El conflicto catalán entra de lleno en la Agenda Europea

Las últimas decisiones del juez Llarena sitúan a Cataluña (y posiblemente a España) en un auténtico atolladero, un callejón sin salida de consecuencias muy difíciles de prever. La Generalitat está en manos del Gobierno central , mientras que el Parlament está bloqueado por una mayoría soberanista enfrentada entre sí. Diez lideres independistas están en prision  y seis más han huido de España. Los partidos decapitados no son capaces de llegar a un acuerdo en lo que es un auténtico pantano . Pero España también está sumida en una crisis , en otra especie de pantano, del que le resulta difícil también salir ya  que , desde el punto de vista internacional , se ha complicado con la detención en Alemania del ex Presidente Carlos Puigdemont. Algo que según The New York Times que pone a prueba a la UE, a España y al independentismo catalán.

El arresto de Puigdemont también ha hecho que el tema catalán irrumpa de nuevo en la agenda europea, lo que pondría a prueba las relaciones hispano alemanas, en momentos en que los gobiernos europeos se habían mantenido al margen de las aspiraciones independentistas en Cataluña. El tema también desata cuestionamientos sobre si toda la Unión Europea concibe de la misma manera el Estado de derecho , y cómo va a responder a otros movimientos separatistas en la zona.El arresto de Puigdemont también ha hecho que el tema catalán irrumpa, de nuevo , en la agenda europea, lo que pondría a prueba las relaciones germanoespañolas, en momentos en que los gobiernos europeos se habían mantenido al margen de las aspiraciones independentistas en Cataluña.

El arresto del expresidente catalán se da en momentos críticos para el bloque europeo. Sigue pendiente la negociación final del brexit, la salida británica de la Unión Europea; en Italia hay una agitación populista después de una elección que favoreció al Movimiento Cinco Estrellas; en Francia va creciendo un descontento laboral contra Emmanuel Macron; las fricciones entre el liderazgo del bloque en Bruselas con los gobiernos de derecha de Hungría y Polonia ante denuncias de que están coartando derechos han resultado en un ambiente en el que no son bienvenidos nuevos retos a la unidad, y, más recientemente, ha habido una escalada en el conflicto diplomático con Rusia.

“También son momentos difíciles para el independentismo catalán, que parece estarse quedando sin opciones dentro del marco legal y político. Después de la declaración de independencia de finales de octubre, revertida, y de elecciones anticipadas, los tres partidos independentistas no han podido ponerse de acuerdo entre ellos para investir a un nuevo líder de la Generalitat”.

Pero que Puigdemont esté entre rejas no significa que los problemas de Rajoy hayan acabado, analiza el digital norteamericano ‘Político’. Para aprobar los presupuestos de 2018, el Gobierno en minoría del presidente del Gobierno ,necesita el apoyo de los nacionalistas vascos, quienes han prometido que no colaborarán hasta que las cosas vuelvan a la normalidad en Cataluña. El Gobierno también está a merced de las decisiones de países extranjeros. El destino de Puigdemont y de otros políticos que huyeron el país dependerá de las decisiones judiciales de Alemania, Reino Unido, Bélgica y Suiza. Los independentistas catalanes sostienen que España es un Estado autoritario, y que las acusaciones que penden contra sus líderes tienen una motivación política, así que utilizarán todas las barreras que impongan los jueces extranjeros para consolidar su causa.

Por todas estas razones Cataluña ha vuelto al centro del debate europeo y el arresto en Alemania, según Financial Times, ha situado su caso en el propio centro de Europa, dejando a los jueces alemanes la labor de juzgar las evidencias antes de decidir si extraditarlo a España.El ex líder catalán ha estado durante años intentando convertir la lucha independentista de la región en una causa europea, más que en una simple disputa interna española. Pero ha fracasado ,una y otra vez.

Pero su arresto del domingo en Alemania ha situado su caso en el propio centro de Europa, dejando a los jueces alemanes la labor de juzgar las evidencias antes de decidir si extraditarlo a España.

La cuestión catalana dominaba las primeras páginas de los periódicos de los Estados más grandes de la UE el martes por la mañana (ver republica.com)

El periódico alemán Frankfurter Allgemaine Zeitung sostiene que el ex presidente regional de Cataluña, mantuvo durante mucho tiempo la esperanza de que la UE intervendría como mediadora en el conflicto con el Gobierno español. Según sus cálculos, en ese caso podría negociar en igualdad de condiciones con Madrid. Pero los Estados miembros no se dejaron engatusar para este plan. El asunto debe solucionarse en el marco del orden jurídico español, se comentó fríamente en Bruselas. Pero con la detención de Puigdemont en la frontera alemana, el conflicto finalmente sí ha acabado en nuestro país, y partes interesadas siguen echando leña al fuego. La Izquierda reclama ya que se convoquen sesiones extraordinarias de comisiones parlamentarias del Bundestag. El vicepresidente del FDP, Kubicki, apuntó que considera descartada una extradición del catalán. Pero la encargada de tomar una decisión en esta cuestión no es la política, sino la justicia  Pero los Estados miembros no se dejaron engatusar para este plan. El asunto debe solucionarse en el marco del orden jurídico español, se comentó fríamente en Bruselas. Pero con la detención de Puigdemont en la frontera alemana, el conflicto finalmente sí ha acabado en nuestro país, y partes interesadas siguen echando leña al fuego. La Izquierda reclama ya que se convoquen sesiones extraordinarias de comisiones parlamentarias del Bundestag. El vicepresidente del FDP, Kubicki, apuntó que considera descartada una extradición del catalán. Pero la encargada de tomar una decisión en esta cuestión no es la política, sino la justicia de Schleswig-Holstein. .

Alemania, que quiere reformar a la Unión Europea, tiene que implicarse más. No basta con ponerse al lado del presidente francés Macron y hablar de la necesidad de que Europa sea mejor, más justa y más operativa. Razona el Berliner Zeitung. Eso solo ocurrirá si se mantiene como unidad. Y esta unidad está amenazada por el conflicto entre los catalanes y el Estado central español. Los acontecimientos de los últimos años han dejado claro que este conflicto no tiene solución sin mediación desde fuera. Una nueva tarea para los reformadores de la UE en Alemania y Francia; en el mejor sentido de la palabra, una tarea política a emprender.