Rajoy con la corrupción en los talones

Ocurrió cuando Carlos Alsina le entrevistaba a primeras horas de la mañana en Onda Cero en el programa “Más de Uno” y, precisamente, cuando el presidente del Gobierno Mariano Rajoy le estaba asegurando que desconocía cómo se está desarrollando el juicio del caso Gürtel, y negaba tajantemente ningún tipo de financiación ilegal en el Partido Popular, así como que él fuese el “responsable último” de todo lo que ha pasado en el partido en estos últimos años.

Es más, en ese distanciamiento de todo, y de todos, llegaba a decir incluso, que no sabía si el expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, seguía en el partido o no, a pesar de que compartía con el sastre y sastrería, y sobre todo, según decía en todos los actos una gran amistad, por ser uno de sus grandes apoyos políticos, como barón territorial que tanto contribuyó a sus espectaculares campañas electorales. No sabía si seguía en el partido, y si era afiliado, o no. Probablemente, pensando en lo que se le podía venir encima, se cubría de quien quisiera tirar más y más de la manta “Siempre ha sido absuelto y ya ha asumido responsabilidades políticas durísimas”. De su puesto en el consejo consultivo valenciano donde cobra 58.000 euros anuales y en el que está centrada la oposición para que dimita, nada de nada.

Fue precisamente en ese preciso momento cuando Ricardo Costa, secretario del partido en la Comunidad valenciana con Camps de presidente de la Comunidad, impuesto por Eduardo Zaplana, y hermano del exministro Popular Juan  Costa, tiró fuerte de la manta y, en el edificio de la Audiencia Nacional en Madrid y no en el edificio de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, donde se está juzgando una de las piezas separadas del “caso Gürtel” estalló su denuncia que venía a corroborar lo que días antes habían confesado Álvaro Pérez, el contacto directo de Orange Marquet con el presidente Camps y Pablo Crespo que además asegura que tiene una lista de perceptores de sobres que no sabe si llegará a dar nombres.

La denuncia de Costa iba en la misma dirección que la de los otros procesados: El Partido Popular en Valencia se financiaba con dinero negro, en esa financiación participaban un grupo de empresarios que lo han atestiguado ante el Tribunal y el que sabía todo, y lo había ordenado era el expresidente del Partido y de la Autonomía Francisco Camps. Es más quien da la orden de contratar a la empresa valenciana de la Gürtel, es Camps, porque, según Costa el partido no tenía dinero. ”Los actos  electorales se pagaron por empresarios que contrataban con la Generalitat” habían dicho nueve empresarios. Además parte de los actos electorales de Mariano Rajoy en Valencia en 2007 y 2008 se pagaron con dinero “opaco al fisco” aportado por los empresarios. Gastos de todo tipo, que por cierto, se han tardado años en pagar a  la Feria Valencia donde se celebraron los mítines y a las empresas encargadas de las golosinas, serpentinas, mobiliarios pantallas de televisión y fuegos artificiales, porque en Valencia no hay alegría… si no hay fuegos artificiales.

Costa que ha pedido perdón a los valencianos, ha señalado que conocía, al menos, tres actos concretos de campaña que fueron pagados en metálico con dinero procedente de los empresarios. “Uno es la entrega en efectivo a Sonia Castedo  (la amiga íntima del empresario inmobiliario Enrique Ortiz) para un acto para la campaña de Alicante ciudad; otro es la facturación a Piafa de un campaña local en Castellón y un tercero, la campaña municipal que hizo Adela Pedrosa, actual senadora en Elda”, ha confirmado. Es más, Costa apunta a que mantuvo una reunión con la exalcaldesa de Elda, secretaria general del PPCV en 2007, en la que se habló de que actos de su campaña serían pagados en efectivo por empresarios.

Hoy ha sido un día duro para Mariano Rajoy porque lo que ha pasado en la sala de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, y el caso de la corrupción no se reducen, como él sostiene, a casos aislados y a personajes que “ya no están en el PP. No sólo es Bárcenas y Álvaro Lapuerta,  ni es solo Valencia con Camps y Rita Barberá y todo lo que todavía se oculta, ni Ignacio González, ,Francisco Granados, el Canal de Isabel II y la trama empresarial del dinero negro de la Operación Lezo, ni Baleares con Jaume Matas y toda una Corte que termina en Iñaki Urdangarin… es más., mucho más.

Si este Miércoles ha sido un día duro para Rajoy, ayer Martes también lo fue con la comparecencia del exdirector de El Mundo Pedro J. Ramirez, en la Comisión de investigación sobre la financiación ilegal del PP. Ramírez que hizo una larguísima entrevista a Bárcenas que desencadenó su detención y, la salida de El Mundo de su director, señalaba directamente al Presidente del Gobierno como el conocedor de todo el entramado de la caja B del partido. “Todo desembocaba en el despacho de Mariano Rajoy tanto cuando estaba en Génova como cuando estaba en la Moncloa” imposible “manejar esa cantidad” de dinero sin que lo supera el máximo dirigente del partido”. Fue el extesorero del PP, Luis Bárcenas, el que me explicó “el modus operandi de una maquinaria de delinquir” que era el Partido Popular en su conversación  mantenida en  junio de 2013.