Borrell no cree en un acuerdo con los separatistas de la leyenda negra

El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell ve muy difícil que pueda llegarse a un acuerdo con Cataluña, entre otras razones porque el Govern que preside Quim Torras no quiera llegar a ningún acuerdo. Son reflexiones del Ministro español  que forman parte de un plan que  ha iniciado desde su llegada al Ministerio para lo que él llama “silenciar la leyenda negra”, algo que se ha convertido en prioritario y que ya ha empezado a explicar a toda la prensa internacional. Las últimas explicaciones han sido para el periódico The Guardian, la Agencia norteamericana Bloomberg y el digital español El Confidencial.

Además de hacer frente a potenciales guerras comerciales, crisis migratorias y repercusiones del Brexit, Borrell pretende acabar con la leyenda negra de España: las criticas constantes que denuncian que España es un país retrógrado y autoritario. Para el responsable de Exteriores esta “leyenda negra” se ha ido  forjando desde la crisis independentista de Cataluña del año pasado, tras perder la batalla de la comunicación.

A Borrell le consternó la forma en que la opinión internacional se volvió en contra de España, cuando la policía recurrió a la fuerza para intentar detener el referéndum de independencia en Cataluña. Según él, el gobierno del depuesto presidente Mariano Rajoy permitió que los separatistas regionales retratasen una España cruel y dogmática.

“La leyenda negra ha vuelto”, dijo Borrell en una de sus entrevistas con la prensa extranjera y parte de la cual ha sido publicada por Financial Times y otros medios internacionales, en referencia a la teoría de que la historia ha demonizado injustamente a España, centrándose en la intolerancia religiosa del país, la represión política y la inquisición española.

“La opinión pública internacional y los intelectuales aceptaron en gran medida el discurso separatista, hablando de España como si hubiésemos vuelto a tiempos de Felipe II (en el siglo XVI) o del general Franco”, dijo Borrell “Probablemente este sea uno de los motivos por los que decidí asumir la responsabilidad de ser ministro… creo que España tiene que mejorar su forma de explicar lo que está sucediendo en Cataluña y el resto del país”. En los últimos años, este político de 71 años se ha convertido en una de las voces más críticas con el nacionalismo catalán, y ha escrito varios libros contra el argumento económico de la independencia catalana. A los separatistas les espantó que el nuevo presidente aspañol, Pedro Sánichez, nombrasse a Borrell. “¿Es este el gesto de desescalada que pretendía enviarnos?”, escribía en Twitter el ex líder catalán Carles Puigdemont.

Haga lo que haga el Gobierno español es muy  improbable que los separatistas catalanes vayan a dejar de criticar el sistema judicial español y la democracia, que consideran desfavorables a sus propios intereses. Joaquim Torra, el actual líder catalán, dijo en su día que los españolas “sólo sabían saquear”. Borrell considera que el Gobierno necesita contraatacar con el argumento de la razón. “Si creen que el sistema judicial no es independiente, ahí tienen la sentencia del caso Gürtel”, que es el elemento definitivo que ha allanado el accedo al poder de los socialistas de Sánchez y la caída del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

Sobre la cuestión de la independencia, Borrell dijo que España necesitaba explicar mejor que la independencia de Cataluña sería inconstitucional y, por tanto, legalmente inadmisible. “Las constituciones de Francia y Alemania no permiten referendos vinculantes sobre la independencia”. Cuando los separatistas dicen que nuestra democracia es de mala calidad por el hecho de que no se contemple la celebración de un referéndum, entonces la de Francia y Alemania también lo son”.