Los cambios en  RTVE, primer conflicto grave del gobierno Sánchez

El primer intento para renovar la dirección de RTVE, con Tomás Fernando Flores, actual director de Radio 3, como Presidente del Ente Público, gracias al acuerdo entre el PSOE, Podemos y PNV, se ha frustrado por la oposición del PDeCat y Esquerra que alegan que no les han consultado para sacar adelante el primer decreto-Ley importante del nuevo Gobierno, relacionado con los cambios en la Televisión y la radio públicas. La lista de seis candidatos presentada para la aprobación en el Congreso, en la que estaba el candidato a la Presidencia, solo ha obtenido 150 votos, cuando se requería una mayoría de dos tercios: 234 diputados.

El miércoles se volverá  a votar en el Congreso y es posible que haya acuerdo ya que entonces se exige mayoría absoluta y el apoyo de cuatro grupos parlamentarios. Puede incluso que en la votación participe el PP que ha presentado su lista de diez candidatos, entre los que se encuentra uno a la Presidencia, que puede cambiar por el mismo que han presentado PSOE, Podemos y el grupo vasco y que llegó a la Radio Pública precisamente a propuesta del PP.

Con las votaciones en el Congreso y en el Senado de esa lista de diez consejeros  seis en el Congreso y cuatro en el Senado) que debían haberse aprobado hoy, y entre los que estaba el candidato elegido por PSOE, Podemos y PNV, entre profesionales de Radio Televisión Española para presidir el Ente, se iba a poner fin, a un auténtico vodevil que se ha desarrollado, en un fin de semana de tiras y aflojas en el que se han quemado a tres candidatos, en medio de una pelea en la que Pablo Iglesias ha exigido el cumplimiento de un pacto, que le permitía elegir a él, y a su partido, al candidato.

Ese pacto ha sido confirmado por la directora de Público Ana Pardo de Vera a quien Iglesias le ofreció el puesto y que, al final fue vetada por el PSOE, como también fue descalificado, esta vez por los profesionales de la radio televisión pública que ha tenido un papel de protagonista en defensa de la independencia y la profesionalidad del medio, otro candidato elegido por Iglesias, Andrés Gil,  que parecía no responder al perfil que esperaban los profesionales del medio en sus protestas vestidos de negro.

Como sería la elección del último de los candidatos que han sido los profesionales de la Casa los que mediante sus protestas, han impedido esa última operación  a la que había renunciado coherentemente el propio candidato, colaborador de Iglesias en el canal Iraní en el que trabaja el líder de Podemos, al creer que no tenía el suficiente consenso y apoyo internos como para afrontar un reto tan importante, como para administrar un Ente de más de 6.500 trabajadores y un Presupuesto de mil millones de euros para cinco cadenas de televisión  (contando con el Canal internacional y el Canal 24 horas)  y seis canales de radio.

La forma en que se ha realizado todo el proceso, sin contar siquiera con el resto de los partidos que tenían que apoyar el nombramiento (algo realmente insólito), el quemar a un grupo de profesionales a los que se les ofrece el puesto sin pensar siquiera si responden al perfil que se exige para un candidato especial, y de una especifica formación  que además tenga el máximo consenso, indica hasta qué punto una televisión independiente interesa tanto a los que acaban de instalarse en el poder como los que han sido desplazados del mismo. El espectáculo del fin de semana, ha sido un auténtico vodevil y el primer gran disparate del nuevo gobierno.

Algo que puede repetirse si no están engrasadas las posiciones de Sánchez  e Iglesias, a quien se le habría concedido la capacidad para el nombramiento del candidato. Junto a este nombramiento parece que Podemos también tendrá luz verde para nombrar al Presidente de la Agencia Efe, el principal medio de comunicación que tiene nuestro país de cara a América Latina, Europa y Medio Oriente, Efe, sin duda, es una de las grandes Agencias informativas internacionales, y con un gran prestigio internacional. Junto a esto, militantes de Podemos ocuparán  puestos importantes en empresas públicas.

Con solo 84 diputados, Podemos se ha convertido de este modo, en el partido de referencia de Sánchez, al tiempo que Pablo Iglesias parece haberse convertido en vicepresidente del Gobierno en la sombra. Y como tal se ha encargado de preparar el ambiente para el encuentro de Pedro Sánchez con el Presidente de la Generalitat Quim Torra. Un encuentro que  tras el grave incidente protagonizado en Washington con el embajador de España,  y el anuncio de ruptura de la Generalitat con la Casa Real, se debía haber replanteado y no acelerado.