También el debate apunta a una Cataluña ingobernable….

El debate organizado en la noche del domingo por la Sexta Televisión celebrado en un Centro Cultural bautizado como Utopía, sin que se nos haya explicado si ese nombre de donde se ha celebrado el debate es simplemente el nombre de una posible calle o se trata por el contrario de un nombre que responde bastante a la utopía con que se han expresado muchos de los representantes de los siete partidos que, en muchas ocasiones, han llegado a un interesante cuerpo a cuerpo, fue bueno como espectáculo televisivo pero no se ha podido sacar ninguna conclusión sobre esas elecciones que se celebraran este jueves 21 de diciembre en Cataluña.

Inés Arrimadas de Ciudadanos; Garcia Albiol del Partido Popular; Josep Rull de Junts Pel Cataluña (JXC) Xavier Domenech de Cataluña en Común Podemos, Carlos Mundó de Esquerra Republicana de Catalunya ; Miquel Iceta del PSC y Vidal Aragonés de la CUP , han debatido bajo una excelente dirección de Ana Pastor, que se ha limitado a preguntar, a repreguntar y a meter el bisturí cuando ha hecho falta, con gran profesionalidad y objetividad, sin que hayan aportado muchas ideas o propuestas nuevas capaces de entusiasmar al votante que, en estos momentos, en su mayoría tiene ya decidido su voto.

La impresión general del debate desde el principio ha sido la división de los dos bloques irrecinconciliables de independentistas y constitucionalistas. Tan irreconciliable que si había alguna duda el representante de Esquerra Carlos Mundó, ha aclarado que bajo ningún concepto votará al ex Presidente Puigdemoint, huido en Bruselas, y que ha venido sosteniendo, hasta ahora, que, como expresidente de la República catalana en el exilio, debe ser él y todo su Gobierno, los que vuelvan al edificio de la Generalitat. Es parecida a la actitud de Miquel Iceta que en un tono mucho mas relajado ha asegurado que no votaría a Arrimadas, probablemente la más votada el próximo Jueves, pensando que en algún momento él puede ser el candidato en una “Operación Bergen” (esa serie política de tanto éxito) que puede llevarle a la Presidencia de la Generalitat. Una operación difícil dadas las circunstancias y los posibles aliados.

Puede decirse que ha sido el socialista Miquel Iceta y la candidata Inés Arrimadas los que ante el espectador han dado la sensación de más claridad, mas seguridad, mas coherencia., más sentido común y mejor forma de expresarse que el resto de los candidatos . De todos modos hasta el desarrollo del debate da pistas de lo que vienen diciendo las encuestas; Y todo apunta a que vamos a una foto de una Cataluña ingobernable.

Presentado como el “Debate decisivo” este cronista no se atreve a pronosticar si efectivamente el debate de este domingo en la Sexta ha sido “decisivo” para la generalidad de un electorado que tiene decidido ya su voto. Incluso qué tipo de influencia pueda tener en ese veinte por ciento de catalanes que, a estas alturas (según reflejan las ocho encuestas hechas públicas el viernes pasado, ultimo día, según la Ley electoral, para publicar sondeos) están todavía indecisos en las elecciones más polarizadas de los últimos años. Para el resto de los votantes ni habrán sido decisivas, ni les habrá sacado de dudas sobre la solución de muchos de los problemas de la Comunidad, obscurecidos por el “procés”, el único problema que le ha venido preocupando al Govern, desde las últimas elecciones de 2015.

Dos años de obsesivo “procés” han sido dos años perdidos para la Sanidad con salas de espera desbordadas y presupuestos recortados; para la Educación ( en cuanto a infraestructuras de barracones , impropios de una Comunidad rica pero, en ese aspecto, preocupada exclusivamente, por la defensa del catalán como objetivo ligado al “procés” ) ;para la dependencia; para las guarderías que han dejado de recibir todo tipo de ayuda o de subvención, y, lo más importante, para la convivencia. Es en ese tema donde el “procés” ha hecho verdaderos estragos, en familias, en amigos, en vecinos, en compañeros de trabajo.

Un estrago de unas proporciones gigantescas que han creado un ambiente irrespirable que ya dura demasiado. Y que, además, ha sido emponzoñado, con mentiras sobre una represión policial impropia de un país democrático que ha sido tomado , especialmente en la Autonomía intervenida por el gobierno central, por una extrema derecha que ha tomado las calles catalanas para instalar el terror .Ese es el mensaje que desde Bruselas ha venido transmitiendo a Europa el fugitivo Puigdemont que no ha encontrado el mínimo eco, ni en las instituciones comunitarias ni en las cancillería que han venido contemplando el procés con preocupación por el efecto contagio, que la situación catalana pueda producir en esas Naciones sin Estado que existen en Europa .

Por último, y al margen del Debate desde hace 24 horas, se ha abierto la frutería de Andorra en Internet dónde los partidos políticos son bautizados con nombre de fruta o de hortalizas o una supuesta web radicada en Escocia, dónde claramente refleja la evolución del voto y en algunos casos los escaños. Tanto los datos de ayer como los de este jueves son simples reflejos de las ocho encuestas publicadas el pasado viernes. No se ha registrado desde entonces variaciones importantes y puede decirse que estamos ante un empate técnico en el que el, primer puesto siguen disputándoselo Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Ciudadanos, hay pocas posibilidades de mayoría absoluta del independentismo aunque se detecta una cierta recuperación del voto de la CUP y de Cataluña en Común-Podemos, una gran estabilidad en el voto del PSC y una situación muy precaria del Partido Popular, hasta el punto que el propio Rajoy ha tenido que hacerse cargo de la campaña, presentándose como el autentico autor de la aplicación del artículo 155.