El puzzle del gran atentado no está completo, hay incógnitas y lagunas

Setenta y dos horas después del Gran Atentado, la Rambla, ese símbolo de la Barcelona más cosmopolita por la que cada año circulan  más de cien millones de personas y que, como escribía el llorado Federico García Lorca “ningún barcelonés puede dormir tranquilo si no ha paseado por ella “, ha vuelto a la normalidad y ha recuperado toda la esencia de la Gran Barcelona, de la perenne y la insobornable Ciudad Condal.

Ya se ha recuperadora normalidad y el espíritu de esa gran ciudad, de esa calle que, según Federico, ” tiene un ala gótica donde se oyen fuentes romanas y laudes del quince y otra ala abigarrada, cruel, increíble dónde se oyen los acordeones de todos los marineros del mundo y hay vuelo nocturno de labios pintados y carcajadas al  amanecer”. “Yo también – escribía García Lorca – tengo que pasar todos los días  por esta calle para aprender de ella como puede persistir el espíritu propio de una ciudad”.

Setenta dos horas después de la masacre, que pudo ser mucho mayor, se ha recuperado ese espíritu propio, mientras empiezan a encajar las piezas del siniestro puzzle que ahora se sabe que empezó casi veinte horas antes del atropello, con lo que se creía que era una explosión de gas o de un laboratorio de drogas en la localidad de Alcanar (Tarragona), dónde una parte de la célula salafista había instalado un piso franco en un chalet propiedad de un banco, que “ocuparon” hace varios meses. En ese piso franco se han encontrado más de un centenar de bombas de butano y restos de uno del explosivo triperóxido de triacetona (TATP) o “Madre de Satán”, una sustancia que se ha empleado en otros atentados en Europa, que se puede adquirir por parte en droguerías y que tiene un gran poder de destrucción.

En ese chalet “ocupado” se produjo una explosión la madrugada anterior al atentado de la Rambla, cuando dos o tres miembros de la célula yihadista, entre los que se puede encontrar, según los Mossos, el imán de Ripoll, el marroquí  Abdelbaki Es Satty, quien fue investigado en 2011 por su relación con otro relacionado con el atentado del  11-M,  manipulaba los explosivos. El plan en esos  momentos era cargar tres furgonetas alquiladas de botellas de butano y TATP para lanzarlos sobre objetivos emblemáticos como el Templo de la Sagrada Familia, fotos del cual han aparecido en el domicilio de uno de los miembros de la célula islamista. La inesperada explosión, cuyos restos se sigue investigando y analizando,  obligó a los terroristas a cambiar de plan e improvisar el atropello de la Rambla que ha ocasionado, hasta ahora, 14 muertos y más de un centenar de heridos, de los cuales todavía hay quince en estado crítico.

Para los investigadores y expertos ha sido una sorpresa el número de integrantes de la célula, al menos una docena de marroquíes establecidos en Cataluña de forma estable aunque, según algunas informaciones, los detalles últimos de los atentados se habrían preparado en Marruecos; la falta de antecedentes por radicalismo salafista de sus integrantes y la  forma de radicalización de los integrantes de la célula por parte de un imán. Además, sería  la primera vez que un imán participa directamente en acciones de estas características en Europa.

Por otra parte, también seria la primera vez que un comando tan numeroso actúa en Europa, lo que indica el nivel de las acciones que pensaban realizar. Las acciones improvisadas de la Rambla y Cambrils (cinco terroristas abatidos y muertos por un mosso) serían también las primeras en que un comando tan numeroso de personas radicalizadas de forma autónoma actúa en Europa. Lo más parecido sería el atentado contra la sala Bataclán de París, en el que participaron una decena de  terroristas. En el de Bruselas cuatro, en el de Berlin y Niza uno y en el de Londres tres.

El experto en terrorismo Fernando Reinares llama la atención de que son cinco parejas de hermanos los que actuaron en Barcelona y Cambrils y sorprende también la corta edad de los miembros del comando: jóvenes de 17, 19, 21, 22 y 24 años, recién captados para la causa y radicalizados en muy poco tiempo. De otra parte, ninguno de ellos ha  tenido contacto con Siria o Irak, ninguno era retornado de esas dos guerras que ha perdido el Califato y todos responden a un patrón de personas instaladas y supuestamente “integradas” .

En la primera comparecencia ante los medios internacionales, del jefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, el hombre que la Generalitat ha colocado para controlar a la policía autonómica en el referéndum del 1 de Octubre, y en la que también estaban presentes el nuevo conseller de Interior y el propio presidente de la Generalitat, Trapero ha reiterado que en estos momentos tienen “identificadas” a tres personas, dos de las cuales podrían estar sin identificar en la explosión de Alcanar y un tercero que sería el conductor de la furgoneta que logró huir. Esta persona sería Younes Abouyaaqoub, quien podría haber traspasado la frontera con Francia, aunque “la policía no tiene información en ese sentido”. La medida que se ha tomado es intensificar los controles en las comarcas de Girona y en la frontera con Francia.

En este primer intento de armar el puzzle de lo ocurrido en Cataluña desde el jueves, el responsable de los Mossos ha dado la primera versión coherente de lo que “supuestamente” habría ocurrido, así como el primer balance a partir de esa  cifra de 12 miembros de una célula que podría ser más amplia. Cinco de ellos están muertos tras ser abatidos en Cambrils. Otros cuatro son los detenidos en Ripoll -tres- y en Alcanar. Finalmente tres personas -entre ellas el autor material de la matanza en La Rambla- siguen en busca y captura.. Es decir, que 72 horas después de los atentados el puzzle no está completo y hay muchas lagunas e incógnitas.