“No van a enterrar a Franco el 1-O, van a resucitarlo con las dos Españas”

“Dicen que van a enterrar a Franco el próximo 1 de Octubre, cuando la verdad es que lo están resucitando con la resurrección de las dos Españas”. La frase, profética, era pronunciada este martes por el expresidente del Gobierno Felipe González,  en la clausura de la Asamblea General de “Madrid, Foro Empresarial” en pleno debate sobre el desafío independentista catalán,  al que González dice que le hubiera hecho frente aplicando estrictamente el instrumento político que ofrece la Constitución, que es el artículo 155 de la misma.

El expresidente ha señalado que él hubiera evitado, al máximo, acudir al terreno penal y hubiera acudido al político-institucional, ya que cuando en los territorios hay mentalidades contrapuestas que fundamentan una supuesta legitimidad para actuar, estamos ante una crisis de Estado, que es lo que estamos viviendo ahora. “Una Crisis que es, sin duda, -ha dicho- lo que más me ha preocupado en cuarenta años” “Les pido con respeto a las autoridades catalanas que vuelvan a legalidad del Estatuto y la legalidad de la Constitución y que hablemos. Pido con respeto a las autoridades catalanas que vuelvan a la legalidad y, al Gobierno, que cumpla con sus obligaciones”.

Esas palabras, han sido pronunciadas en un hotel en pleno centro de Madrid, donde ya han empezado a aparecer banderas españolas en muchos balcones, y donde no ha dejado de causar impresión esas fotos y vídeos, en los que en distintas provincias españolas han sido miles los ciudadanos los que se han echado a las calles con banderas, para despedir a guardias civiles y policías nacionales trasladados a Cataluña, con ocasión del Referéndum declarado ilegal por el Constitucional. Y pronunciadas, además, cuando quedan apenas cinco días para la consulta independentista, a punto de agotarse el plazo, para aplicar el artículo 155 de la Constitución.

Este tan traído y llevado artículo establece que  “si una Comunidad Autónoma no cumpliera sus obligaciones que la Constitución y otras Leyes le impongan o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno,  previo requerimiento al Presidente de la Comunidad  Autónoma, y en el caso de no ser atendido, con la aprobación de la mayoría absoluta del Senado (hoy en poder del PP), podrá adoptar las medidas necesarias para  obligar a aquella, al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones, o para la protección del mencionado interés general”.

Fuentes allegadas al Gobierno aseguran que la entrada en vigor de ese artículo (que, en cierto modo, ha sido aplicado parcialmente, en la Hacienda Catalana y en el control de los Mossos d´Esquadra) se pondrá en marcha en caso de que,  por parte de la Generalitat -pueda o no, celebrarse el Referéndum del domingo-,  cuando se produzca una declaración unilateral de independencia, como está exigiendo la CUP (Candidatura de Unidad Popular), el partido antisistema que es el que realmente está conduciendo todo el proceso independentista, superando a Puigdemont e, incluso, al líder de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Oriol Junqueras.

Por de pronto, son  quienes están manejando las manifestaciones y movilizaciones populares, junto con la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Ómnium Cultural. Desde este martes los miembros de la CUP ya están formando Comités de Defensa del Referéndum (CDR), copiados de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), existentes en Cuba, y que son los verdaderos vigilantes de cada manzana de cada ciudad… para que los ciudadanos sean fieles a las consignas y órdenes que emanen de arriba.