Marta Rovira candidata de ERC y Oriol duda acogerse a la “vía Forcadell”

Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat, y presidente de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), preso en la cárcel de Estremeras, junto con otros consejeros del Govern, que fueron cesados por el Gobierno central, tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, no encabezará la lista de su partido en las elecciones del 21 de Diciembre, a pesar de que es el candidato que tiene más posibilidades de convertirse en el próximo Presidente de la Generalitat, según señalan casi todas las encuestas que se han publicado hasta ahora.

Un cargo para el que se ha estado preparando desde hace años y al que viene aspirando desde que era Alcalde de San Vicente dels Hors y, sobre todo, desde que fue elegido en Septiembre de 2011, Presidente de Esquerra Republicana de Cataluña, tenía tan claro su destino que, elegido eurodiputado en las europeas de 2009, dimitió y dejó su escaño a la representante del BNG, que formaba parte de la Coalición “Europa de los Pueblos”.

Frente a Carles Puigdemont, que ha forzado su presentación a las autonómicas con una coalición que se ha sacado de la manga con el nombre “Junts Pel Catalunya”, porque no ha querido presentarse por el PDeCat, dadas las malas perspectivas electorales que se le augura, ha acudido a la fórmula de la “candidatura del Presidente”, Oriol Junqueras, no ha querido encabezar ninguna candidatura y ha delegado en la secretaria general del partido,  Marta Rovira de la que ha destacado el papel jugado en ERC, ya que “pocas personas”, dice, “remaron tanto y desbrozaron el camino”.

Oriol Junqueras ha hecho llegar esta propuesta desde la cárcel, dónde dedica su tiempo a leer y contestar los centenares de cartas que le llegan  y, por eso ha aprovechado precisamente una carta a la militancia, en la que tiende la mano no a Puigdemont, su antiguo socio y compañero  de Gobierno, y a su “lista” sino, al espacio de los ‘Comunes’ de Ada Colau, para sugerir su apoyo para que Marta Rovira llegue a convertirse en la próxima presidenta de la Generalitat de Cataluña. En la carta, y en la línea que han venido haciendo una larga lista de políticos que han venido ejerciendo una supuesta “autocrítica”, que viene a ser el reconocimiento de que se ha venido mintiendo a millones de catalanes (desde Joan Tardá a Clara Ponsati, pasando por Sergui Sabriá, Benet Salellas, Anna Simó, Toni Comin y la propia Forcadell que ha aceptado integrarse en la lista de Rovira), Junqueras reconoce que el Govern cometió “errores” “ingenuos -señala-, creímos que el Estado nunca se atrevería a aplicar estos niveles de represión. O que la Unión Europea no permitiría que el Gobierno del PP, en nombre de la unidad de España, tolerase tantos golpes contra la ciudadanía y las instituciones catalanas”.

Para muchos esa renuncia de Oriol a encabezar ningún tipo de lista puede responder a su negativa a acogerse a la llamada “vía Forcadell”: aceptación del artículo 155 de la Constitución, ese que Puigdemont desde Bruselas está vendiendo en Europa como “un golpe de estado” del Gobierno central de Mariano Rajoy; reconocimiento de que la declaración de independencia fue simplemente simbólica sin valor jurídico, a pesar de que Puigdemont sigue presentándose como Presidente de la República catalana en el exilio, y compromiso de abandonar la política o defender sus principios, dentro del marco constitucional y de la Ley.

Esa aceptación se tendría que producir cuando la semana que viene la querella del Fiscal Feneral del Estado contra el Gobierno de la Generalitat pase a la jurisdicción del Supremo, que lleva el caso de los consellers aforados, en manos del juez Pablo Llarena, y todo se integre en una sola causa… Y, los que están ahora en las prisiones de Estremeras y Alcalá Meco contesten a las preguntas de la Fiscalía y rectifiquen como la presidenta del Parlament, Carmen Forcadell.