Quim Torra pide la libertad de los “presos políticos” y la anulación de los juicios

La llegada de los presos independentistas catalanes, procesados por REBELION, sedición y malversación de fondos públicos, que llevan ocho meses en las prisiones de Soto del Real y Estremeras, cerca de Madrid, en régimen de prisión provisional, y que este Miércoles han sido trasladados a las cárceles de Lledoners en Santa Joan de Vilatorrada (Barcelona) y Puig de les Basses (Gerona), ha sido recibida por el Presidente del Parlamento catalán y por el Presidente de la Generalitat, como algo que se debía haber producido mucho antes al tiempo que han rechazado de plano que ese acercamiento, reconocido en la Ley Penitenciaria, sea un “gesto político”  y que forme parte de ningún tipo de negociación.

El presidente de la Generalitat Quim Torra, no se da ni mucho menos por “satisfecho” tras ese acercamiento a cárceles catalanas y ha exigido su “plena libertad”, así como la anulación de sus causas penales. “El acercamiento es una obligación legal, no es ninguna concesión política, ningún gesto político. Y, en ningún caso forma parte de una negociación”, ha insistido el señor Torra  en una declaración institucional a las puertas del Parlament junto al presidente de la Cámara Roger Torrent, a través de una declaración institucional pronunciada a las puertas del Parlament. “Cataluña no renunciará, – le ha recordado al Presidente del Gobierno-, a la libertad de los presos y el retorno del presidente Puigdemont y el resto de exiliados”.

“Puigdemont ha sido muy ingenuo” parece haberle respondido desde Bruselas el periódico De Tij que hoy publica una entrevista con la presidenta de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), Elisenda Paluzie, en la que insiste en que esa mano que parece tender el Presidente del Gobierno a los nacionalistas catalanes es “simplemente una operación de imagen” ya que Sánchez “no abrirá ningún verdadero diálogo político”. Como una capa roja para un toro. Ese efecto tuvo el anterior presidente del Gobierno aspañol, Mariano Rajoy, para los nacionalistas catalanes a lo largo de los últimos años. El malestar mutuo era tan profundo que parecía casi imposible salir de la peor crisis institucional desde el retorno de la democracia a fines de los años 70 del siglo anterior.

Durante sus primeras cuatro semanas como primer ministro, Sánchez ha hecho todo lo posible para acercarse a los catalanes, aunque sigue siendo un ferviente defensor de la unidad de España. Promete una reforma de la Constitución española y quiere modificar el sistema de financiación de las regiones. Se reabrirá la cuestión del Estatuto de autónomía para Cataluña, que fue impugnado por el Tribunal Constitucional. Y ya se ha llevado a cabo la promesa de transferir a los políticos catalanes encarcelados desde las prisiones madrileñas a las catalanas.

¿Se está gestando una evolucióńn positiva en el conflicto? “Soy bastante escéptica – dice la dirigente de la ANC- porque no olvide que Sánchez ha apoyado todas las medidas de Rajoy contra Cataluña con su partido durante los últimos meses”.

Según la Presidenta de la ANC, todo esto no va mucho más allá de una mera operación cosmética de comunicación de Sánchez y su equipo. “El nuevo primer ministro español quiere darle a la comunidad internacional la impresión de que Madrid está hablando con Cataluña. Pero Sánchez no quiere establecer un diálogo político real. Tendría que reconocer el derecho a la autodeterminación del pueblo catalán y eso no va a suceder” . Y es verdad  que bajo ningún concepto y ha quedado claro estos días, se va a aceptar ese derecho de autodeterminación que no es reconocido en la Constitución. El único paso que se ha dado es algo que parece evidente: que se va a hablar de todo, y por hablar que no quede, aunque el problema no está en hablar (en algún momento se habló del derecho de autodeterminación para rechazarlo entre Artur Mas y Rajoy, y  entre Puigdemont y Rajoy), sino, de acuerdo con el derecho de autodeterminación,  aceptar un Referéndum  pactado como insiste el señor Torra del que parece no querer renunciar bajo ningún concepto.

En principio,  ese hablar por hablar, el compromiso asumido por la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo y por la ministra  de Politica Territorial Maritxell Batet de que el Presidente de la Generalitat, en su reunión en la Moncloa, el próximo Lunes 9 de Julio, tendrá  libertad absoluta, sin cortapisas, para exponer lo que crea conveniente, ha permitido al gobierno de Sánchez, aprobar el decreto ley para la reforma de la Radio Televisión publica y la aprobación de los miembros del Consejo de Administracccion de RTVE, correspondientes al Congreso presentado por el PSOE y Podemos (Tomas Fernando Flores,  Rosa María Artal, Concha Cascajosa, Cristina Fallaras, Víctor Sampedro y Juan José Baños). Cuando se complete la lista de diez  miembros, que probablemente tendrán que ser nombrados también por el Congreso ante la mayoría del PP, en el Senado.  Y antes del día 18 será elegido Presidente del Ente el actual director de Radio 3 Tomas Fernando Flores.