duda de que ha tenido mucho que ver con el retrato público de Sánchez como un hombre decidido y de acción; en un intento por diferenciarle de la actitud de espera de Rajoy. Nacido en la ciudad vasca de San Sebastián, en 1981, Redondo se licenció en la Universidad privada de Deusto, iniciando su carrera profesional en consultoras y en el sindicato de enfermería, antes de su primera campaña para el PP contra los socialistas.

En el País Vasco, donde los conservadores estaban sumidos en el caos, diseñó una aplaudida campaña para el líder regional del PP, Antonio Basagoiti, en 2009. Un anuncio de campaña en televisión en el que se veía a unos niños diciendo “Quiero ser presidente”, apelaba al deseo de reconciliación tras la violencia separatista de ETA. El PP perdió, pero ayudó a sacar a los nacionalistas vascos del Gobierno y a que saliera elegido un líder socialista por primera vez desde la transición española a la democracia a finales de los años setenta.

Fundador de la empresa “Redondo y Asociados Consultores Políticos y de Comunicación” se ha desvinculado de la empresa, cuyo administradora es en estos momentos Sandra Rudy y se ha comprometido con Sánchez durante dos años.