Referéndum: comienza la desconexión y la cuenta atrás

Este fin de semana comienza de hecho la cuenta atrás del Referéndum de independencia de Cataluña del 1 de Octubre, cuando sólo quedan dos semanas para comprobar si, efectivamente, como sostiene la Generalitat la consulta se llevará a cabo o, como dice el Gobierno, esa consulta al ser declarada ilegal por el Tribunal Constitucional no se celebrará, y para ello se emplearán  todos los métodos legales para impedirlo, incluida la posibilidad de bloquear los servidores informáticos y cortar la luz en los centros de votación que consigan abrir e instalar urnas. Este jueves ha comenzado de alguna forma esa cuenta atrás con la “desconexión”, al negarse la Generalitat a informar al Ministerio de Hacienda sobre los gastos semanales que tiene que enviar como medida de control. Este viernes el Consejo de Ministros tendrá que reaccionar a este anuncio oficial que ha hecho el vicepresidente económico Oriol Junqueras.

Esa cuenta atrás estará plagada de incidentes, después de que numerosos alcaldes que han decidido poner urnas en sus respectivas dependencias municipales, hayan anunciado que no piensan comparecer ante la autoridad judicial, según les ha ordenado el Fiscal General del Estado. Es más, ante esta orden, la Asociación de Municipios Independientes (AMI) y la ACM (Asociación Catalana de Municipios) han convocado una concentración en la Plaza de Sant Jaume a la que asistirán los 712  alcaldes independentistas, citados por la Fiscalía para declarar bajo apercibimiento de detención en caso de que se nieguen. El objetivo es claro: aparte de manifestar su intención de llegar hasta el final, asumiendo incluso penas de prisión por posibles delitos de desobediencia, prevaricación  y malversación de fondos públicos, que llevan consigo penas de cárcel.

De esta forma, esa cuenta atrás, puede suponer un nuevo aumento de la tensión ambiental, ya excesivamente cargada, y el inicio de una movilización ciudadana que muchos independentistas, especialmente los antisistema de la CUP (Candidatura de Unidad Popular) pretenderían prolongar hasta el mismo 1 de Octubre, resucitando un viejo proyecto de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) – la verdadera movilizadora de la ciudadanía , como ha demostrado en las sucesivas Diadas-  muy cercano a la insumisión. Lo que parece claro es que el Gobierno y los Tribunales están dispuestos a llegar hasta el final en el cumplimiento de la Ley, al igual que el Govern y el Presidente de la Generalitat no parece que estén dispuestos a dar marcha atrás en ese manoseado “choque de trenes”.

El mismo día de inicio de la campaña del Referéndum, el presidente Puigdemont comparecía en la hora de máxima audiencia en la televisión pública TV3, controlada por la Generalitat, para anunciar que dentro de poco, quizás este mismo viernes, se harán públicos los detalles técnicos del Referéndum. Al final de la larga entrevista, el Presidente de la Generalitat ha hecho una predicción sobre el día después del Referéndum. “El 2 de octubre me lo imagino, ha dicho, como el día después de una fiesta muy sana. Seremos felices porque habremos hecho un trabajo muy bueno, salga el no o el sí. Si sale no, será un no soberano. Y si gana el sí, nos tendremos que sentar a negociar rápidamente con el Gobierno español para definir los detalles de la transición”. (Fin de la cita).

Este jueves dentro del Gobierno se preguntan si se va a seguir permitiendo que desde la televisión pública TV3, se haga publicidad de un Referéndum ilegal, si es posible que el día anterior a la consulta, el Presidente haga una llamada a la participación desde la televisión pública y si el día 1, por la noche, puede presentar su particular balance de lo que ha ocurrido en Cataluña… en esa Jornada Histórica.