Señor Trapero, jefe de los Mossos, no se debe mentir a los ciudadanos…

Muy altos cargos de la Generalitat conocían, desde el pasado  25 de mayo, que servicios de inteligencia e información de Estados Unidos habían trasladado a los Mossos d´Esquadra la alerta de que se estaba preparando un atentado en Las Ramblas  por parte del Estado Islámico, según puede corroborar este cronista después de hablar con fuentes relacionadas con El Periódico de Cataluña. El periódico catalán publica este jueves que una vez desactivada la célula terrorista que atentó en Barcelona y Cambrils, e identificadas todas las víctimas de las acciones terroristas, está en condiciones  de desvelar íntegramente el comunicado remitido por el Nacional Counterterrorism Center (NCTC), el organismo que coordina a una veintena de agencias federales de información y espionaje de Estados Unidos, incluidas la CIA, la National Security  Agency (NSA) y el Federal  Bureau of Investigation (FBI), que avisó a los Mossos.

La nota, reconstruida por El Periódico y cambiando algunas letras por imposición de la fuente, y que reproduce textualmente la alerta , fue enviada el mismo día 25 de mayo a los Mossos, a la Policía Nacional, a la Guardia Civil, al Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), algo que ha venido negando el presidente de la Generalitat, señor Puigdemont, el consejero de Interior, señor Forn, y, sobre todo, el responsable de los Mossos, Josep Lluis Trapero, que se ha convertido en portavoz de la Generalitat. Después de negar reiteradamente que esa alerta de la CIA nunca llegó a los Mossos. Insistían en la CIA, cuando en realidad, la fuente es del organismo que engloba a todas las agencias de espionaje y seguridad de Estados Unidos.

“Información no corroborada, de veracidad desconocida de finales de mayo del 2017, indicaba que el Estado Islámico de Irak y ash-Sham, estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, España, específicamente en la calle la Rambla”. Aunque los responsables de los Mossos niegan la veracidad, insistiendo en que la CIA no se relacionaba directamente con los Mossos, al final  tanto el señor Trapero como el consejero de Interior, señor Forn, han  terminado por reconocer que tenían la información de la alerta americana sobre las Ramblas y que se tomaron medidas extraordinarias en las Ramblas. Algo que no se entiende porque el día del atentado el autor del atropellamiento no se encontró con ningún obstáculo (por supuesto nada de bolardos) ni ningún mosso, ni de uniforme ni de paisano, hasta el punto que pudo huir a pie perfectamente, atravesando la Boquería, el Raval y andando tranquilamente, durante más de hora y media, hasta la zona universitaria, donde apuñaló a un ingeniero y le robó un coche para seguir huyendo .

Este jueves el máximo responsable de los Mossos, señor Trapero, que ha hablado como si fuese realmente el portavoz de la Generalitat, aparte de insultar a El Periodico y a su director, ha demostrado en público que ha mentido, que no ha dicho la verdad y que ha primado el interés político del Govern  por encima de  la información al ciudadano, que tiene derecho a saber si se tomaron las medidas oportunas para prevenir unos atentados que le han costado la vida a 16 personas y heridas a más de 126. Es decir, que hubo alerta de Estados Unidos en mayo, que esa alerta llegó a los Mossos, que los responsables políticos y policiales han ocultado información y, sobre todo, lo más grave… han mentido.

Esa imagen de Trapero como héroe en Cataluña, dónde todos los jóvenes quieren tener esa camiseta en la que aparece su imagen y una frase contra el periodista holandés que le preguntó por qué no usaba el castellano, idioma que entendían todos los informadores, para explicar lo que estaban haciendo los Mossos, se ha resentido bastante y ha hecho daño a un cuerpo que ha trabajado ejemplarmente para desactivar a la célula salafista que ha sembrado el terror y el miedo en toda España.