El miércoles comienza el choque de trenes

De nuevo la CUP (Candidatura de Unidad Popular),  el partido que lleva la iniciativa en el llamado “proceso” de independencia  de Cataluña,  por delante del PDeCat y Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), aliados los dos en Junts Pel Si, ha ganado, otra vez, la partida, y la Ley de Referéndum y Transitoriedad (Ley de Transitoriedad jurídica, la primera de las Leyes de desconexión)  se aprobarán en el Parlamento catalán,  y no serán aprobadas por decretos Leyes como querían los dirigentes de Junsts Pel Si.

De este modo, la ley del Referéndum, que tiene que dar amparo legal a la consulta del 1 de Octubre, se aprobará el próximo miércoles en el pleno del Parlament. Y, la Ley  que supone la ruptura con la legalidad nacional se hará el viernes o, por el contrario, se esperará a un Pleno parlamentario que se celebre después de la Diada del 11 de Septiembre, los días 20 y 21 de Septiembre, a diez días de la fecha marcada del Referéndum para el que, según ha reconocido hoy Puigdemont, ya tienen más de seis mil urnas. “Todo el mundo sabe íntimamente que esta vez será la vencida”, ha declarado a La Vanguardia, el Presidente de la Generalitat que cree que es muy poco probable que el Gobierno requise las urnas. “Se pueden requisar armas, drogas, dinero negro… pero con unas urnas no se cometen delito”, ha insistido.

Con la aprobación este miércoles de la Ley de Referéndum, sin respetar el dictamen del Tribunal Constitucional que a instancias de un recurso del Gobierno, ha suspendido esa reforma del Reglamento de la Cámara para a introducir la lectura única, se produce de hecho, una clara desobediencia que tanto con esa ley  como con la de Transitoriedad, se ven afectados tanto los diputados de Junts Pel Si, como los de la CUP,  así como los miembros del Gobierno catalán que son los que van a firmar la Ley de Referéndum.

Según el plan previsto, el  miércoles, que está fijado el primer Pleno después de las vacaciones, tras la programada sesión de control al Gobierno, los dos partidos que tienen mayoría absoluta en la Cámara, Junts Pel Si y la CUP,  pedirán una alteración del orden del día para debatir y votar la proposición de ley del Referéndum, con lo que comenzará la definitiva cuenta atrás de esa marcha de tren que no conduce a ninguna parte, pero que los independentistas están convencidos de que ese tren conduce a la independencia…lo que es evidente es que a partir del día 2 de octubre, pase lo que pase, nada volverá a ser igual.

Y esta semana es la semana clave, cuando solo quedan 27 días para el Referéndum, y apenas hay capacidad de maniobra en este juego del ratón y el gato que han venido practicando los independentistas (ver Republica.com “La esquizofrenia catalana y el juego del ratón y el gato”) en su estrategia  de burlar la legalidad. Ante esta situación, y lo que es el inicio de la cuenta atrás del llamado “proceso”, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha decidido convocar tres Consejos de Ministros para responder a cada una de las medidas o actuaciones, que adopten los independentistas, el Parlamento catalán o el propio Gobierno de la Generalitat.

Si, finalmente, la Mesa del Parlamento da el visto bueno el próximo miércoles y jueves a cada una de las leyes, Rajoy convocaría sendos Consejos de Ministros en días consecutivos y con un único punto en el orden del día: los recurso ante el Tribunal Constitucional. Para el viernes ya quedaría el tercer Consejo de Ministros, el ordinario, donde se abordarían los diferentes acuerdos previstos para la semana. En estos momentos todos los Ministros tienen órdenes de que anulen viajes al extranjero, y han sido avisados para que estén en sus puestos los miembros del Consejo de Estado y del Tribunal Constitucional.