A un mes de las decisivas y empatadas elecciones del 21-D

Dentro de un mes, el jueves 21 de diciembre, se celebrarán las decisivas elecciones autonómicas en Cataluña, según estableció el artículo 155 de la Constitución por el cual se intervino la Autonomía catalana, y en un gesto desconocido en Mariano Rajoy, fueron convocadas simultáneamente, elecciones en el plazo mínino que le marcaba la Ley. Frente a quienes defendían que esas elecciones se retrasasen hasta un año, las presiones del PSOE y de Ciudadanos influyeron en la decisión última del Presidente que se resistió hasta el final a la intervención que insistía en que se sabe cuando se entra pero no cómo y cuándo se sale.

Un gesto desconocido, dada la personalidad del Presidente del Gobierno que durante todo su mandato ha sido incapaz de tomar una decisión que, en su momento, fue interpretada como una decisión de auténtica osadía, en un hombre profundamente indeciso, que decide siempre a destiempo y que, en esta ocasión, por primera vez en su larga carrera política decidió sin dudar aunque fue criticado por algunos sectores de su partido.

Dentro de un mes se verá pues si acertó con una decisión que era muy difícil de tomar dada la situación crítica en que se encontraba Cataluña, dados los efectos económicos que la Declaración Unilateral de Independencia estaba produciendo en el tejido economizo y social, y dado el control que el independentismo, según se ha podido comprobar tras la intervención, tenía prácticamente, sobre los medios de comunicación públicos, los únicos que no han sido intervenidos, a pesar de que desde el PP se llegó a considerar como fundamental para una campaña electoral que comienza, oficialmente, el próximo 5 de Diciembre.

La campaña electoral comenzará ese 5 de Diciembre, que cae en martes y en vísperas del largo puente de la Constitución, algo que no parece que tenga especial incidencia en los actos que se han empezado a programar, y durará hasta el martes 19 de diciembre. El miércoles 20 diciembre será día de reflexión y el jueves 21 de Diciembre, tres días antes de la Nochebuena, la jornada electoral.  Por segunda vez en Cataluña el día de votaciones será laborable (hubo otras en día laborable, las de 2006, que se celebraron un 1 de Noviembre, día de Difuntos, de 2006) algo excepcional en la tradición electoral española, porque lo habitual es que las elecciones se celebren en domingo.

Hace 28 años que unas elecciones no coinciden en España en día laborable. La última, fue el 15 de Junio de 1989, un jueves en que se celebraron elecciones al Parlamento Europeo. Por otra parte, las del jueves 21 de Diciembre, se celebrarán el  Jueves 21 porque siguiendo los plazos que marca la Ley, las elecciones se deben celebrar 54 días después de que se publique el decreto de convocatoria electoral, que fue el sábado 28 de Octubre, día de la  entrada en vigor del artículo155. Al ser una jornada laboral, los trabajadores tendrán derecho a abandonar su puesto de trabajo durante 4 horas sin descuento de sueldo para ejercer su derecho a voto, y quienes sean miembros de las mesas electorales deberán dedicar la jornada a esa actividad sin que la empresa les deduzca el día y a contar con cinco horas de reducción de jornada al día siguiente, el viernes.

Por otra parte se adelantarán las vacaciones escolares de Navidad ya que la mayoría de las escuelas se convertirán en colegios electorales, y el calendario escolar prevé para este año que las vacaciones de Navidad empiecen en Cataluña el viernes 22 de diciembre, por tanto el 21 es día lectivo. Las federaciones de padres y madres de alumnos han mostrado su preocupación por el hecho de que las elecciones del 21-D terminen por adelantar dos días la fecha del inicio de las vacaciones navideñas.

Aparte de los tres partidos Constitucionalistas PP, PSC y Ciudadanos  (que no han llegado a ningún tipo de acuerdo peelectoral), se presentan dos formaciones independentistas: una encabezada por el cesado expresidente Puigdemont con una denominada “lista del Presidente” en la que hay representantes de la sociedad civil encabezados por el Presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña, en prisión por supuestos delitos de Rebelión y Sedición, en la que el PDeCat queda desdibujado, y otra encabezada por la secretaria general de Esquerra Republicana de Cataluña ( ERC), Marta Rovira, por designación de Oriol Junqueras en prisión en Estremeras. La CUP, un partido antisistema que, en un momento determinado, puede pactar con Esquerra, habría que incluirla en el bloque independentista, es una opción misterio y “Catalunya en Común” no es carne ni pescado (depende de la temporada) y su objetivo es hacer de bisagra. Pero con el partido de Pablo Iglesias, dividido después de la salida de Dante Fachin puede pasar cualquier cosa… en un panorama muy polarizado y en el que las encuestas están arrojando un empate técnico entre Independentistas y Constitucionalistas y una subida de la candidatura del fugitivo Puigdemont sobre la del encarcelado Oriol Junqueras… Pero todo, según los expertos, dependerá de la participación.