El Mastergate y el cierre de la crisis de Podemos por decreto…

El “Mastergate” que está viviendo la Presidenta de la Comunidad de Madrid ha provocado la aparición  de falsos currículos en numerosos políticos de casi todos los partidos;  el descubrimiento de toda una red clientelar en la Universidad Juan Carlos I en poder, sobre todo, del catedrático de Derecho Constitucional Enrique Arias Conde y su chiringuito de Másteres, el  Instituto de Derecho Público y , el anuncio de una moción  de censura contra la Presidenta de la Comunidad,  presentada por el líder de la oposición, el socialista Ángel Gabilondo a la que se sumaría Ciudadanos,  si a finales de este mes, el Partido  Popular no ha presentado un candidato para substituir a Cristina Cifuentes.

Por si  fuera poco, esa bomba de racimo en la que se ha convertido el “Mastergate”, ha alcanzado ahora a Podemos, ante las prisas del partido por nombrar, cuanto antes,  un candidato a las elecciones a la Comunidad que se celebrarán el año que viene. La situación larvada de crisis en la que se encuentra “Podemos” desde Vistalegre II, donde Pablo Iglesias asumió todo el poder de la organización tras la marginación de Iñigo Errejón, su sustitución de portavoz parlamentario por Irene Montero, su compañera sentimental, el abandono, de uno de los cofundadores, Luis Alegre y la marginación de otra Fundadora, Carolina Bescansa, ha vuelto a abrirse.

Esas diferencias se han reproducido  en el proceso de elección del candidato a la Comunidad madrileña, Iñigo Errejón , que según  ha  trascendido iba a llevar de número dos en las listas madrileñas  a Carolina  Bescansa , una de las “malditas ” de Iglesias. Bescansa, especialista en encuestas y análisis sociológicos,  lleva meses alertando a la dirección de Podemos de la baja progresiva en las encuestas y ha insistido en que el partido no tiene un proyecto para  España, especialmente desde que hizo un acuerdo con el partido “En Común”  de Ada Colau para las elecciones catalanas. Esas críticas terminaron con Bescansa casi al borde de la expulsión .

Este miércoles, en plena batalla por la preparación de las primarias, la bomba de racimo provocaba un auténtico terremoto en Podemos, al filtrarse  que Bescansa iba de número dos en la candidatura de Errejón  pero a cambio de un apoyo de Errejón y los Errejonistas ,  a una candidatura de Bescansa a las elecciones generales para desplazar a Pablo Iglesias de la secretaria  general del partido. Según las primeras versiones de la “conspiración” la propuesta literal según una filtración del Canal de Mensajería “Telegram” de Bescansa , la propuesta aspiraba ” a transformar  la Comunidad de Madrid en el  embrión del futuro Gobierno de España” . Bescansa desbordada por el efecto del terremoto en el partido, aseguraba que la propuesta no era suya, sino de su equipo y que, a la vista de la situación,  no aceptaba formar parte de la  candidatura Errejonista.

Errejón, igualmente desbordado por los efectos de la bomba de racimo, declaraba que no conocía la propuesta, que la propuesta le parecía  delirante y que proponía una candidatura de unidad con el responsable de Podemos en Madrid, su adversario Ramón Espinar La crisis era tan profunda durante la mañana de este Jueves que nadie quería dar la cara. Todos los responsables de Podemos que más críticos se mostraban con los políticos que no asumían sus responsabilidades y se presentaban solo en plasma,  estaban escondidos , sin saber que decir , a la espera que el líder máximo dijese algo o anunciase duras medidas disciplinarias.

Por fin,  a última hora de la tarde Pablo Iglesias comparecía en rueda de prensa acompañado de Errejón  ( “He escuchado a Iñigo y creo en él”)  y de Ramón Espinar para cerrar por decreto la crisis. El decreto pasa por mantener el  acuerdo y  los términos pactados antes de la grave crisis por los que Errejón tendrá el control tanto de las listas (un 60% de sus partidarios) como de la direción de la campaña electoral. En cambio, no tendrá decisión sobre las listas municipales en otras localidades madrileñas. Bajo esos términos se cierra, de forma provisional, una crisis provocada por los daños colaterales del llamado “Mastergate” que,..por ahora sigue y sigue….