PNV: Salvar al soldado Rajoy

En uno de sus peores momentos, con la crisis abierta en Madrid por el interminable caso del máster de Cristina Cifuentes y pendiente de una moción de censura para desplazar a su partido de la Comunidad de Madrid; con un enfrentamiento grave entre el poder judicial y el Ejecutivo por el pulso que su Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro le está echando al juez del Supremo Pablo Llarena, empeñado en que no ha salido un sólo euro de la Generalitat para el Referéndum del 1-0 y, con unas encuestas que cada día que pasa reflejan un progresivo hundimiento electoral, y una desesperada huida de votos populares hacia Ciudadanos, todavía el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confía en poder terminar la legislatura.

Su balsa de salvación no está en las mejora de las encuestas, sino en la ayuda que le pueda prestar el Partido Nacionalista Vasco al que Rajoy lleva tratando, desde hace un año con guante de seda y mano generosa con el ‘cupo’ y con cuantiosas inversiones. Por eso el PNV ya ha decidido salvar al soldado Rajoy, a pesar de las dificultades, de las promesas y de las encuestas. Las encuestas no solo no mejoran sino que tienden a empeorar como reflejo de la crisis política en la que se encuentra el Gobierno y partido en el poder. La de hoy mismo, la que publica ‘El Periódico de Cataluña’, realizada por el Gabinete d’Estudis Socials i Opinió Pública (GESOP) es, en este aspecto, demoledora.

El PP se hunde y Ciudadanos estaría en condiciones de pasar del 12,9% de los votos que cosechó en el 2016, al 28,5%, y de los 32 diputados actuales hasta casi los 114. El Partido Popular se colocaría en un 21%, a sólo medio punto del PSOE (20,5%) y el cuarto puesto lo ocuparía Podemos con un 18,1%. Los Populares se situarían en una horquilla de 79-82 diputados. Los socialistas pasarían de 85, a una horquilla de 75-79 diputados. Y, Podemos, de sus 71 parlamentarios actuales, se quedaría en 55-59. Solo habría posibilidad de mayoría con un acuerdo PP-Ciudadanos o PSOE-Ciudadanos.

Ante esta situación, Rajoy cree que su única salvación está en el PNV que el año pasado a última hora le dio el “sí” a los Presupuestos de 2017 y que, ahora, ya ha empezado a dar muestras de que está dispuesto a echarle un salvavidas para que pueda aprobar los Presupuestos de 2018. Por lo pronto, el  pasado viernes, venció el plazo y los nacionalistas vascos no presentaron ninguna enmienda a la totalidad, a pesar de que no se ha cumplido la condición que habían puesto para echar una mano al soldado Rajoy: el levantamiento del artículo 155 de intervención en Cataluña, ante la sospecha de que lo que Puigdemont pretende es volver a ser investido Presidente o ir a unas nuevas elecciones autonómicas.

La  nueva prueba de esa salvación se producirá este jueves cuando se tenga que votar en el Congreso de los Diputados las enmiendas a la totalidad. En principio el soldado Rajoy cuenta con los apoyos de su partido, de Ciudadanos y del PNV para que, con 175 votos, a la tercera votación, caigan todas las enmiendas a la totalidad, y quede el horizonte despejado para la aprobación definitiva de los Presupuestos el 28 de Junio. En esa fecha ya se sabrá el destino de Cataluña ya que si no hay presidente el 22 de Mayo, quedaran convocadas las nuevas elecciones 54 días más tarde, es decir, el 15 o 16 de Julio.

Con los Presupuestos aprobados, el soldado Rajoy seguirá librando batallas hasta diciembre de 2020,  final de la legislatura, después de las elecciones al parlamento europeo y de las municipales y autonómicas de 2019…