Junqueras entre Gandhi y Pablo de Tarso…

El líder de Esquerra Republicana de Catalunya, Oriol Junqueras, se ha refugiado en la Religión y en su condición de católico militante que nunca ha realizado declaraciones «insultantes u ofensivas», para solicitar su libertad en la comparecencia que este jueves ha hecho ante la Sala de Recurso del Tribunal Supremo que estudia el recurso de su puesta en libertad, presentada por su abogado Andreu Van den Eynde, contra la decisión del juez de la Sala segunda del Supremo Pablo Llarena.

Entre un Gandhi del pacifismo y un Pablo de Tarso que parecía haberse caído de caballo y haber descubierto la verdad,  el que fue vicepresidente del Gobierno con Puigdemont, integrado entonces en la Coalición Cataluya Pel Si (CXS) ha podido hablar durante el debate de su recurso y durante toda intervención ha insistido sobre todo en que es un hombre de paz,  y de concordia, sin que en ningún momento haya incidido en la aceptación clara y expresa del artículo 155 de la Constitución por el cual fue cesado por el Presiente del Gobierno español, ni ninguna muestra de aceptar la Constitución española,

Según la versión de su abogado los miembros de la Sala del Supremo le han dado la palabra al preso, y Junqueras ha solicitado su libertad, con el objetivo de representar a la gente que le ha votado, estar con su familia y manejar esta situación que requiere cintura política. También ha reafirmado su acatamiento de la situación legal actual y su apuesta por las vías pacíficas, basadas en un convencimiento personal y moral de las mismas. Igualmente  ha insistido en que es un hombre de paz, profundamente religioso que defiende el diálogo y que siempre ha rechazado cualquier relación de la lucha política con la  violencia.

Para el líder de Esquerra él debería ejercer sus derechos políticos por  lo que debería salir de prisión. Por último, el abogado de Junqueras, ha asegurado que ha sido una vista «provechosa» en la que se ha discutido si el ex vicepresidente «merece estar en libertad» y en la que se ha dejado de lado el «debate de fondo», que se dará en el juicio. Ha señalado a los magistrados que no hay riesgo de reiteración delictiva porque es «altamente improbable» que su excarcelación propicie una «explosión violenta» en Catalunya.

El abogado de Junqueras también ha invocado los principios morales del líder de ERC, a quien ha calificado de «hombre de paz» y ha alegado que el programa electoral de la formación independentista con la que Junqueras se presentó a las elecciones catalanes demuestra esa apuesta por la negociacion política. El representante del líder de ERC también ha tratado de desvincular a Junqueras del documento Enfocats, la hoja de ruta del proceso independentista ilegal que la Guardia Civil incautó en el domicilio de su número dos, Joan María Jové. Los investigadores otorgan un rol esencial a Junqueras en el plan secesionista ilegal. El propio Junqueras se ha presentado como un hombre religioso.

Fuera, decenas de cargos de Esquerra apoyaban al Presidente del partido. Nadie del PDeCat, ni de la CUP,  hizo acto de presencia, clara muestra de las divisiones internas del independentismo, en la lucha entre Puigdemont y Junqueras por la Presidencia de la Generalitat. En estos momentos, sea cual sea la decisión de la Sala de Recursos del Supremo, Junqueras está en mejor situación que Puigdemont para ser Presidente de la Generalitat. Si es puesto en libertad porque puede ser investido ante la ausencia de Puigdemont que se niega a volver por la orden de detención que pesa sobre él. Si sigue en prisión puede conseguir un permiso para hacer un discurso de investidura, algo que no puede hacer Puigdemont porque según el Reglamento de la Cámara la investidura tiene que ser presencial y no telemáticamente ni por skype.

Además, dadas las circunstancias y el comportamiento mesiánico de Puigdemont, Junqueras sería el mejor candidato para la Moncloa y para la actual Presidenta en funciones de la Generalitat,  Soraya Saenz de Santamaria….