La muerte de la “Marca Barcelona” y el hundimiento de una Autonomía

Millones de catalanes, y sobre todo, millones de españoles, habrán quedado avergonzados cuando se hayan enterado que Barcelona se ha quedado en la competición por la sede de la Agencia Europea del Medicamento (AEM) en último lugar, por detrás de Bratislava, cuando hace un año era una de las ciudades preferidas por los técnicos de la Agencia y por la mayoría de los expertos ¿Qué es lo que ha pasado? El diagnóstico más acertado, lo ha hecho  el  presidente de Freixenet y presidente de la Cámara de Comercio de España José Luis Bonet. “Ahora la Marca Barcelona está muerta” ha dicho ante empresarios y directivos españoles en Alicante  “Es mucho peor la marcha de la Agencia del Medicamento  a Ámsterdam  que todo el dinero  que se pueda dejar de ingresar”.

Para Bonet ha sido el “procés” el principal causante de la muerte de la “Marca Barcelona” y de la “Marca Cataluña” y, es importante que lo sepan millones de catalanes y millones de españoles cuando hayan  visto, además, el desastre que el Gobierno de Puigdemont ha hecho con la economía catalana, con la huida de cerca de tres mil empresas a otras ciudades y Autonomías españolas, y ahora hayan comprobado que la Agencia Europea del Medicamento, que tenía su sede en Londres, que había decidido cambiar de sede debido al Brexit, y que  Barcelona antes de la aventura independentista, era la que tenía posibilidades de ser referencia mundial de una de los principales centros médicos y farmacéuticos del mundo, en el que trabajan más de mil  personas, la mayoría de ellos especialistas de primera clase, todo se ha venido abajo para vergüenza de todo un país y de una Autonomía centrada en la independencia y ajena a los grandes problemas y retos.

La locura independentista; los  insultos del señor Puigdemont a Europa, que dice que no ha reaccionado al golpe de estado que, según él, se ha dado en Cataluña con el artículo 155 (cosa que niegan todos los miembros de su Govern) y, lo más insólito, la cruel represión que el Gobierno español, dicen está ejerciendo contra la Autonomía, y que ha llegado hasta el punto de que, según la candidata de Esquerra Republicana de Cataluña, Marta Rovira el Presidente de Gobierno llegó a hablar de muertos, algo que ha desmentido, hasta el cardenal Omella, todo eso ha creado un clima de inestabilidad política que ha hecho imposible la candidatura de Barcelona.

La interpretación que hoy hace el periódico económico francés Les Echos, centrando sus titulares en que ha sido “la deriva independentista la que ha llevado a Barcelona a pagar un alto precio en la elección de la Agencia Europea del Medicamento”, es la que domina en los medios económicos europeos y en los círculos políticos de Bruselas. En la capital comunitaria razonan diciendo que no iban a abandonar Londres por el Brexit y por la salida de Europa del Reino Unido, e instalarse en Barcelona, la ciudad de una Autonomía, con la mayor inestabilidad política de un país europeo.

Además, una Autonomía que quiere romper con España, con una independencia que no ha sido reconocida por ningún país europeo y con partidos anti europeos, como la CUP, que ha formado parte del Govern, que han forzado la independencia de forma unilateral y que quiere salir del euro. Y para colmo, con la mitad de un Gobierno huido (¡entre ellos, nada más y nada menos que el ministro de Sanidad, Santiago Comin¡) causantes del gran desastre, junto con la alcaldesa Ada Colau, que se ha dedicado a su nuevo partido y a ser la bisagra del próximo Gobierno, y no a algo tan vital, de tanto prestigio y con tanta creación de riqueza como la Agencia del Medicamentos.

Da en la clave la corresponsal cuando asegura que la incertidumbre política frustra la candidatura de la capital catalana, pese a encontrarse entre las favoritas como sede de la Agencia Europea del Medicamento. Barcelona ha quedado eliminada en primera vuelta en la carrera para conseguir la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento. La noticia se esperaba desde hace días. Es un indicio más del coste económico que ha supuesto la deriva independentista catalana para la ciudad. La instalación de la agencia y de sus 1.000 funcionarios, habría podido facilitar la creación de 4.000 a 5.000 puestos de trabajo, además de dinamizar el polo farmacéutico en sus proximidades.

Las candidaturas de Bratislava y Barcelona se saldaron con una gran decepción, según recoge el periódico  belga  De Standsrd,  el que junto Le Soir,  sigue a diario el fugitivo Puigdemont.  En su campaña, Milán hizo hincapié en la inestabilidad política reinante en Cataluña. Pero por su parte el  expresidente Puigdemont atribuyó en twitter la culpa al Gobierno español: “Madrid encarcela a la mitad del gobierno legítimo catalán y obliga a la otra mitad a exiliarse. Ahora también empobrece a Cataluña. “Como puede comprobarse un análisis brillante del gran fracaso de su Gobierno. Parecida reacción a la de su vicepresidente  Oriol Junqueras, responsable además de la economía, tuvo cuando le preguntaron por la huida masiva de empresas de Cataluña “Eso es efecto de la represión policial masiva el día del Referéndum”.