Cataluña: independencia en las próximas horas

La agenda del señor Puigdemont refleja perfectamente el caos, las presiones, las luchas internas y, también, el miedo con el que se está moviendo la Generalitat, mientras en el Senado se debate el artículo 155 de la Constitución que permitirá al Gobierno, cesar a todo el Govern con el Presidente a la cabeza, y poner en marcha una serie de medidas que supone de hecho una intervención de la Autonomía catalana, incluidos sus medios de comunicación que legalmente dependen del parlamento. Es más, no se descarta que tanto el señor Puigdemont, como el vicepresidente Oriol Junqueras, que serán cesados en sus puestos, tengan que comparecer como aforados (seguirán siendo parlamentarios a menos que dimitan), ante el Tribunal Supremo acusados de un delito de rebelión.

Toda esta situación que ha comenzado a debatirse en el Senado, han creado un clima de inquietud y de desasosiego en la sociedad catalana, y sobre todo en la Generalitat sumida en todo tipo de presiones para que rectifique todo lo que ha hecho hasta ahora, y pueda convocar elecciones autonómicas, algo cada vez más alejado de la realidad y se haya optado, de hecho, por la línea dura, es decir por la declaración de la Independencia y la proclamación de la República catalana. Algo que según las sectores económicos y empresariales supondría un autentico suicidio.

El hecho de que de pronto, el Presidente de la Generalitat que había anunciado a última hora de la mañana (después de una reunión en la Generalitat que duró hasta altas horas de la madrugada, con un sector muy reducido de su Gobierno y representantes de la Asamblea Nacional de Cataluña y de Ómnium Cultural),  que estaba dispuesto a comparecer en el Senado para dar la cara, en su oposición al artículo 155,  y que horas más tarde,  anunciase a algunos periodistas extranjeros que no comparecería, porque ya estaba todo decidido y no merecía la pena su presencia, indica la improvisación con la que se está trabajando y la influencia que en el Presidente tiene uno u otro sector, debido a su estado de ánimo.

Un estrado de ánimo variable por las presiones de la CUP, los llamamientos a la prudencia de algunos miembros de su partido, las amenazas de dimisión de responsables importantes de su Gobierno, los consejos de Artur Mas, presente en todas las reuniones, nada favorable a la Declaración de Independencia, y el chantaje de los antisistema,  cada día más crecido porque, en el fondo, están encantados con ese artículo 155, que viene a potenciar las contradicciones internas del sistema y la toma de la calle en un proceso a la “ucraniana”. Ayer este cronista (ver Republica.com “O Elecciones o salida a la ucraniana”) hacía referencia a ese sueño que muchos han puesto en la Plaza de Maidan de Kiev que se quiere tomar como modelo, y que ha sido difundido como referencia por Ómnium Cultural, pidiendo ayuda europea para “Catalonia”, obviando que aquella aventura costó, nada más y nada menos, que más de cien muertos y casi dos mil heridos.

Hoy el principal laboratorio de ideas español sobre estudios internacionales, el Real Instituto Elcano ha hecho público que no se descarta que el contencioso catalán pueda terminar como el de Kiev y la plaza de Maidan, ya que cree que los últimos acontecimientos en Cataluña han generado incertidumbre, en particular por “la posibilidad de fuertes movilizaciones en las calles”, hasta el punto de que no pueda descartarse un “Maidan catalán”. “Maidan” es el nombre dado a una serie de manifestaciones y disturbios heterogéneos de índole europeísta y nacionalista en Ucrania, que culminaron con el derrocamiento del entonces presidente pro ruso Viktor  Yanojuvich  El informe añade que Cataluña vive actualmente una situación de “elevada fractura social”, en  la que tanto los simpatizantes de la independencia como los sectores anti independentistas están cada vez más movilizados.

El think tank sostiene que “los argumentos y factibilidad de la secesión de Cataluña son débiles y por tanto la integridad de España no corre peligro”, pero llama la atención sobre la posibilidad de una crisis constitucional territorial muy profunda y duradera  porque, la verdad es que una declaración unilateral de independencia está sobre la mesa. Tan encima de la mesa que, con toda posibilidad, esta declaración de independencia se producirá este viernes en un Pleno del Parlament catalán que comenzará este jueves. Dato fundamental, es que la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) ya ha convocado a la ciudadanía ante el Parlamento para celebrar la  proclamación de la República catalana y su escisión de España… este viernes, dentro de unas horas.