Un gran Gobierno con el que Sánchez intentará agotar la legislatura y… ganar

El nuevo presidente del Gobierno Pedro Sánchez, el primero que llega al poder a través de una “moción de censura”, un procedimiento tan constitucional como la propia investidura, aunque haya sido puesta en duda por el presidente del Gobierno derrocado Mariano Rajoy, al no considerarse una moción de censura “constructiva”, ha hecho público este Miércoles, cinco días después de su nombramiento, la lista de su Gobierno, que se reunirá este Viernes en su primer Consejo de Ministros.

Los apoyos parlamentarios con los que ha nacido el nuevo Gobierno, ha necesitado de un ejercicio de imaginación por parte de Sánchez y de su equipo para formar un equipo ministerial de primera, sólido, formado casi en su totalidad por mujeres (que en algo responde a las movilizaciones que han venido produciéndose en las últimas semanas), con algunos hombres como excepción, y en el que se mezclan una formación muy por encima de la que, últimamente, ha venido teniendo la clase política, una experiencia contrastada y una generosidad por parte de los que llegan al cargo que demuestra todo un talante, ante el difícil reto al que tienen que hacer frente con solo 84 parlamentarios y con unos apoyos muy precarios.

El nuevo Gobierno integrado por once mujeres y seis  hombres, es de los mejores que se ha formado en estos cuarenta años de democracia, que viene a reforzar la fuerza política del Presidente, en un escenario en el que Podemos ha venido reclamando su precio para entrar en el Gobierno, por el apoyo en la moción de censura y machacando con un mensaje que no deja de ser un lugar común “un Gobierno con 156 diputados, es más sólido que un Gobierno con 84 diputados”. Quejosos, se limitan a repetir, también machaconamente, que Sánchez no les ha llamado para nada, ni para ofrecerles nada, ni para consultarles nada.

El Gobierno comunicado al Rey la tarde de este Miércoles, tiene un punto de referencia que no es precisamente Carmen Calvo, la vicepresidenta y ministra de Igualdad, sino el ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell, amigo personal y  consejero de Sánchez, en su duro recorrido de recuperación del poder en el partido y en la estrategia que ha habido que seguir para hacer frente al desafío independentista. Un desafío que permanece tan vivo o más, que con Carles Puigdemont y que está ahora en manos de un supremacista y un racista como Quim Torra, un auténtico político “Naif”, que quiere presentarse como un intelectual, pero que sólo es una marioneta del expresidente fugado. Y una clave que es Europa preocupada por los apoyos con los que ha llegado Sánchez a la Presidencia del Gobierno.

Por eso, con la vista puesta en Europa han sido dirigidos también el nombramiento de Borrell, expresidente del Parlamento Europeo y el de la ministra de Economía  Nadia Calviño, directora general de los Presupuestos europeos. Son, los dos, la garantía de que se cumplirán  la política de Bruselas y que no estamos, como muchos creen, en una situación similar a la de Italia. Por otra parte, el resto del equipo femenino de Sánchez hay que decir que está muy por encima de la media. María Jesús Montero, consejera de Hacienda de Andalucía, tiene sobre todo experiencia ya que forma parte del Gobierno andaluz desde hace 16 años, y es una de las posibles candidatas a la sucesión de Susana Díaz.  Meritxell Batet, PSC, fue de las que se mantuvo en el “No es No” a Rajoy y se va a hacer cargo de la cartera de Administraciones Públicas, y otra “sanchista” la valenciana, Carmen Monton, la que ha desprivatizado la sanidad autonómica, hará lo mismo en la Sanidad Nacional…

Una experta internacional en Cambio Climático, Teresa Ribera, que cuenta con el apoyo de los ecologistas, ocupará la cartera de Medio Ambiente, Clima y Energía;  Dolores Delgado una  fiscal progresista de la Audiencia Nacional y muy cercana al juez Baltasar Garzón ocupará la cartera de Justicia, la cartera que desde hace días se le adjudicaba, junto a la de Interior, a Margarita Robles, substituida en la portavocía del grupo parlamentario por la asturiana Adriana de la Lastra (puro aparato) y del equipo personal de Sánchez. La encargada de ponerse al frente del Ministerio de Justicia, es una mujer dura a la que es muy difícil convencerla para que cambie de opinión, y junto al nuevo fiscal general del Estado, combatirá en todo lo que pueda la corrupción.

La cartera de Trabajo se encargará otra “sanchista” de Castilla.-La Mancha, Magdalena Valerio, ex consejera de la Autonomía, especialista en pensiones y responsable dentro de la Ejecutiva socialista de Seguridad Social. En Educación estará  Isabel Celaa. Del círculo de Patxi López, cuyo principal reto será enfrentarse con los cambios de la polémica Ley Wert. A Agricultura va la diputada de la Asamblea de Madrid  y secretaria de Desarrollo Sostenible  en el PSOE madrileño, así como portavoz  de Presupuestos, Economía Empleo y Hacienda en la Asamblea madrileña, Reyes Maroto. Cierra la lista femenina  Margarita Robles que se encargará de la cartera de Defensa.

Quitando al Presidente del Gobierno, solo hay cinco ministros varones: el de Exteriores Josep  Borrell; el de Interior  Fernando Grande Marlasca magistrado de la Audiencia Nacional Presidente de la Sala de lo Penal y vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del PP;  el de Fomento José Luis Ábalos ; el de Agricultura, el andaluz Luis Planas que se presentó a las primarias frente a la presidenta Susana Díaz ; el de Cultura, Deporte y lucha contra el Machismo Máxim Huertas, periodista y escritor y conocido como presentador de Televisión y ex colaborador del programa de Ana Rosa en Tele 5, y por último, la gran sorpresa del primer astronauta español Pedro Duque que se pondrá al frente de un superministerio que incluirá Ciencia, Innovación y Universidades.

En resumen un gran Gobierno, de primer nivel, capaz, que representa a lo mejor de la sociedad española y que no parece nombrado, ni mucho menos, para un periodo corto seguido de un adelanto electoral, sino todo lo contrario: estamos ante un Gobierno para agotar la legislatura  y que si puede, intentará ganar las elecciones generales.