El PNV vuelve a salvar al herido soldado Rajoy

Hace exactamente un mes este cronista (ver republica.com “PNV: salvar al soldado Rajoy“) adelantaba que la salvación política de Rajoy, no estaba en las encuestas, sino en la ayuda que le pudiesen dar los nacionalistas vascos a los que Rajoy lleva tratando, desde hace más de  un año, con guante de seda y mano generosa con el ‘cupo’ y con cuantiosas y millonarias inversiones. Por eso, el PNV ya hace un mes, había decidido salvar al soldado Rajoy, a pesar de las dificultades, de las promesas de solidaridad con el independentismo catalán y de las encuestas. Las encuestas para Rajoy, no solo no han mejorado, sino que han tendido a empeorar como reflejo de la crisis política en la que se encuentra el Gobierno, su Presidente, y el partido en el poder, por el empuje imparable de Ciudadanos y el desgaste de una corrupción que no cesa. La salvación del Soldado Rajoy se ha vuelto a producir este año, pero en peores condiciones políticas del salvado, profundamente herido desde el punto de vista político.

Esta tarde pues, el Congreso de los Diputados, pendiente de Cataluña donde el presidente Quim Torra, no ha querido traspasar la línea roja del Código Penal y ha decidido suspender la imposible toma de posesión de concellers presos o exilados, y cuyos nombramientos el Gobierno se niega a publicar en el Diario Oficial de la Generalitat, se producía la aprobación de los Presupuestos y la salvación política hasta 2020 (si no se complica todo, que también es posible) del Presidente y soldado del PP, Mariano Rajoy Brey.  Ha sido a primera hora de la tarde, cuando el PNV, tras las primeras  votaciones en apoyo al Gobierno sus cinco diputados han anunciado que respaldarán los Presupuestos  “por responsabilidad” y pese al 155. Tras llevar el suspense hasta el final, los nacionalistas vascos confirmaban así su decisión de cumplir los compromisos con el Ejecutivo en las cuentas del Estado pese a la vigencia del artículo 155 de la Constitución para mantener la intervención de la Generalitat de Cataluña.

Según una nota de Euzkadi Buru Batzar (EBB), el PNV decidía  apoyar los presupuestos porque “pese a nuestra negativa a negociar los PGE de 2018 , si el artículo 155 seguía en vigor en Catalunya, y que esta era una cuestión de principios. Hemos mantenido esta posición hasta hoy por principio de responsabilidad: entendíamos y entendemos que lo responsable con Catalunya, pero también con el autogobierno de Euskadi, era y es actuar de contrapeso en el Estado para contribuir al levantamiento del 155”.

Pero a pesar de que todo estaba decidido, el misterio y el suspense ha durado hasta la publicación de esa nota  oficial, minutos antes de la votación de esta tarde decisiva de Miércoles, aunque desde el Martes se sabía que la Ejecutiva del partido, ya había decidido seguir adelante mientras permanecía pendiente de la decisión del Juez Llarena, sobre si facilitaba o no la incorporación de Rull y Turull al nuevo Govern con lo que se levantaría automáticamente el artículo 155, condición que el partido vasco, ponía para votar los Presupuestos de Rajoy y salvarlo hasta las próximas elecciones generales, como le salvó con los anteriores Presupuestos.

Entonces, con gran cabreo de Ciudadanos fue el Cupo. Este, ha sido inversiones en el País Vasco por un valor superior a los quinientos millones de euros y la baza política de la subida de las pensiones de acuerdo con el IPC, que han podido más que la solidaridad del 155 que continúa pero que no paraliza los Presupuestos aprobados hoy y de lo que estaban informados los diputados del PDeCat y de Esquerra a través de diputados catalanes en el Congreso.

Los nacionalistas han ido preparando durante estas últimas semanas el cambio de rumbo con una labor pedagógica para transmitir el mensaje de que era mucho más importante, al margen de la estabilidad política, la relevancia de la tramitación, especialmente “de lo relativo a las pensiones y a las cuestiones vinculadas a la denominada Agenda vasca”. Reconociendo que este tiempo no ha sido bien aprovechado entre la Administración del Estado y las instituciones catalanas, el PNV apuesta por seguir trabajando en la acción política de desactivar el artículo 155,  (como trabajó, en su momento, para convencer a Puigdemont  que convocase elecciones autonómicas y no despeñarse con  la Declaración de Independencia), pero dando luz verde con su voto un nuevo respiro a Rajoy y a su Gobierno y convirtiéndose casi, en socio de referencia más que incluso Ciudadanos, que aparece, oficialmente, como tal.