Rajoy no quiere crisis de Gobierno y sustituirá solo a De Guindos

El Presidente del Gobierno se limitará, en los próximos días, a substituir al ministro de Economía Luis de Guindos, que este Lunes ha sido nombrado vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), cerrando la posibilidad de que se abra una crisis de Gobierno, como le piden muchos barones del partido, para que tome la iniciativa política ante una situación política en la que prácticamente están rotas las relaciones con Ciudadanos el aliado político de referencia del Gobierno,  y cuando todas las encuestas están reflejando un crecimiento del partido de Rivera, a costa precisamente del PP.

Frente a las presiones de los principales dirigentes del partido que serían partidarios de una renovación casi total del Consejo de Ministros para hacer frente a los retos electorales que se presentan en los próximos meses y a las dificultades de una legislatura que está paralizada, Rajoy, nada partidario de aventuras y de experimentos, pretende solo substituir a De Guindos, de entre una lista de nombres, que ha ido elaborando estos últimos días y no meterse en más florituras.

En esa lista está desde la actual ministra de Agricultura Isabel García Tejerina, hasta los hermanos Nadal (uno, Álvaro ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, y el otro, Alberto, secretario de Estado de Presupuestos) que han ido perdiendo poco a poco posibilidades. Uno por su enfrentamiento que ha tenido con las eléctricas y, el otro, por estar casado con la responsable de la Oficina Económica de la Moncloa con lo cual todo quedaría en casa. En la lista, también está un “eléctrico” que acaba de salir de Iberdrola, y que es compañero de Rajoy de estudios, Fernado Becquer y el que dicen que tiene más posibilidades, Ramón Escolano, exasesor económico de Aznar, expresidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

La elección de De Guindos para un puesto al que siempre ha aspirado, especialmente desde su frustrado intento de presidir el Eurogrupo, se ha producido después de la retirada de la candidatura del irlandés Philips Lane, el preferido por el Parlamento Europeo. La prensa, que recibió la decisión del Parlamento como un voto en contra del candidato  español, ha sido muy crítica con De Guindos, por su falta de independencia  ya que su origen es político y no técnico como establecen las normas del BCE. La prensa alemana (especialmente el Suddeutsche Zeitung) ha venido insistiendo en que la candidatura española, la misma que en su momento aspiraba a la Presidencia del Eurogrupo, no era buena.

Luis de Guindos, 58, no  dio una buena imagen en una conversación informal con los miembros del Parlamento Europeo. No fue así con su competidor, el gobernador del banco central irlandés, Philip Lane. “El irlandés Philip Lane es claramente el mejor candidato” y respondió con propiedad a todas las preguntas de la Cámara. Lane demostró ser un economista de perfil agudo y experiencia probada”, dijo el portavoz para política económica y financiera del grupo parlamentario de Los Verdes/Alianza Libre Europea (EFA) en el Parlamento Europeo, Sven Giegold, tras la sesión en la Comisión de la UE de Asuntos Económicos y Monetarios. De Guindos, en cambio, se habría presentado como un político al que le gustaría ostentar un alto cargo en el BE. El ministro de Economía español representa además un peligro para la independencia del BCE. El hecho de que no haya ninguna mujer entre los candidatos a este puesto fue calificado por Giegold como un “testimonio de incapacidad”.