La casa de Iglesias-Montero, traspasa las fronteras…

A partir de este martes y hasta este domingo, los inscritos en Podemos (cifra oficial de medio millón), aunque inscritos activos se reducen a poco mas de 155.000, que son los que votaron en la consulta de Vistalegre II, podrán pronunciarse si revalidan el mandato del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y de la portavoz parlamentaria, y pareja del líder, Irene Montero.

La consulta que ha originado una gran división dentro del partido, se produce tras la polémica sobre la compra de un chalet a las afueras de Madrid valorado en 600.000 euros. Algo que ha producido un auténtico debate sobre la ética de unos dirigentes políticos que fundaron Podemos para que una nueva clase política, conectada con “la gente”  y no con la llamada “actual Casta”, que a gritos en las calles tras el movimiento del 15 M, fueron criticadas en tanto decían “no nos representan”. La decisión de la consulta, tomada personalmente por la pareja, sin ningún tipo de intercambio de información con la organización, ha sido interpretada como un intento de blanqueo, y como una decisión polémica y discutida, que trasciende del ámbito estrictamente personal.

Además, un tema estrictamente personal ha sido trasladado al ámbito político, algo contra lo que se han manifestado diversas organizaciones del partido en Madrid, Asturias y Andalucía. Ha sido precisamente en Andalucía, feudo del sector anticapitalista, donde se han producido más reacciones en contra de la operación inmobiliaria de la pareja política de Podemos, hasta el punto que el alcalde de Cádiz, José María González  “Kichi”, pareja de la dirigente anticapitalista Teresa Rodríguez, ha defendido su piso de “currante”, al tiempo que recordaba que Podemos no debía parecerse a la “casta”, y que Iglesias y Montero no habían medido bien las consecuencias de su decisión.

Aparte de las críticas que ha provocado la compra de la mansión, muchos comentarios se han centrado, según ha recogido el portal especializado Bolsamanía, en las condiciones del crédito. Según el portal, Pablo Iglesias e Irene Montero tienen el mejor préstamo hipotecario que se puede conseguir en España: una hipoteca a tipo fijo con solo un 0,5% de interés durante 30 años. Estas inigualables condiciones -la mejor hipoteca en el mercado ofrece un 1,5%- son las que le ha concedido la cooperativa catalana Caja de Ingenieros de Barcelona, entidad donde ha ingresado Podemos parte de las subvenciones oficiales de las últimas elecciones generales. Estas condiciones son inigualables para el ciudadano de a pie incluso aunque se tratara de una hipoteca a tipo variable.

Todos estos detalles han indignado a la pareja de dirigentes políticos que se ven objeto de una persecución política y mediática, y que acusan a los periodistas de violar el ámbito privado ajeno a la política, cuando han sido los de Podemos los que han implantado las protestas en las puertas de domicilios particulares y familiares, y delante incluso de niños pequeños. Pero no solamente es la prensa nacional la que debe preocupar al secretario general de Podemos y a la portavoz parlamentaria Irene Montero, haciendo un rápido recorrido por la prensa internacional puede comprobarse que el interés por el tema no solo es español.

“Político de izquierdas español es tachado de hipócrita por la compra de una casa. Las críticas giran en torno a la visión financiera de Pablo Iglesias. El líder ha sido acusado de hipocresía” (Agencia Bloomberg). “Pablo Iglesias e Irene Montero acusados de traicionar los principios del partido por comprar una casa de 600.000 euros” (The Guardian). “El Chalet con piscina que abochorna a los cónyuges de Podemos Izquierda radical en el punto de mira. Una casa de ricos para Iglesias y su señora, paladines de la política antiburguesa (La Repubblica). El Líder y la portavoz de Podemos en el Congreso quieren callar con un referéndum las críticas de que han sido objeto” (Diario de Noticias).