Paréntesis de espera para la entrada en prisión de Urdangarin

A menos que la Audiencia Provincial de Palma decida no ejecutar la sentencia ante posibles recursos, entre ellos uno ante el Tribunal Constitucional, Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI   y esposo de la infanta Cristina, entrará en prisión en los próximos días, de acuerdo con la sentencia que el Supremo ha hecho pública este Martes.

La Sala Penal del Tribunal Supremo condena al esposo de la infanta Cristina, a una pena de cinco años y 10 meses de cárcel por los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias. La sentencia del Supremo rebaja en cinco meses la que le impuso la Audiencia de Palma el 17 de febrero de 2017, ya que el alto Tribunal le ha absuelto del delito de falsedad en documento público cometido por funcionario al entender que no ha quedado probada su intervención. Es prácticamente la misma pena con la que se condena a su socio Diego Torrres y, al contrario que el caso Gürtel, la sentencia  libra de prisión a las esposas, la infanta Cristiana y  Ana Maria Tejeiro de posibles delitos fiscales aunque no de “participes a título lucrativo” de las malversaciones de caudales públicos que hicieron sus esposos.

Ahora será la Audiencia de Palma la que tendrá que decidir cuando entra en prisión el Duque de Palma, si bien tiene  todavía la posibilidad de presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional. Es norma que en penas superiores a cinco años, la Audiencia ordene prisión, algo que puede ocurrir en los próximos días cuando se produzca la correspondiente vistilla en la Audiencia de Palma. Sería el último acto público, a la espera de recursos, del interminable Caso Nóos, uno de los casos más escandalosos de corrupción y de tráfico de influencias ocurrido en el país en los últimos años.

El caso Nóos y la imagen de la hermana del rey, Felipe VI, Cristina de Borbón, sentada en el banquillo de los acusados, ha sido uno de los golpes más duros que ha sufrido la Monarquía española en un periodo especialmente difícil para la Institución tras al accidente del rey Juan Carlos en una cacería en Botsuana, precisamente un 14 de Abril aniversario de la República. Todos los detalles que rodearon este desdichado accidente y las conexiones de Urdangarin con el Palacio de la Zarzuela, a través del secretario de la Infanta, Carlos García Revenga, según versión del socio del Duque de Palma, Diego Torres, desencadenaron la dimisión del rey Juan Carlos, hace ahora en Junio cuatro años. La versión de Torres es que tanto él como el Duque tuvo informado al Palacio de la Zarzuela de todas las operaciones que se venían realizando.

Todos estos acontecimientos desencadenaron una crisis interna en la Familia Real, hasta el punto que el actual Rey, con el apoyo de la reina Letizia, apartó a su hermana del protocolo real, le quitó al matrimonio el título de Duques de Palma, y se rompió prácticamente las relaciones entre hermanos. Esas relaciones, a pesar de los intentos de la reina Sofía y de la infanta Cristina,  no se han recuperado, sino por el contrario se han deteriorado, hasta el punto que con la única que  el matrimonio Urdangarin-Borbón, mantiene unas relaciones cordiales con la Familia Real es la reina Sofía, que suele visitarlos en el práctico exilio que mantienen en Suiza, donde Urdangarin no hace prácticamente nada, no tiene ningún tipo de trabajo y se dedica a ayudar a las labores domésticas.

La entrada en prisión del cuñado del Rey, supone otro golpe a la Monarquía, pero demuestra también, a pesar de una creencia bastante generalizada de que se libraría de la cárcel, que la Justicia ha actuado y que en el ambiente enrarecido de corrupción que rodea la vida pública española, el cuñado del actual Rey, pasará varios años en una cárcel, que puede ser la misma en que cumplió condena el ex director de la Guardia Civil, Luis Roldán. Se trata de la cárcel de mujeres de Brieva (Ávila), donde existe un pabellón especial  para hombres. La sentencia contra Urdangarin se hace pública en vísperas del cumpleaños de la infanta Cristina, y días antes de que se cumpla el cuarto aniversario de la abdicación del Rey Emérito.