Cataluña: Un fenómeno antiindependísta llamado Tabarnia

Lo que empezó este martes como una broma en las redes sociales contra el independentismo (el término broma y el sentido del humor están reñidos con quienes han convertido el independentismo en una Religión, que no admite ningún tipo de ironía y, mucho menos, de critica que responda a la realidad), se ha convertido en todo un fenómeno político, hasta el punto de ocupar este miércoles la portada de El País, con un titular parecido a una conocida campaña de unos grandes almacenes suecos extendido ya por toda España “Bienvenido a la Republica independiente de Tabarnia.”

Pero es más, la recogida de firmas para una Autonomía propia va ya por las 40.000, los mensajes en Twitter superan los 150.000 y la noticia sobre el fenómeno Tabarnia ha aparecido ya en cientos de medios internacionales a través de Euronews, Agencia France Presse, L’Independent, France 24 e, incluso la Agencia asiática Japan News. Todo un fenómeno mediático

Pero, ¿qué es Tabarnia, ese neologismo formado a partir de los nombres de dos ciudades importantes de Cataluña, Tarragona y Barcelona, que se ha convertido en Twitter en Trending Topic mundial, y que ha calado en el ánimo de quienes, en su enfrentamiento con el independentismo, son capaces de plantearse la posibilidad de una nueva Comunidad Autónoma que llevaría ese nombre tan atrabiliario de Tabarnia, para lo cual se separarían de Cataluña?

Para la Plataforma para la Autonomía de Barcelona de dónde surge esa reivindicación de que “Barcelona is not Catalonia”, replica de ese otro eslogan de “Catalonia is not Spain”, Cataluña dicen, les roba (¿recuerdan el obsesivo y falso eslogan “España nos roba?”), están pagando las consecuencias de la corrupción de los políticos catalanes, ya han votado en las últimas elecciones y, han ganado los partidos no independentistas y tienen derecho a decidir. En este caso, decidir a favor de una Comunidad Autónoma más, con lo que tendría asegurada su permanencia en la Unión Europea y se convertiría en la “Crimea catalana”.

La primera Asamblea de esta asociación tuvo lugar en septiembre de 2012 y algunos de sus miembros optaron por escindirse y sumarse a las filas de Sociedad Civil Catalana. Ahora, la Plataforma por la Autonomía de Barcelona, reúne a más de un centenar de agrupaciones, asociaciones y empresas de todos los ámbitos de Barcelona, contrarios a la independencia. La Plataforma considera que una escisión de Cataluña de España es “profundamente negativa para los intereses de Catalunya en general, y de los ciudadanos de Barcelona en particular.”

Según la página web de la Plataforma, Tabarnia estaría formada por Barcelona, su área metropolitana y la franja de terreno que la une con Tarragona, Esa es la Cataluña industrial, prospera y bilingüe, contraria al separatismo que lucha, sin conseguirlo, por un trato fiscal justo con el Gobierno de la Generalitat. Los resultados electorales del pasado 21 de Diciembre fueron favorables, con matices, a Tabarnia: los no independentistas ( 48,9% ) ganaron por más de seis puntos a los independentistas ( 42.2%).

Se han hecho todo tipo de cálculos y los que forman parte de esa Plataforma han elaborado un estudio de una Ley electoral que les perjudica y les penaliza hasta el punto que si hubiesen las justas correcciones los resultados del 21 de Diciembre hubieran sido espectaculares: Ciudadanos 40 diputados, PSC 22, PP 6, en común Podemos 12, Esquerra 28, Junts X Catalunya 22 y, la CUP, 5.Nada que ver con los resultados de una Ley electoral que premia a las zonas rurales más independentista junto con dos provincias ( Gerona y Lérida) igualmente independentistas.

Actualmente un voto en la provincia de Gerona (64% de voto separatista) vale un 61% más que un voto en Barcelona (44% de voto separatista). En Lérida (64% separatismo) vale un 134% más que en Barcelona. En Tarragona (49% separatismo) un 55% más que en Barcelona. Por otra parte en las 10 comarcas más nacionalistas el 78% votó separatista, pero sólo representan el 4% del PIB catalán; mientras en las 10 más libres de nacionalismo sólo el 41% votó separatismo, pero construyen el 74% del PIB de Cataluña.

De este modo, lo que ha empezado como un juego, una especie de espejo en el que puede reflejarse los excesos de un movimiento sectario que no respeta la legalidad, en forma de broma irónica, se ha convertido en motivo de reflexión y debate hasta el punto de que en ese debate han intervenido políticos como Girauta, Arrimadas o el propio Albert Rivera. La opinión de Girauta es significativa y también reveladora: “Canadá condicionó su divisibilidad a la divisibilidad de los territorios escindidos, se acabó el problema quebecois. España es indivisible, pero si algún día fueran mayoría los del referéndum de independencia, la idea de Tabarnia nos salvará….Poca broma”.