Todos quieren fichar a los presos como si fuesen Messis…

Como si se tratasen de estrellas de futbol a fichar antes de que empiece la Liga política (elecciones autonómicas del 21 de diciembre) todos los partidos han empezado una dura lucha por el fichaje de quienes han sido bautizados como “presos políticos”, cuando en realidad son “políticos presos”, porque no han respetado la legalidad vigente, para incluirlos en las listas electorales que se cierran definitivamente la semana que viene, después de que se haya cerrado el plazo de las Coaliciones sin que haya sido posible un acuerdo entre el presidente huido Carles Puigdemont y el ‘presidente en prisión’, al dirigente de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) Oriol Junqueras. Todos piensan que están fichando a Messi.

Toda la situación está condicionada por dos personajes que han trabajado juntos durante dos años, que se odian y que, dadas las circunstancias, es imposible que lleguen a un acuerdo a pesar de todos los intentos que se han hecho desde todos los aspectos del independentismo. Puigdemont está convencido de que el actual presidente de Cataluña y de la Republica catalana en el exilio es él y, Oriol, a pesar de todas las presiones, ya ha hecho su lista en la que ha incluido el fichaje de algunos que están en prisión y otros que se encuentran en Bruselas, está convencido de que el próximo presidente de la Generalitat tiene que ser él.

Y aquí, la experiencia de colaboración con Puigdemont y la CUP ha sido una de las experiencias mas traumáticas de la reciente historia de Cataluña y la que ha impedido conseguir esa independencia que, ahora, los suyos, por razones estratégicas la achacan a la terrible represión que se podría ejercer sobre Cataluña, de la que no existe la mínima prueba, sino sólo la experiencia de las intervenciones policiales (gran error del gobierno y falta de previsión y planificación del Ministerio del Interior) en el referéndum del 1-0, cuyo número de heridos aumenta por días.

Hoy el portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña, Sergi Sabria, el que ha reconocido que el Govern no estaba preparado para la independencia ha informado, en las ‘Mañanas de Cuatro’,  que ha aumentado la cifra de heridos en cien más, hasta un total de mil, sin aportar ningún tipo de prueba. Algo sorprendente, cuando sólo ha habido una reclamación de uno de los heridos por la supuesta pérdida de un ojo por una pelota de goma y, no existe ni una sola foto de ningún miembro de la Generalitat visitando a ninguno de ese millar de heridos, noticia que ha sido comprada por parte de la prensa internacional, sin ningún tipo de confirmación o comprobación, y sobre las que muchos medios informacionales no han tenido más remedio que rectificar.

Pero mientras sigue aumentando el número de heridos como prueba de la represión que desde la aplicación del artículo 155 se cierne sobre Cataluña, todas las fuerzas políticas han acudido apresuradas a visitar a los “presos políticos” en Estremera, Alcalá Meco y Soto del Real para buscar fichajes de prestigio para las listas electorales. Todos quieren a un Messi. Desde la CUP, cuyo diputado Benet Salellas, ha visitado a los exconsellers encarcelados en Estremera y Alcalá Meco (Madrid) y les ha transmitido “el apoyo, solidaridad y afecto” de la organización anticapitalista y les ha sondeado sobre las listas, hasta la coordinadora de PDeCAT Marta Pascal, que también se ha presentado en las tres prisiones para sondear posibles fichajes para la llamada “candidatura del presidente”, bautizada como “Junts per Catalunya” (nada del PDeCAT que sigue ostentando el estigma de la corrupción ),todos intentan fichajes de última hora cuando los posibles fichados son intercambiables, dadas las declaraciones de los últimos días…

 

Y eso, cuando todo puede cambiar si, efectivamente, el juez del Supremo se hace cargo en los próximos días, el magistrado Pablo Llarena se hace con la totalidad del sumario por rebelión, sedición y malversación de caudales públicos, de la causa que hay en Barcelona y la de la Audiencia Nacional en la que gran parte de los querellados pueden acogerse a la “vía Forcadell”, que llevaría la salida de prisión de todos los encarcelados, antes de que comience la campaña electoral…