Nuevo Gobierno: sorpresa en Europa por el feminismo de Sánchez

Dentro de la mayor normalidad se ha producido este Jueves la jura del nuevo Gobierno ante la presencia del Jefe del estado, el rey Felipe VI, y su toma de posesión, en un ambiente distendido de colaboración con los Ministros salientes, que tiene poco que ver con el ambiente de crispación existente en algunos sectores del Partido Popular que han llegado a poner en duda la legalidad del espectacular cambio político que se ha producido en el país de forma vertiginosa, a través de, han insistido, de una “moción de censura no constructiva”.

El nuevo Gobierno, recibido con esperanza en los más importantes sectores económicos y políticos del país, después de una crisis que ha provocado hasta la retirada de la política de Mariano Rajoy y la convocatoria de un Congreso extraordinario para proceder a su sucesión, ha generado tranquilidad en Bruselas, especialmente por la presencia en Economía de Nadia Calviño, una eficaz funcionaria española dedicada profesionalmente a Europa, y que hasta ahora, ha llevado la responsabilidad de los Presupuestos.

Ese apoyo europeo, en unos momentos de crisis y euroescepticismo, acentuados  por la formación del nuevo Gobierno italiano que ha tenido efectos inmediatos en las Bolsas y en la prima de riesgo de los países del Sur, entre ellos España, es sin duda, una de las bazas con las que cuenta el  nuevo Gobierno, apoyado en una minoría parlamentaria de 84 diputados, y con unos socios, contemplados en Europa con escepticismo y preocupación por su populismo, por su radical nacionalismo o por su no ocultado antieuropeísmo.

Repasando los grandes medios informativos internacionales puede concluirse que todos piensan que estamos ante un Gobierno sólido, capaz, claramente feminista y, formado por Ministros y Ministras solventes y preparados, y comprometidos con un proyecto que va más allá de una pura provisionalidad, aunque no dejan de reconocer su debilidad parlamentaria. La airada reacción del líder de Podemos Pablo Iglesias, quejoso de no haber sido consultado por el presidente Sánchez (algo que oculta el que no se haya contado con él para formar parte de ese Gobierno) indica la debilidad de esos apoyos.

El temor a que Sánchez terminase haciendo un Gobierno con populistas e independentistas, está en muchos análisis y hasta en titulares como el informe  de  Político Europa que asegura que “el español Sánchez elige su equipo para disipar los temores de un Gobierno Frankenstein”.  El nuevo Gobierno, dice el digital político de prestigio, “se encuentra firmemente anclado en el centro izquierda, tiene un número de mujeres récord y cuenta con caras conocidas para Bruselas, en un intento de tranquilizar a la UE y los mercados, sobre el compromiso de España con el bloque y con la disciplina fiscal”.

“El elenco ministerial elegido por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez pretende mostrar que España no es Italia” es el titular del Wall Street Journal, la Biblia del mundo económico norteamericano, que destaca que se trata de un Gobierno compuesto por ministros pro- europeos y en su mayoría mujeres, lo que da al traste con las comparaciones de España con la agitación política que está viviendo Italia con sus movimientos antisistema. “Sánchez ha elegido al expresidente del Parlamento Europeo como Ministro de Exteriores y a la Directora Presupuestaria de la UE como Ministra de Hacienda, lo que pone de relieve su compromiso con el bloque y aumenta la influencia política española en Bruselas”.

“Sánchez siempre se ha definido como un gran defensor del proyecto europeo, y fuentes próximas al nuevo Gobierno socialista comentan – versión del Financial Times –  que Sánchez ha querido ir más allá y reforzar el papel de España en el debate sobre integración europea, que arrancó hace un año con la elección del reformista Emmanuel Macron como Presidente de Francia. El reto europeo, la presencia mayoritaria de mujeres en el Consejo de Ministros y el problema del independentismo, son los grandes rasgos que destaca la prensa francesa como Le Figaro que habla de una  solución intermedia entre el actual status quo y el independentismo. “Pero el Gobierno Sánchez tiene una minoría estrecha en el Parlamento a la que le quedan dos años de mandato y no tendrá sin duda tiempo para desarrollar un proyecto tan ambicioso. Quizás podrá al menos limpiar de minas el terreno en Cataluña”.

“España en manos de las mujeres” es el titular que domina en la prensa italiana que se sorprende de que el Consejo de Ministros este formado por once mujeres y seis hombres. “De Economía a Defensa, 11 ministras de relieve y sólo 6 hombres. En el equipo dos gays” es el titular de La  Repubblica, mientras La Stampa coincide con la tesis de este cronista (ver republica.com “Un gran gobierno con el que Sánchez intentará agotar la legislatura“) al defender que el  camino es muy complicado, pero las decisiones de Sánchez dejan entrever la ambición de gobernar verdaderamente, y no sólo de llevar el país hacia elecciones anticipadas, como piden a gritos los liberales de Ciudadanos, que encabezan los sondeos.

Resumiendo: El nuevo Gobierno del socialista Pedro Sánchez, un Gobierno de altos funcionarios, militantes de izquierdas, políticos experimentados, una mayoría abrumadora de mujeres, y hasta un astronauta, pretende ser conciliador, progresista y espera, sobre todo, proyectar una imagen de estabilidad, después de la agitación registrada estos últimos días, en los que el país ha cambiado radicalmente.